Tras la crisis en Turingia

AKK, la 'delfín' de Angela Merkel, renuncia a suceder a la canciller de Alemania

La líder del partido democristiano alemán CDU, actual ministra de Defensa y llamada a ser la sucesora de Angela Merkel al frente del Gobierno en Alemania, Annegret Kramp-Karrenbauer

Foto: La líder del partido CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer. (EFE)
La líder del partido CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer. (EFE)

La líder del partido democristiano alemán CDU, actual ministra de Defensa y llamada a ser la sucesora de Angela Merkel al frente del Gobierno en Alemania, Annegret Kramp-Karrenbauer (conocida como AKK), ha presentado su dimisión como líder del partido y su renuncia a luchar por la cancillería germana.

AKK ha informado al comité ejecutivo de la CDU de su decisión de no presentarse como candidata a canciller de Alemania una vez finalice el mandato de Angela Merkel, y dimitirá de la presidencia de la formación democristiana que lidera este verano, según ha informado el diario Frankfurter Allgemeine. Kramp-Karrenbauer seguirá al frente del Ministerio de Defensa.

La renuncia de Kramp-Karrenbauer se produce escasos días después de que el partido CDU se haya visto envuelto en una crisis política por su apoyo inicial al candidato liberal a presidir el estado federado de Turingia, que también obtuvo los votos de la formación ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD). La propia Angela Merkel criticó la decisión de su facción regional y declaró que violar la política de "control sanitario" a los ultraderechistas era algo "imperdonable".

AKK habría justificado su decisión de retirarse del liderazgo de la formación democristiana en "la relación inexplicable entre partes de la CDU con AfD y formaciones izquierdistas", ya que ella está "estrictamente en contra" de trabajar con Afd y Die Linke (formación de izquierda), según ha afirmado un portavoz de la CDU al diario Der Tagesspiegel. La rama regional de la CDU habría actuado en contra de los deseos expresos de AKK, poniendo en cuestión su liderazgo del partido.

¿Fin del 'cordón sanitario'?

En las últimas elecciones en el 'Land' de Turingia, celebradas en noviembre, la formación izquierdista de Die Linke quedó en primera posición, seguida, con su mejor resultado históricamente, por la AfD con un 23,4% de los votos, superando a la CDU (21,8%). Estos resultados fueron señalados como un augurio de cómo está cambiando el electorado alemán, hundiendo a los dos grandes partidos alemanes (que ahora gobiernan en una 'gran coalición'). En elecciones anteriores en los estados de Brandenburgo y Sajonia la ultraderecha logró un cuarto de los votos y se impuso como segunda fuerza.

Además, tensó las costuras de la hasta entonces inamovible política de "cordón sanitario" de los partidos mayoritarios para acorralar a los ultraderechistas.

Con los resultados en Turingia, la aritmética no dejaba muchas opciones. En la tercera votación para elegir al jefe de Gobierno del 'Land', los conservadores negaron su apoyo al candidato de la izquierda y se lo dieron al candidato de los liberales (5% de los votos), que finalmente logró imponerse con mayoría simple gracias a un cambio de última hora en los votos de los ultraderechistas, que votaron también por el candidato liberal en lugar del suyo.

Que un líder regional llegara a la presidencia de un 'land' con los apoyos de la ultraderecha había sido hasta entonces el mayor 'tabú' político de Alemania, y las críticas no se hicieron esperar. Además de manifestaciones y protestas tanto en Turingia como en Berlín, la canciller Angela Merkel llegó incluso a pedir que se "revirtieran" los resultados. La facción regional de la CDU justificó su votación en "un apoyo a un candidato moderado", mientras que acusó a los diputados de AfD de "haberles tendido una trampa".

Giro a la derecha

La dimisión de AKK deja descabezada la formación democristiana y abre un nuevo frente interno en la CDU en un momento especialmente delicado en el que las encuestas hacen patente la erosión del apoyo a los conservadores y descartan una 'reedición' de la 'gran coalición' con los socialistas en el Gobierno.

La política alemana, 'delfín' de Angela Merkel, se hizo con la presidencia de la CDU tras 18 años de liderazgo de Merkel en unas ajustadas primarias en diciembre de 2018. AKK representaba el ala más continuista de la Unión Cristianodemócrata (CDU), joven y moderada del centro-derecha alemán. AKK, de 56 años y favorita de Merkel, encarnaba la transición tranquila. Tenía amplia experiencia de gobierno -siete años como jefa del Ejecutivo regional del Sarre- y conoce bien el partido, en el que lleva 37 años militando. Casada y con tres hijos, era la más moderada de los candidatos a suceder a Merkel.

Se impuso por un estrecho margen en las primarias de la CDU a Friedrich Merz​, representante del ala más derechista y conservadora del principal partido alemán.

La dimisión de AKK, que seguía la política de 'cordón sanitario' hacia la ultraderecha, puede inclinar el partido hacia la derecha, así como abrir la puerta a que otros líderes del partido acepten negociar, en casos en los que la aritmética de pactos no de otras opciones, con la AfD. Entre los posibles sucesores de AKK al frente de la formación, y por tanto candidato a la Cancillería alemana, está el propio Merz, más inclinado a la derecha y más abierto a negociar puntualmente con la AfD.

La co-líder de la formación izquierdista Die Linke, Katja Kipping, ha afirmado que "el fracaso de AKK es una consecuencia directa de la equidistancia de la CDU con la izquierda y los fascistas de la AfD. Ya es hora de que la CDU finalmente elimine su teoría de la herradura, por la que equiparan a los demócratas de la izquierda y los fascistas de la derecha".

Los ultraderechistas del AfD también han criticado la actitud de Kramp-Karrenbauer. "AKK no ha podido imponer la política que practica dentro de su formación de aislamiento de nuestro partido democrático y ciudadano, y eso es bueno", ha declarado el presidente honorario de AfD, Alexander Gauland. Agregó que es "totalmente irracional y lejano a la realidad no querer cooperar a largo plazo con la AfD", algo que las bases de la CDU "han entendido hace tiempo", al tiempo que culpó a AKK de abocar al caos a la su partido "con su rumbo aislacionista".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios