Las primarias conservadoras dan inicio al fin de la era Merkel: ¿quién llenará su vacío?
  1. Mundo
  2. Europa
ELECCIONES GENERALES EN SEPTIEMBRE

Las primarias conservadoras dan inicio al fin de la era Merkel: ¿quién llenará su vacío?

Tres hombres lideran la carrera para sustituir a Merkel al frente de su partido, la CDU. El ganador tiene altas probabilidades en convertirse en un futuro en candidato a canciller

placeholder Foto: Los tres candidatos a dirigir la CDU, de izquierda a derecha: Friedrich Merz, Armin Laschet y Norbert Roettgen. (EFE)
Los tres candidatos a dirigir la CDU, de izquierda a derecha: Friedrich Merz, Armin Laschet y Norbert Roettgen. (EFE)

Llevamos tanto tiempo despidiéndonos de Angela Merkel que mencionar la retirada de la canciller alemana parece haberse convertido en otro ritual más para describir un año plagado de incertidumbres. Su salida a finales de este 2021 —salvo sorpresa mayor— no monopolizará titulares como lo hizo la batalla por la Casa Blanca y tampoco contará con los dramáticos giros de guion del Brexit. Pero el fin de la era Merkel tras 16 largos años de sólido mandato supone un movimiento fundamental en las placas tectónicas de la política europea y global. Un cambio que comienza este fin de semana con la elección de un nuevo líder conservador.

Tres hombres batallan por suceder a Merkel al frente de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), que lidera desde el año 2000, en un congreso que comienza este viernes y cuyos resultados se conocerán probablemente el sábado. Una elección interna crucial, dado que, lo más probable, es que el vencedor sea quien más adelante represente al bloque conservador alemán, conformado por la propia CDU y la Unión Social Cristiana (CSU) —su rama bávara—, en las elecciones generales previstas para el 26 de septiembre.

Foto: Campaña de la CDU para las elecciones europeas. (Reuters)

Por ahora, y aún a la espera de que suba la temperatura electoral en la gélida Alemania, el aspirante tendrá la tarea aparentemente asequible de ganar la quinta elección consecutiva del centro derecha frente a unos verdes envalentonados y unos socialdemócratas en crisis crónica. Y el reto, aparentemente imposible, de llenar el enorme vacío que dejará Merkel.

La CDU, formación de la que salieron cinco de los ocho cancilleres de la posguerra alemana, aplazó en 2020 dos veces el congreso en que debía elegir a su nuevo presidente después del malogrado 'intermezzo' de Annegret Kramp-Karrenbauer. La actual ministra de Defensa —también conocida como AKK— tiró la toalla en febrero del año pasado tras múltiples tropezones políticos, 14 meses después de que la canciller empezara su lenta retirada al tratar de asegurar una transición tranquila al entregarle el liderazgo del partido.

placeholder El candidato Friedrich Merz. (EFE)
El candidato Friedrich Merz. (EFE)

Tres hombres en la carrera

Desde entonces, la única certeza es que las riendas de la formación conservadora volverán a estar en manos de un hombre tras dos décadas de liderazgos de mujeres (18 años de Merkel y dos de AKK). La CDU celebra su congreso por primera vez de forma virtual debido a la crisis sanitaria. Los 1.001 delegados votarán el sábado por su nuevo presidente. En liza, hay tres nombres: el exlíder parlamentario Friedrich Merz, un antiguo rival de Merkel perteneciente al ala más derechista de la CDU y cercano al empresariado; el presidente regional del poderoso 'Land' Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, un político de talante más bien centrista y moderado, y el exministro de Medio Ambiente Norbert Röttgen, que ha conseguido vender una imagen de modernizador.

Aunque el primero lidera las quinielas, las encuestas apuntan a una carrera ajustada. El último sondeo elaborado por encargo de la emisora pública ARD daba un 29% de las preferencias a Merz entre los votantes de la CDU, mientras que Röttgen y Laschet obtenían cada uno un 25%. Esas cifras, en todo caso, pueden acabar siendo un indicador impreciso, ya que, además de las simpatías de los votantes, los delegados podrían acabar sopesando algunos aspectos más para su elección final.

Entre ellos, por ejemplo, la cuestión sobre cuál de los tres podría trasvasar mejor los altos niveles de aprobación de Merkel. Y, en un plano más amplio, sobre quién sería el candidato idóneo para intentar dar forma a una nueva era. ¿Hay alguno capaz de meterse en los zapatos de gran estadista de la canciller?

Foto: Imagen: Pablo López Learte.

El repunte de la popularidad de Merkel durante la pandemia parece haber moderado en las últimas semanas sobre todo a Merz, conocido por su lengua afilada y su perfil de polemizador, en ocasiones incluso de gamberro. "También puedo convencer a las mujeres", respondió Merz hace unos días en el canal NTV a una pregunta sobre el poco apoyo que tiene en los gremios femeninos de su partido. "Soy el único de los tres candidatos para el cual existe una página de internet llamada 'Mujeres por Friedrich Merz", añadió el abogado, que ha evitado también criticar a Merkel como en otras épocas.

Merz era uno de los pesos pesados de la CDU a comienzos del milenio, hasta que la futura canciller le arrebató en 2002 el liderazgo de la bancada parlamentaria como parte de su ascenso al poder. La relación entre ambos es mala desde aquello. Algunos dicen incluso que pésima. En 2018, el conservador intentó su primer regreso, pero perdió la elección por la presidencia del partido frente a AKK. Al político de 65 años se le cree ahora capaz de recuperar parte del electorado que migró hacia la xenófoba Alternativa para Alemania (AfD) en la década pasada. Pero sus posiciones derechistas, al mismo tiempo, podrían ser un lastre para ganar votos en el centro político que Merkel conquistó para la CDU.

placeholder Los candidatos Norbert Röttgen (izq.) y Armin Laschet (dcha.). (EFE)
Los candidatos Norbert Röttgen (izq.) y Armin Laschet (dcha.). (EFE)

Laschet, en cambio, es el candidato que encarna la continuidad. Partía como uno de los favoritos el año pasado, pero la crisis del coronavirus abolló su imagen, en parte por su vacilante gestión de la pandemia en Renania del Norte-Westfalia, el estado federal más poblado del país. Laschet cargó un buen tiempo con el sambenito de oponerse a las restricciones por consideraciones meramente económicas. En las últimas semanas, sin embargo, su candidatura ha recuperado terreno y algunos observadores no descartan su victoria este sábado. "Yo aporto experiencia de gobierno, el liderazgo de un 'Land' grande", dijo el político regional de 59 años en el último debate de candidatos, como pulla frente a sus rivales.

La sorpresa la ha dado en cierta forma Röttgen, un exministro de Merkel que tuvo que dejar el gabinete de forma un tanto deshonrosa tras perder las elecciones regionales de 2012 justamente en Renania del Norte-Westfalia. Pese a que el ahora titular de la Comisión de Exteriores del Parlamento llevó frescura con una campaña potente en las redes sociales, sus posibilidades parecen menores.

El candidato no está decidido

placeholder Markus Söder, presidente regional de Baviera. (EFE)
Markus Söder, presidente regional de Baviera. (EFE)

El quinto hombre en la potencial lista de aspirantes conservadores, por último, el ministro de Sanidad, Jens Spahn, solo participará en las elecciones por el liderazgo de la CDU como segundón. Ello, pese a que es uno de los políticos más valorados del país. En el destino político de Spahn, también jugó un papel crucial la crisis: después de caer en las elecciones partidistas de 2018, decidió en febrero del año pasado apoyar a Laschet como su candidato a vicepresidente, también como una forma de silenciar a los críticos, que lo acusaban de tener una ambición desmedida.

Luego, sin embargo, llegó la pandemia. La popularidad de Spahn despegó, mientras Laschet se tambaleaba. Es posible que este político de 40 años se arrepienta ahora a menudo de haber bajado la cabeza y moderado sus pretensiones en el momento menos oportuno, debido a esa decisión anunciada solo unos días antes de que estallara la crisis.

placeholder Jens Spahn, ministro de Sanidad alemán. (Foto: EFE)
Jens Spahn, ministro de Sanidad alemán. (Foto: EFE)

Aunque ahora es tarde para volver a lanzar una candidatura propia, el ministro de Sanidad, según medios alemanes, ha sondeado recientemente a algunos miembros del partido para saber si lo apoyarían como candidato a canciller en los próximos meses, pese a no ser líder de la CDU. Un escenario improbable en estos momentos, pero todo es posible.

Se espera que CDU y CSU designen a su candidato conjunto en primavera, quizás a partir de abril, después de las primeras elecciones regionales en un año con una maratón electoral de comicios en seis 'Länder', además de las generales. La larga carrera por la sucesión de Merkel está en marcha.

Angela Merkel Noticias de Alemania Elecciones Alemania Alternativa para Alemania
El redactor recomienda