Es noticia
Menú
¿Qué derechos tienen las mujeres en Qatar? Necesitan permisos y tutores para (casi) todo
  1. Mundo
El país, en el punto de mira por el Mundial

¿Qué derechos tienen las mujeres en Qatar? Necesitan permisos y tutores para (casi) todo

Pese a las reformas gubernamentales, en el periodo previo a la Copa Mundial de la FIFA de 2022 las mujeres y las personas LGBTI siguieron sufriendo discriminación en la ley y en la práctica

Foto: Una mujer vota en las elecciones de Qatar el pasado octubre de 2021. (EFE/NOUSHAD THEKKAYIL)
Una mujer vota en las elecciones de Qatar el pasado octubre de 2021. (EFE/NOUSHAD THEKKAYIL)

El inminente arranque del Mundial de Qatar 2022 ha puesto en el punto de mira la situación del país, sus claroscuros y sus paradojas. En un estado de 2,9 millones de habitantes de los que solo el 25% son mujeres, muchas de ellas siguen viviendo a la sombra de los hombres, de los que necesitan permisos y tutelas en varias etapas de su vida. En Qatar no se verá a las mujeres cubiertas de pies a cabeza, sino a muchas de ellas trabajando, yendo a la universidad o paseando por la ciudad. pero las cadenas invisibles que las atan las obligan a tener que pedir permisos a su tutor para salir del país, casarse o trabajar en algunos puestos. El sexo fuera del matrimonio es ilegal, por lo que quedarse embarazada estando soltera puede suponer penas de cárcel, y la violencia de género no está tipificada en el código penal.

La decisión de organizar la Copa del Mundo en Qatar ha estado teñida de múltiples polémicas, desde las acusaciones de explotación laboral que se han producido durante la construcción de las instalaciones deportivas, hasta la falta de respeto de los derechos humanos, especialmente los de las mujeres y los de la comunidad LGTBIQ+, denuncian desde Amnistía Internacional.

Embajadas como la del Reino Unido alertan a sus ciudadanos, por ejemplo, que cualquier gesto de intimidad en público entre hombres y mujeres (incluso entre adolescentes) puede llevar al arresto. En el país sede del Mundial que arranca este próximo 20 de noviembre también está prohibido para las parejas vivir juntos sin estar casados. Las relaciones sexuales extramatrimoniales se castigan con hasta siete años de prisión, flagelación (para personas solteras) o la pena de muerte (para personas casadas).

Foto: Una mujer vota en las elecciones de Qatar el pasado octubre de 2021. (EFE/NOUSHAD THEKKAYIL)

En el país conviven múltiples contradicciones. Qatar es un país moderno en muchos aspectos, si se compara con sus vecinos del Golfo. Las mujeres cuentan con un alto nivel educativo y el 51% de ellas está trabajando. Pueden participar activamente en los negocios, pero se enfrentan a arduas presiones para mantener los roles de género tradicionales. Participan en política, aunque su presencia en altos cargos públicos es limitado. Al ser el sexo fuera del matrimonio ilegal, si una mujer soltera da a luz en Qatar puede tener problemas para registrar al niño y puede ser arrestada, encarcelada (comporta una pena de prisión de unos 12 meses, aunque también puede estar sujeta a castigos corporales como azotes) o, en el caso de ser extranjera, deportada.

La desprotección aumenta en el caso de que una mujer denuncie una violación, ya que aquellas que lo hacen pueden enfrentar acusaciones de sexo extramatrimonial. Y aunque legalmente los maridos tienen prohibido dañar física o moralmente a sus esposas, no se tipifica como delito la violencia doméstica ni la violación conyugal, según se detalla en un informe del Banco Mundial. Tampoco hay ninguna ley específica contra la violencia doméstica que las proteja ante posibles agresiones del marido o el tutor.

De hecho, según el informe de derechos humanos elaborado por EEUU en 2021, "rara vez" se denuncian agresiones sexuales y otros delitos basados ​​en el género, debido principalmente al tabú social. La pena por violación es cadena perpetua, pero si el autor del delito no es el marido, maestro, tutor o cuidador de la víctima, el castigo es la pena es la muerte. El mismo documento informa que, en el otro lado de la balanza, los métodos anticonceptivos como píldoras, DIU, condones e inyecciones anticonceptivas están disponible en los centros de salud públicos y privados y en las farmacias sin receta. El gobierno qatarí también ofrece acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva para víctimas de violencia sexual y violación. Según el Centro para los derechos reproductivos, el aborto está permitido en caso de malformaciones en el feto o en caso de riesgo para la madre.

Foto: La jequesa Moza bint Nasser. (EFE/EPA/Ali Haider)

Un hombre de referencia

Las organizaciones de derechos humanos dejan claro que a través del sistema de tutela masculina, las mujeres en el país están discriminadas en la ley y en la práctica, a pesar de que los gobernantes qataríes repitan que en su país rige la igualdad entre hombres y mujeres y hayan declarado su compromiso con la igualdad de género, recogida incluso en su constitución. El desequilibrio en las leyes, sin embargo, existe tanto en la esfera familiar, como en la de los tribunales, donde el testimonio de ellos tiene más peso que el de ellas -los jueces tienen la posibilidad de considerar la declaración de una mujer la mitad del de un hombre-.

En virtud de este sistema de tutelaje masculino instaurado en el país y denunciado por un informe publicado en marzo por las ONG Human Rights Watch y Amnistía Internacional , las mujeres qataríes están ligadas a un hombre de referencia, habitualmente su padre o un hermano, abuelo o tío o, en el caso de estar casadas, su marido. Decisiones vitales como casarse, estudiar en el extranjero con becas públicas, trabajar en muchos puestos del Gobierno, viajar al extranjero hasta cierta edad y recibir algunos servicios de salud reproductiva deben contar con el visto bueno de ellos.

Foto: Dos chicas con velo pasan ante el cartel de un 'sex shop' en Berlín, en julio de 2017. (Reuters)

Una vez casada, la mujer debe obedecer a su marido y puede perder el apoyo financiero de este si decide trabajar, viajar o se niega a tener relaciones sexuales con él sin una razón “legítima”. Los hombres tienen derecho unilateral al divorcio, mientras que las mujeres deben solicitarlo ante los tribunales por motivos limitados.

Según las leyes que afectan al ámbito familiar, las mujeres por lo tanto sí pueden divorciarse, pero sufriendo una amplia discriminación, señala la ONG. Las mujeres divorciadas no pueden ejercer la tutela de sus hijos e hijas: aunque tengan la custodia legal, se les niega la autoridad para actuar como tutoras principales, sin tener en cuenta el interés superior del niño.

Las cosas se complican para las mujeres solteras. Las menores de 25 años deben obtener el permiso de su tutor para viajar fuera de Qatar, aunque en realidad estan sujetas a prohibiciones de viaje por parte de sus esposos o padres las mujeres a cualquier edad. Algunos hoteles también prohíben que las mujeres qataríes solteras menores de 30 años alquilen una habitación de hotel, y tienen prohibido asistir a algunos eventos y bares que sirven alcohol.

La Ley de Familia de Qatar también discrimina a las mujeres en la herencia, ya que las hermanas de una misma familia reciben la mitad de la cantidad que reciben sus hermanos.

Foto: Varios asistentes que estuvieron en el sorteo del Mundial de Qatar. (EFE/Laurent Gillieron)

Mientras que Qatar permite que los hombres transmitan la ciudadanía a sus cónyuges e hijos, los hijos de mujeres qataríes y hombres no ciudadanos solo pueden solicitar la ciudadanía en condiciones limitadas. Esto discrimina, de nuevo, a las mujeres qataríes casadas con extranjeros, y a sus hijos y cónyuges.

La policía puede obligar a las mujeres a regresar con sus familias si abandonan su hogar, asegura el informe, incluso cuando huyen de abusos. Human Right Watch recuerda el caso de una mujer yemení que en enero fue asesinada por su exmarido qatarí después de que un tribunal de familia fallara a su favor en una disputa relacionada con su hijo.

50 días de permiso de maternidad

Las mujeres en Qatar tienen los mismos derechos para acceder a la educación que los hombres. De hecho, el país tiene una proporción increíblemente alta de estudiantes mujeres y la proporción de mujeres matriculadas en educación postsecundaria es cinco veces mayor que la de los hombres.

La mayoría de las mujeres trabajan en el sector público. Aquellas que lo hacen en el privado y en puestos de alto nivel son una excepción. Las madres tienen 50 días de permiso de maternidad, siempre y cuando hayan trabajado en la empresa al menos un año. No existe una política nacional para el permiso de paternidad, aunque la mayoría de empresas ofrecen algunos días a los nuevos padres, señalan en Expática. En esta web especializada en expatriados se ofrecen consejos y explicaciones de lo que supone ser mujer en Qatar también se recoge que ellas son libres de abrir y administrar sus propios negocios, aunque pocas lo hacen. Según datos del Banco Mundial de 2018 , el 12,6% de las empresas en Qatar son propiedad de mujeres; en comparación con otros países del Golfo, esta tasa es más alta que la de los Emiratos Árabes Unidos, pero más baja que la de Arabia Saudí. Sobre el papel, las mujeres en Qatar tienen derecho a poseer propiedades y tierras, celebrar contratos comerciales y controlar sus propios ingresos y activos, independientemente de su cónyuge.

Qatar fue el primer país del Golfo en otorgar a las mujeres en 1999 el derecho al voto del que ya disfrutaban los hombres, aunque siguen siendo una exigua minoría las que ocupan cargos públicos. En octubre de 2021, el emir de Qatar,Tamim Bin Hamad Al Thani, nombró a dos mujeres para los ministerios de Desarrollo social y familiar y de Educación.

El ministerio de Salud Pública ya estaba liderado por una mujer, por lo que el gabinete se quedó conformado por tres miembros mujeres, el número más alto en la historia del país. Las mujeres también ocuparon altos cargos, como viceministra de Relaciones Exteriores, presidenta de la Fundación Qatar, directora de la Autoridad del Museo de Qatar, presidenta del Comité Nacional de Derechos Humanos y embajadoras. En octubre, el emir nombró a dos mujeres para el Consejo de la Shura, una de las cuales fue elegida vicepresidenta, recuerda Estados Unidos en su informe.

El inminente arranque del Mundial de Qatar 2022 ha puesto en el punto de mira la situación del país, sus claroscuros y sus paradojas. En un estado de 2,9 millones de habitantes de los que solo el 25% son mujeres, muchas de ellas siguen viviendo a la sombra de los hombres, de los que necesitan permisos y tutelas en varias etapas de su vida. En Qatar no se verá a las mujeres cubiertas de pies a cabeza, sino a muchas de ellas trabajando, yendo a la universidad o paseando por la ciudad. pero las cadenas invisibles que las atan las obligan a tener que pedir permisos a su tutor para salir del país, casarse o trabajar en algunos puestos. El sexo fuera del matrimonio es ilegal, por lo que quedarse embarazada estando soltera puede suponer penas de cárcel, y la violencia de género no está tipificada en el código penal.

Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda