La explotación laboral en Qatar y el silencio del fútbol: "La industria no quiere que hablen"
  1. Deportes
  2. Fútbol
Explotación laboral en el Mundial

La explotación laboral en Qatar y el silencio del fútbol: "La industria no quiere que hablen"

Las palabras del capitán de Finlandia, Tim Sparv, denunciando la pésima situación de los trabajadores centra la atención sobre el mutismo de la FIFA, los jugadores y las federaciones

Foto: Dos trabajadores caminan entre las obras de un estadio de fútbol en Doha. (Reuters)
Dos trabajadores caminan entre las obras de un estadio de fútbol en Doha. (Reuters)

"Los jugadores de fútbol no debemos estar callados. Somos el producto por el que los países pujan y del cual la FIFA se aprovecha para sacar una fortuna en derechos televisivos. Tenemos nuestros canales y asociaciones de futbolistas; debemos tener más influencia que nunca antes para ayudar a mejorar las condiciones de los trabajadores en Qatar". Las palabras del capitán de Finlandia, Tim Sparv, en 'The Players Tribune' han servido para dirigir los focos hacia las pésimas condiciones laborales que padece la mano de obra barata que allí se encuentra y del silencio ensordecedor que emana de los distintos estamentos del fútbol.

A poco más de un año para la llegada del Mundial de Qatar (noviembre de 2022), la situación de los trabajadores inmigrantes sigue siendo parte de un sistema experto en violar sus derechos humanos.

Foto: Xavi Hernández en Qatar. (Imagen de archivo)

"Este último año se han llevado a cabo algunas reformas, pero las palabras no se han transformado en hechos. Se aprueban las reformas, pero no se aplican", comenta el portavoz de Amnistía Internacional, Carlos de las Heras. El Sistema Kafala articula el marco que regula las relaciones laborales entre los empleadores y los trabajadores inmigrantes en el país (el 90% de la mano de obra en Qatar es extranjera) y amarra el destino del obrero a las distintas empresas de construcción de estadios, red de carreteras e infraestructuras para el Mundial. De este modo, la unión de patrocinio establece una serie de dificultades para rescindir contratos o salir del país.

"Antes los empleadores se quedaban el pasaporte de los trabajadores, los operarios no podían ni acceder a la justicia en casos de abusos ni abandonar el país. Muchos trabajadores siguen atrapados en esa red. Por eso la FIFA y las federaciones deben presionarles más", apunta De las Heras. "El artículo de Sparv me pareció muy poderoso a nivel social porque es de los pocos futbolistas que ha puesto empeño en entender el problema y denunciarlo", cuenta el investigador experto en derechos humanos de la zona del Golfo y fundador de FairSquare, Nicholas McGeehan.

placeholder La selección de noruega pide respetar los derechos humanos en Qatar durante la fase de clasificación. (Reuters)
La selección de noruega pide respetar los derechos humanos en Qatar durante la fase de clasificación. (Reuters)

En los últimos meses, tan solo las selecciones de Noruega, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Finlandia han exhibido camisetas que demandaban respeto por los derechos humanos en Qatar. Y, a nivel individual, Toni Kroos ha sido el único futbolista en criticar la deprimente situación de los operarios inmigrantes en el Golfo Pérsico: "Los trabajadores inmigrantes están sometidos a jornadas sin descanso bajo tórridos 50 grados, sufren una alimentación insuficiente, sin agua potable y a temperaturas de locura", expuso el jugador del Real Madrid.

"La industria del fútbol no quiere que hablen"

La pregunta, por tanto, gira en torno a por qué no más futbolistas de primer nivel e involucrados directamente no alzan la voz. "La industria del fútbol no quiere que los futbolistas hablen, solo que jueguen y siga funcionado la rueda económica. Ellos, por su parte, están centrados en su carrera y rendimiento", declara McGeehan. "¿Pero quiénes han organizado el Mundial? FIFA y las distintas federaciones que la componen. Son ellas las que van a sacar dinero de este torneo, quienes se relacionan con Qatar y permiten la violación de los derechos humanos allí", subraya el investigador.

placeholder El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales junto al presidente de la FIFA, Gianni Infantino y el presidente de UEFA, Aleksander Ceferin. (EFE)
El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales junto al presidente de la FIFA, Gianni Infantino y el presidente de UEFA, Aleksander Ceferin. (EFE)

En un Mundial marcado por la corrupción, la Federación Española de Fútbol no se escapa del silencio reinante en la FIFA. "Le enviamos una carta a la RFEF y un brazalete para hablar sobre los derechos humanos en Qatar. Queremos conseguir que se manifieste sobre esa cuestión porque, como miembro de la FIFA, puede jugar un punto importante en la mejora de los trabajadores... Pero no nos contestaron", confiesa De las Heras.

El representante de Amnistía Internacional se muestra crítico con el papel de Luis Rubiales: "Me gustaría saber qué piensa después de esto y de llevar la Supercopa de España a Arabia Saudí. Los jugadores españoles deberían expresarse y ayudar a cambiar la situación. Creo que sería bueno tener ese debate interno en la selección que vaya más allá del mero ámbito deportivo y fomente la mejora de las condiciones de los trabajadores", explica De las Heras.

"Antes tendía a mirar a la FIFA y pensar que saben lo que están haciendo", relata Tim Sparv en su carta en 'The Players Tribune'. "Pero me interesé por su situación (de los trabajadores). Hablé con una mujer que realmente me llegó al corazón. Estaba decepcionada y cabreada. Tenía que trabajar 16 horas al día. Si una empleada tenía una queja, la policía se ponía siempre del lado del empleador. Hablamos de violaciones. No se escucha a las mujeres", zanja el capitán finés en su publicación.

placeholder Los operarios levantan un estadio en medio del desierto. (EFE)
Los operarios levantan un estadio en medio del desierto. (EFE)

"Estaría bien saber qué ha hecho la FIFA en este tiempo. Porque lo único que han demostrado es que prima el interés económico por encima de la recurrente violación de los derechos humanos. Hasta se han esforzado en tapar la realidad de Qatar", desliza el responsable de Amnistía Internacional.

Mientras la mayoría de futbolistas y de federaciones guardan silencio, las autoridades qataríes han sido incapaces de explicar el 69% de las muertes de los más de 6.500 trabajadores inmigrantes fallecidos en su país. "Qatar viste las muertes provocadas por insuficiencia cardiaca y respiratoria de 'causas naturales', así que no se llega a saber qué condiciones las han provocado (calor abrasador, situaciones insalubres, jornadas laborales interminables...) y luego, tampoco indemnizan a las familias", cierra De las Heras.

Mundial de Qatar 2022