El gran negocio de 'forrarse' a base de negar el covid-19 en Alemania
  1. Mundo
  2. Europa
EL LUCRO ESCÉPTICO

El gran negocio de 'forrarse' a base de negar el covid-19 en Alemania

Negar la pandemia puede ser un negocio. Al menos en Alemania, donde el principal líder de los negacionistas del covid se está enriqueciendo con ello

Foto: Manifestación contra las medidas de restricción por el covid-19 en Leipzig, Alemania, el pasado 7 de noviembre. (EFE)
Manifestación contra las medidas de restricción por el covid-19 en Leipzig, Alemania, el pasado 7 de noviembre. (EFE)

Negar la pandemia puede ser un negocio. Al menos en Alemania, donde el principal líder de los negacionistas del covid-19 se está enriqueciendo azuzando una confusa amalgama de miles de ciudadanos afines a las teorías conspiratorias, antivacunas, antisistemas ultraderechistas y detractores de las restricciones a causa del coronavirus.

Michael Ballweg, fundador del movimiento Querdenken (similar a 'pensamiento lateral' en alemán) pide que le "regalen" dinero en su cuenta personal; vende jerséis, gorras, mochilas y amuletos con el logotipo del movimiento; además, cobra los billetes de la flota de autobuses que traslada a sus seguidores a las manifestaciones multitudinarias que organiza. Los medios han empezado a indagar en este opaco y floreciente negocio. También la Hacienda alemana e, incluso, los servicios secretos.

Cuando le llega el turno, sube al escenario sin estridencias, casi tímido, pese a las decenas de miles de personas que le aplauden en el Tiergarten de Berlín. Con pantalón corto, camiseta blanca, el pelo algo despeinado y la sonrisa afable, Ballweg habla tranquilo, tocando las teclas adecuadas para su público. El "virus de la libertad" se ha desatado en Alemania frente a las restricciones del Gobierno, que está pisoteando los "derechos fundamentales" de la ciudadanía, asegura este empresario informático de 46 años. Redondea su perfil moderado con toques esotéricos, hablando de "amor", "energía positiva" y "meditación".

Frente a quienes apuntan que el negacionismo del covid está siendo manipulado desde la ultraderecha, Ballweg, que se presentó este octubre con escaso éxito a la alcaldía de Stuttgart, pide a sus seguidores que no se dejen dividir. Replica, simplemente, que sus simpatizantes provienen "de todos los sectores sociales". Pero es un hecho, como han demostrado varias investigaciones, que a sus protestas acuden grupos abiertamente neonazis y miembros de los Reichbürger (ciudadanos del Reich), que a veces asumen funciones organizativas. También está claro que el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) está tratando de cortejar a sus seguidores a falta de un mejor tema protesta.

Foto: Colas en un centro de vacunación en Berlín. (Reuters)

Desde mediados de abril, ha organizado decenas de protestas. Centenares, si se tienen en cuenta todas las respaldadas por las 69 filiales locales fundadas por su movimiento y que funcionan mediante voluntarios, a lo largo de 10 meses, en ciudades de todo tamaño del país, como Berlín, Múnich, Hamburgo, Bonn, Colonia y, por supuesto, Stuttgart, su centro de operaciones. Muchas de estas manifestaciones, sin mascarillas ni distancia social, se autodenominan 'Vigilias por la Constitución', aunque los ponentes y las pancartas carguen contra el Gobierno, Bill Gates, las presuntas vacunaciones forzadas y la tecnología 5G. En algunos casos, sobre todo al principio, apenas logró reunir a varios centenares de personas. En manifestaciones sonadas, como la de agosto de Berlín, eran al menos 40.000, según la policía. Últimamente se le han denegado varios permisos, decisiones que después ha respaldado la Justicia por motivos de seguridad sanitaria en plena segunda ola de la pandemia. Una convocada el 30 de diciembre en el centro de la capital no pudo celebrarse.

Opacidad absoluta

La sonrisa tímida de Ballweg engaña. Su lucha por las libertades fundamentales está empapada en euros, empezando por las donaciones que pide en su página web. Como Querdenken no está constituido como asociación —la dirección del movimiento es prácticamente él—, solicita en su web "regalos" de como "máximo 19.999 euros en 10 años" para no tener ningún encontronazo con el fisco alemán. La cuenta corriente personal está a su nombre y la página afirma que los fondos recaudados servirán para "la organización de manifestaciones y la financiación de querellas". Opacidad absoluta. Y el movimiento lo reconoce. En un comunicado de prensa tras algunas alegaciones en su contra, Ballweg aseguraba que "al contrario que los partidos políticos, el fundador de Querdenken, como persona privada que es, no tiene ninguna obligación de transparencia".

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El líder negacionista también acepta ingresos a través de PayPal y con bitcoins. Lo deja también claro en su página web. Y parece que el sistema funciona, pese a la nula rendición de cuentas. En mayo, el camión de su equipo técnico resultó afectado por un ataque incendiario —de origen no esclarecido— y Ballweg logró en apenas unos días 225.000 euros para la reparación, según el semanario 'Der Spiegel'.

Pero la cosa no acaba ahí. Su página web tiene una nutrida sección de productos de 'merchandising'. Ofrece desde camisetas con el logo de Querdenken (convenientemente patentado) por 25 euros a sudaderas (45-50 euros), cortavientos (70-80 euros), gorras (25 euros), banderas (40 euros) y pegatinas (siete euros). Muchas blancas, con apenas el nombre del movimiento serigrafiado en el pecho, otras imitando las de bandas de rock, equipos de fútbol o grandes acontecimientos, con palabras como 'democracia', 'paz' y 'libertad'. Durante un tiempo, vendió amuletos a 69 euros la unidad. Ballweg reconoce que se queda con entre el 6 y el 12% de cada venta, según una investigación del portal periodístico Netzpolitik.

Foto: Imagen: El Confidencial Diseño.

Además, Ballweg ha puesto en marcha una iniciativa que presuntamente busca apoyar el sector del transporte de pasajeros —golpeado por las restricciones de la pandemia— y ha llegado a acuerdos con distintas compañías para organizar centenares de autobuses para los desplazamientos de sus seguidores a las manifestaciones convocadas en distintos puntos del país. A la próxima protesta, convocada para el 16 de enero en Berlín, se puede viajar por 35 euros por persona, según la página web de la compañía Kaden, a la que se accede desde el portal de Querdenken. El billete de ida y vuelta para la gran protesta de agosto en la capital salía por 192 euros (y únicamente de Stuttgart acudieron 5.000 personas).

Hacienda y los servicios secretos

La Oficina de Hacienda en Stuttgart ha abierto una investigación al fundador del movimiento negacionista alemán. Varios inspectores iniciaron por su cuenta el pasado octubre una revisión de los ingresos de Ballweg tras las primeras informaciones periodísticas sobre las actividades económicas de Querdenken. El documento inicial, al que tuvo acceso Netzpolitik, apuntaba a los "notables ingresos" del movimiento y cuestionaba la legalidad de aparentar ser una organización (asociación o fundación) sin estar así registrada. La situación actual del proceso es confidencial.

No son los únicos funcionarios públicos que les siguen la pista. La Oficina para la Protección de la Constitución de Baden-Württemberg, los servicios secretos del 'Land' donde se encuentra Stuttgart, han reconocido públicamente que han empezado a seguir al movimiento Querdenken y a su líder. Hay "indicios suficientemente importantes" de que persigue objetivos "extremistas" como para catalogarlo como objeto en observación, paso previo para iniciar cualquier seguimiento sistemático de un colectivo. Así lo explicaron el responsable de Interior de Baden-Württemberg, Thomas Strobl, y la presidenta de este servicio de inteligencia, Beate Bube.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

"Querdenken se opone al orden constitucional liberal", explicó el conservador Strobl, quien apuntó que un número significativo de actores clave de la iniciativa ("varias decenas" de sus coordinadores) pertenecen a círculos de Reichbürger y grupos de extrema derecha que niegan la mera existencia de la República Federal de Alemania, actúan contra su sistema democrático y legal, lanzan proclamas antisemitas y relativizan el Holocausto. El movimiento es una "combinación tóxica", agregó Strobl.

Ballweg ha calificado estas afirmaciones de "rumores genéricos totalmente insustanciados", y alegado que tan solo quieren silenciar sus críticas al sistema y a las restricciones aprobadas para atajar la pandemia. "Entendemos el seguimiento como otro intento del Gobierno de asustar a manifestantes pacíficos y dividirlos con esta noticia". Pero el líder de los negacionistas del covid asegura que esto no va a funcionar, sino que va a llevar a que "las personas dejadas de lado se unan aún más". Mientras tanto, el círculo en torno a él se sigue cerrando.

Pandemia Coronavirus Alternativa para Alemania
El redactor recomienda