Europa se blinda contra el virus: UK y Alemania prevén aumentar las restricciones
  1. Mundo
segunda ola de la pandemia

Europa se blinda contra el virus: UK y Alemania prevén aumentar las restricciones

Los positivos no paran de crecer casi diariamente en la mayoría de países del 'Viejo Continente' y varios gobiernos prevén endurecer las restricciones ya existentes

placeholder Foto: Gente paseando por una zona comercial de Berlín, Alemania. (Reuters)
Gente paseando por una zona comercial de Berlín, Alemania. (Reuters)

Europa está sufriendo un nuevo envite de la pandemia tras las fiestas navideñas y la aparición de la variante británica del virus. Los positivos no paran de crecer casi diariamente en la mayoría de países del 'Viejo Continente' y varios gobiernos, como los de Reino Unido y Alemania, prevén endurecer las restricciones ya existentes. La situación es muy similar en España, donde varias comunidades autónomas ya han ampliado las medidas para contener el avance del covid-19.

Reino Unido es el territorio donde más preocupa la evolución del coronavirus. Afectado por la nueva cepa, que es más contagiosa, el país marcó este sábado un nuevo récord al registrar 57.725 nuevos positivos en 24 horas. Aunque este domingo ha reducido levememte los casos hasta los 54.990 infectados, encadena seis jornadas superando los 50.000 contagios diarios.

Ante la amenaza de desborde en los hospitales, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha anticipado este domingo un endurecimiento de las restricciones. En declaraciones a la cadena BBC ha remarcado la importancia de hacer "lo necesario para contener este virus", aunque al inicio de la pandemia se mostró reticente a implantar medidas. "Tenemos que examinar esta situación de manera constante, pero no nos van a dirigir motivaciones políticas, sino cuestiones de sanidad pública", ha añadido.

Foto: Papá Noel saluda a los niños desde una burbuja en una plaza de Ferrol. (EFE)

Su preocupación se centra en contener la nueva cepa, que se está dejando notar particularmente en Londres y en el sureste del país. "Tenemos que tomar medidas excepcionales en algunas zonas", ha adelantado el 'premier' británico. De hecho, el 20 de diciembre ya tuvo que confinar a más de 20.000 personas que viven en estas zonas debido al avance de esta variante más contagiosa. Además, desde entonces se mantienen cerradas todas las tiendas no esenciales, gimnasios y peluquerías.

En Alemania ha sido el ministro de Sanidad, Jens Spahn, quien ha pedido ampliar hasta finales de enero las restricciones que se impusieron a mediados de diciembre y que obligaron a cerrar restaurantes y la mayor parte de los comercios. Este domingo se ha pronunciado en este sentido en declaraciones al canal privado RTL, mientras que el diario 'Frankfurter Allgemeine' asegura que ya hay un acuerdo entre los estados federados para prolongar las medidas hasta el 31 de enero.

Por el momento, las restricciones están vigentes hasta el 10 de enero, con la intención de reducir la incidencia acumulada semanal a 50 casos por 100.000 habitantes, una meta que está todavía muy lejos de las cifras actuales que aporta el Instituto Robert Koch (RKI). De hecho, este domingo se sitúa en 140 casos y hay que tener en cuenta que todavía no se ha observado el efecto de las festividades navideñas. Este domingo comunicó 10.315 nuevos contagios y 312 muertes por covid-19, aunque las cifras suelen reducirse durante el fin de semana porque se realizan menos pruebas.

Foto: Agentes de Policía en Berlín. (Reuters)

En Francia, las autoridades sanitarias comunicaron en la jornada de ayer un total 3.466 nuevos casos, frente a los 19.348 contagios de la víspera. Esta diferencia tan abismal se explica por el menor número de test que se realizaron en Año Nuevo. Aun así, el Gobierno galo es uno de los pocos que todavía no ha hablado de nuevas restricciones, sino que intenta contener el virus acelerando su campaña de vacunación para administrar cuanto antes las 500.000 dosis que ha recibido de Pfizer y BioNTech.

Por su parte, Portugal ha sufrido en el último día un fuerte incremento de las hospitalizaciones, que superan ya las 3.000 personas. Además, ha notificado 73 muertes y 3.384 nuevos casos. El país se encuentra en estado de emergencia hasta el 7 de enero, aunque se espera que esta situación se prolongue al menos durante otra semana más, a la espera de conocer el verdadero impacto de las fiestas de Navidad y Año Nuevo en la curva de contagios.

Rusia es otro de los focos del virus tras registrar 24.150 nuevos contagios y 447 fallecimientos en las últimas 24 horas. Aun así, el Gobierno de Vladímir Putin ha descartado la imposición de confinamientos y confía en que la campaña de vacunación con el preparado Sputnik V, que comenzó a mediados de diciembre, revierta la tendencia y estabilice la situación en los primeros meses de este año.

Sí que se ha puesto sobre la mesa un endurecimiento del confinamiento en Israel, a pesar de que en estos momentos es el país con más población vacunada (un 10% del total). Sin embargo, este sábado registró casi 4.000 nuevos contagios y el ministro de Sanidad, Yuli Edelstein, ya ha señalado que va a proponer un "confinamiento completo" de dos semanas.

Bélgica, la excepción

Bélgica es la gran excepción dentro del continente europeo, con un descenso de los casos durante la Navidad. Según las últimas cifras del instituto de salud pública belga (Sciensano), registró una media diaria de 1.657 casos en la semana del 23 al 29 de diciembre, lo que supone un descenso del 30% con respecto a los siete días previos. También se redujeron los fallecimientos hasta situarse en una media de 71 al día, un 20% menos, y las hospitalizaciones cayeron un 16%, hasta las 145,4 ingresos de media. Y el número positivos por cada 100.000 habitantes se situó en 245,9 contagios, un 15% menos respecto a la semana anterior.

El país centroeuropeo está consiguiendo controlar la pandemia gracias a un estricto confinamiento que implantó durante la segunda ola. Por aquel entonces era uno de los territorios más afectados y llegó a marcar un máximo de 22.210 contagios diarios a finales de octubre. Frente a esta situación, se decretó el teletrabajo obligatorio, cerraron los comercios no esenciales, los establecimientos de restauración, y los culturales, como museos o cines. Además, se redujo el número máximo de contactos permitidos y se estableció un toque de queda. Estas medidas solo se relajaron a principios de diciembre, reabriendo únicamente los comercios no esenciales y los museos.

La mejora de la situación permite al primer ministro Alexander de Croo plantearse una nueva relajación de las restricciones, siempre y cuando el país baje de los 800 contagios diarios de media, la mitad de los que registra actualmente. "Si las cifras bajan más y llegamos por debajo de las 800 infecciones al día, entonces algo debería ser posible", ha apuntado en una entrevista con el diario flamenco "De Zondag" tras ser preguntado por una posible relajación antes del 1 de marzo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Reino Unido Pandemia Bélgica Boris Johnson Coronavirus
El redactor recomienda