PARTICIPACIÓN EN LAS EUROPEAS SUPERA EL 50%

La gran noche de liberales y Verdes: hunden al bipartidismo y contienen a los eurófobos

Liberales y Verdes derriban cuatro décadas de dominio bipartidista en Parlamento Europeo y frenan el auge euroescéptico en una jornada con participación histórica de más del 50%

Foto: Elecciones al parlamento europeo. (EFE)
Elecciones al parlamento europeo. (EFE)

Europa, un proyecto construido desde sus inicios de arriba hacia abajo, vio en la noche del domingo cómo las tornas están cambiando. Por un lado, algo tan pequeño como unas huelgas de estudiantes para protestar contra el cambio climático ha ido alimentando una ola política que ha sacudido el sistema europeo. Y por otro, un partido fuera del esquema de formaciones tradicionales ha cogido un impulso inesperado hace solo un par de años para crear una nueva fuerza política europea. Verdes y Liberales acaban de tirar abajo la puerta cerrada de la habitación de los adultos de Bruselas.

El centro histórico de populares y socialdemócratas perdió por primera vez en 40 años la mayoría en el Parlamento Europeo, donde el auge de los partidos más eurófobos ha sido contenido por el resurgir de los liberales y los ecologistas, según datos del Parlamento, dejando la cámara europea más fragmentada de la historia

“He estado trabajando en romper monopolios. Y eso es lo que han hecho los ciudadanos: el monopolio del poder se ha roto”, resumió la danesa Margrethe Vestager, una de las candidatas de los Liberales a la presidencia de la Comisión Europea y actual comisaria de Competencia.

Populares y socialistas, sin mayoría absoluta

Aunque el Partido Popular Europeo (PPE) fue el ganador nominal de los comicios, los 182 escaños proyectados suponen un descenso del 16% respecto a los 213 que obtuvo en la pasada legislatura. Los socialistas registraron una caída similar al obtener unos 147 asientos desde los 185 actuales. Esto supone que, por primera vez en la historia de la democracia europea, las dos principales familias políticas no suman mayoría absoluta.

Los liberales, liderados por el presidente francés Emmanuel Macron, han aumentado sus escaños más de un 50% a 108 representantes y Los Verdes habrían obtenido 69 eurodiputados, casi un 30% más que hace cinco años, tras sus buenos resultados en Alemania y Francia.

Por su parte, los tres grupos euroescépticos sufrieron distinta suerte. La extrema derecha de Marine Le Pen y de Matteo Salvini obtendría 58 eurodiputados, casi un 50% más que en 2014, pero los Conservadores -que actualmente agrupan a los 'tories' británicos y al PiS polaco-, bajaron en torno a un 20% hasta 59 escaños. El grupo de los eurófobos de Nigel Farage habría subido un tercio hasta 54 asientos.

Otros perdedor de la noche fue la Izquierda Unitaria Europea, donde se enmarca Unidas Podemos, que quedaría como el último grupo del nuevo hemiciclo con solo unos 38 eurodiputados, un 25% menos que en 2014.

Cambio de era

Sin duda, el aumento de la participación fue, de lejos, la mejor noticia para Bruselas. La asistencia electoral -excluyendo al Reino Unido- rubricó el mejor dato en 20 años y logró el hito de rebotar por primera vez en la historia de la democracia europea.

El hundimiento del bipartidismo en la Eurocámara es reflejo de lo que ocurre en los Estados miembro. Mientras que en 2014 un 76% de los europeos vivían en países dominados por democristianos o por socialdemócratas, hoy son solo el 38%.

Los resultados también muestran los cambios de prioridades en la ciudadanía. Si en 2014 la crisis económica era la principal preocupación de los europeos, hoy ese lugar lo ocupa la inmigración -que impulsa a las fuerzas euroescépticas- y pero también el cambio climático, que en el último año ha crecido sostenidamente para situarse por encima del desempleo.

Ganan Le Pen y Salvini, resiste Merkel

En Alemania, la CDU de Angela Merkel quedó primera con un 28% de los votos. La sorpresa provino de Los Verdes, que con un 22% habrían disparado su presencia en el hemiciclo europeo a costa del hundimiento de los socialdemócratas, que caen a tercera posición. La gran coalición entre socialistas y conservadores que hoy gobierna Alemania se queda lejos de su anterior marca y solo sumaría el 48% de los votos.

Mientras, en Francia, la formación de extrema derecha de Le Pen repetía su éxito europeo de 2014 al superar con un 23,2% a la formación liberal de Macron con un 21,9%. Los Verdes también fueron la sorpresa en el país vecino al obtener un inesperado tercer lugar con el 12,8% de los votos, casi el doble de lo que cosecharon en 2014. Los Republicanos confirmaron su debacle al caer hasta el cuarto puesto mientras los extremistas de Jean-Luc Mélenchon lograron idéntico resultado al de los socialistas.

El italiano Matteo Salvini celebraba su victoria tras obtener, según estimaciones, un tercio de los votos. La sorpresa provino del centro-izquierdista Partido Democrático, que habrían sobrepasado a los populistas del Movimiento 5 Estrellas en las urnas.

En Grecia, los resultados de las europeas han generado una crisis de gobierno después de que el primer ministro Alexis Tsipras convocara elecciones anticipadas por la derrota de su partido izquierdista Syriza frente a la conservadora Nueva Democracia (ND), principal fuerza de la oposición.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios