Es noticia
Menú
Volver de Qatar convertido al islam: 'Algunos pasarán de llamarse David a Dawood InshaAllah'
  1. Mundo
Copa del Mundo 2022 - Qatar

Volver de Qatar convertido al islam: 'Algunos pasarán de llamarse David a Dawood InshaAllah'

Las redes sociales se han llenado de turistas que, entre partido y partido de la Copa del Mundial de la FIFA en Qatar, acaban repitiendo la profesión de fe islámica

Foto: Una futbolera musulmana en Londres (Reuters/Hannah McKay)
Una futbolera musulmana en Londres (Reuters/Hannah McKay)

-¿Qué has traído de Qatar?

-El islam

Lo que podría antojarse como insólito, es una realidad. Las redes sociales se han llenado estos días de turistas con aire despistado que, entre partido y partido de la Copa del Mundial de la FIFA en Qatar, acaban repitiendo la shahada —la profesión de fe islámica— con la intención de convertirse en musulmanes. "Algunas personas irán al Mundial de fútbol llamándose David y volverán a sus países siendo 'Dawood’ InshaAllah", comparte Abu Hafsah, influencer halal, en Twitter.

El Mundial está sembrado de polémicas y en ellas, irremediablemente, no podía faltar el islam. Hablamos de la religión como souvenir, como producto, como espectáculo. Pero también del islam como centro desde el que señalar las vergüenzas de unos y otros. "El hombre tiene que vérselas mucho menos con Dios que con los representantes de este", decía la teóloga cristiana alemana Uta Ranke-Heinemann.

Foto: Hinchas saudíes celebran la victoria sobre Argentina. (Reuters/Pedro Nunes)

El país de la Península Arábiga no podrá comprar la simpatía de todo aquel que esté mínimamente enterado de la impunidad con la que juegan a esconder sus crímenes bajo sus alfombras. No podrá comprar, a pesar de sus esfuerzos, la religión para convertirla en su súbdita.

Qatar, tierra en la que un 88% de los residentes son extranjeros y en la que la población musulmana es mayoría, ha hecho un excelente trabajo asegurándose de que el islam esté justamente representado. La cantidad de información disponible sobre la religión oficial del país no solo es importante, sino también beneficiosa. En los últimos años, la islamofobia ha arrasado en Occidente con consecuencias devastadoras. Día a día, son muchas las personas que tienen que sufrir debido a sus creencias. Qatar ha aprovechado su posición de país anfitrión de un evento multitudinario para iniciar diálogos que derrumben ideas preconcebidas y que arrojen luz sobre aquellos hadices y versos del Corán que versan sobre el respeto y la tolerancia. Una iniciativa que, desgraciadamente, se les está yendo de las manos.

Foto: Messi y Maradona juntos, cuando Diego era seleccionador de Argentina. (Reuters/Enrique Marcarian)

Uno de los videos más virales estos días muestra la reacción de algunas mujeres que se prueban el hiyab por primera vez en plena calle. Alguien les ayuda a colocárselo correctamente y les muestran su imagen velada en un espejo. "Guau, maravilloso", dice una de ellas. Pero ponerse el velo no es una experiencia estética.

El hiyab no debería formar parte del paquete turístico, no solo por respeto a aquellas mujeres que lo llevan conscientemente, sino también por respeto a aquellas mujeres que no pueden elegir no llevarlo. El hiyab es un símbolo religioso y jugar a ponérselo como si formara parte de la programación televisiva del Mundial es, cuanto menos, cuestionable. Sin embargo, la estética subyuga, y sobre estética Qatar sabe mucho.

Asimismo, analizando los videos de los turistas convirtiéndose al Islam, uno se pregunta si acaso piensan que la shahada es una fórmula mágica con la que uno pierde su identidad y se convierte, de la noche a la mañana, en un jeque con leones como mascota. Sea como sea, convendría recordarles que convertirse en musulmán no les convierte en árabes, no vaya a ser que hayan confundido sus expectativas.

El islam ¿el tema central del Mundial?

Yahya H, imam saudí en Francia, explica que la dawah —el proselitismo en el Islam— es un bien necesario, pero que las conversiones solo tienen que llevarse a cabo cuando la persona que quiere ser musulmán ha tenido tiempo para la reflexión y la investigación, no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. "Ese tipo de dawah puede dañar la credibilidad del islam. La mayoría de los musulmanes se posicionan contra la frivolidad con la que se están llevando a cabo las conversiones en Qatar".

¿Dónde está el límite? ¿Se muestra el islam o se está utilizando el islam? "Que el Islam sea uno de los temas centrales de este Mundial es un error", explica Sameh K, profesor de islam y Corán en Doha, la capital de Qatar. "Damos la imagen de que la religión mueve el país, cuando no es así. Por ejemplo: en un principio el consumo de alcohol iba a estar permitido, ¿verdad? Cuando se prohibió, la decisión se justificó en el marco religioso. Sin embargo, fuentes no oficiales hablan de que este cambio de última hora se produjo a consecuencia de un análisis de seguridad que advertía del riesgo de añadir los efectos del alcohol a posibles enfrentamientos ideológicos o culturales. Piénsalo: un grupo de hinchas ingleses borrachos y un grupo de árabes (atención, no digo musulmanes) ofendidos, compartiendo tiempo y espacio. Boom. Las posibilidades de que la situación se volviera insostenible supera las ganancias económicas de la venta de alcohol". Puede no ser una teoría descabellada.

Hay muchas voces que critican la hipocresía con la que Qatar exhibe versos del Corán o hadices sobre valores positivos que, lamentablemente, brillan por su ausencia en las políticas locales. Los trabajadores migrantes de la Península Arábiga no disfrutan de la tolerancia y el respeto que prometen los eslóganes del Mundial. ¿Pero debemos culpar al islam? La violación de los Derechos Humanos no es, en este caso, una cuestión religiosa, sino de clase y de poder.

Otras muchas voces tratan de silenciar las críticas a Qatar aludiendo a su naturaleza islamófoba. A pesar de que es cierto que la islamofobia es un problema creciente en el mundo, hay que tener cuidado con utilizar el término para silenciar la crítica. "Occidente es hipócrita y es nuestro deber alzar la voz contra cada injusticia cometida en nuestros países de origen", explica Christian. P, doctor en Ciencias Políticas en Frankfurt, Alemania. "Pero la Península Arábiga es hipócrita también y decirlo no nos convierte en racistas o islamófobos, nos convierte en personas con sentido común".

La sombra de Al Qaeda

Asumir que las críticas a Qatar tienen algo que ver con la religión hacen un flaco favor a la comunidad musulmana. Se puede defender el islam, se puede luchar contra la islamofobia, y al mismo tiempo criticar a Qatar y a su racismo contra los trabajadores inmigrantes, los abusos, los crímenes silenciados y la corrupción. Se puede ser musulmán y estar en contra del uso de la religión en asuntos políticos o económicos o corporativos.

La complejidad del asunto no podría completarse sin que la alargada sombra de la facción de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) hiciera acto de presencia. No hay orientalismo que se precie sin una pizca de amenaza terrorista. En un comunicado compartido por la Agencia de Inteligencia Site Intelligence Group, Al Qaeda pidió a los musulmanes de todo el mundo que evitaran formar parte de la Copa Mundial de la FIFA, ya que la celebración del evento viola varias normas islámicas. El comunicado carece de amenazas explícitas y están implícitas en el nombre del grupo.

Foto: Protesta de Amnistía Internacional por la vulneración de derechos humanos en Qatar. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Sin ser Al Qaeda, son muchos los sabios del islam que están de acuerdo con que el evento carece de base islámica, y que siendo así no debería estar utilizándose el islam como producto, como estrategia de lavado de cara. "El islam no tiene nada que ver con la ostentación o el lujo" recuerda Sameh K. "La esencia del islam es la sencillez, esta representación grandilocuente, esta sobreexposición de símbolos y códigos, roza lo idólatra y lanza mensajes confusos sobre nuestra religión. El islam no es un show, las razones para convertirse no han de basarse en el subidón de adrenalina o la ambición de querer pertenecer a este paraíso artificial".

¿Por qué se ha colocado el islam en el centro de un evento deportivo mundial en Qatar? La respuesta es clara y es triste. Porque funciona y sirve a los objetivos del sistema. Y por eso es necesaria la crítica. "La primera palabra revelada a nuestro Profeta Mohammed fue Iqra, que significa 'Lee' en árabe", concluye Yahya H, el imam saudí. "Lee para entender. Lee para conocer. Lee para criticar. Porque la crítica es una forma de amar a una persona, a un país, e incluso a una religión. Esa es mi opinión. Pero Alá sabe más".

-¿Qué has traído de Qatar?

Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda