Es noticia
Menú
Zawahiri deja a Al Qaeda más fuerte en el frente sur de Europa: "Era y es una amenaza"
  1. España
Ha crecido su influencia en el Sahel

Zawahiri deja a Al Qaeda más fuerte en el frente sur de Europa: "Era y es una amenaza"

Expertos españoles valoran el futuro del grupo tras el asesinato de su líder en Kabul: “Quizás ha abusado de vídeos para acallar las voces que le daban por muerto y eso entraña riesgos”

Foto: Imagen de un atentado de Al Qaeda en Burkina Faso. (EFE/Wouter Elsen)
Imagen de un atentado de Al Qaeda en Burkina Faso. (EFE/Wouter Elsen)

"Al Qaeda era y es una amenaza para Occidente". La frase es de un alto mando de la lucha antiterrorista en España con experiencia en perseguir y arrestar yihadistas. Como todos los servicios de información, asiste estos días a la noticia del asesinato a manos de EEUU de Ayman al Zawahiri en la capital de Afganistán. Ha muerto el sucesor de Osama Bin Laden, que ha mantenido viva su obra criminal dos décadas después del atentado del 11-S en Nueva York que marcó el inicio del siglo y cambió el mundo para siempre. Tanto las fuerzas de seguridad como los expertos consultados por este periódico coinciden en que Al Qaeda no era cosa del pasado y destacan que los talibanes mintieron a la comunidad internacional cuando prometieron romper relaciones con este grupo criminal.

El investigador Fernando Reinares es director del Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global, del Real Instituto Elcano, y autor de obras como ‘11-M. La venganza de Al Qaeda’ (Galaxia Gutenberg). Contesta a las preguntas de El Confidencial por vía telemática y advierte de que el legado que deja Zawahiri es “una Al Qaeda más extendida y con más partidarios que cuando asumió su liderazgo”. “Que la prioridad de Al Qaeda no sea en estos momentos la de producir pánico en las sociedades occidentales no debe conducirnos a errores en la estimación de su potencial como estructura terrorista global”.

Foto: El expreso de Guantánamo Yasin Basardah. (A. Requeijo)

Recuerda ahora Reinares que “muchos dieron a Al Qaeda por acabada cuando se iniciaron las revueltas antigubernamentales en distintos países árabes hace una década y ya no cuenta con una rama iraquí porque el propio Zawahiri la expulsó de Al Qaeda por desobediencia”. “Pero la estrategia que diseñó en 2013, centrada en recomponer su estructura organizativa descentralizada y en ampliar su presencia en regiones vulnerables del mundo islámico, ha sido exitosa sobre todo en África, desde Malí hasta Somalia”, explica.

Se refiere el investigador de Elcano al llamado frente sur de Europa, cuya situación fue prioridad para España en la cumbre de la OTAN celebrada en junio en Madrid. A ese mismo desafío se refiere en declaraciones a este periódico el mando antiterrorista consultado: “Son sus filiales las fuentes de la amenaza. En Yemen, Somalia y Sahel, principalmente. Tienen vocación regional”. Para el catedrático de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla Manuel Torres, la Al Qaeda que deja Al Zawahiri es “una estructura realmente muy diversificada que ejerce un liderazgo carismático sobre otras sedes terroristas ligadas a la matriz”.

placeholder Bin Laden, junto a su lugarteniente, Al Zawahiri.
Bin Laden, junto a su lugarteniente, Al Zawahiri.

“Ya no es tanto el grupo que proyecta atentados en Occidente, sino que marca directrices y da unicidad a organizaciones dispersas”, dice Torres, director del Diploma de Especialización en Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales. Cita algunas marcas como el histórico AQMI (Al Qaeda para el Magreb Islámico) y otras más recientes como el Frente de Apoyo para el Islam y los Musulmanes, una evolución del Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental. “Una cosa son los grupos, pero dentro de esas denominaciones encontramos katibas [brigadas] con su propia identidad que en ocasiones orbitan y por eso esa dificultad de seguir ese yihadismo en el Sahel”, precisa.

Más futuro que Estado Islámico

A su juicio, el principal logro del ya exlíder de Al Qaeda “es haber dejado tras de sí una organización que durante buena parte de su mandato estuvo en grave riesgo de extinción por la acción contraterrorista de EEUU, que les había debilitado, incluyendo a esa generación a la que pertenece Zawahiri, veteranos de la yihad contra los soviéticos. O habían muerto o estaban en prisión”. Otro de los factores citados por todos los consultados es la capacidad de haber sobrevivido al auge de Estado Islámico, con el que se enfrentó por el liderazgo en el tablero sirio y la yihad global.

“Estado Islámico desafió el predominio de Al Qaeda, transmitió la idea de que era el caballo ganador, que había conseguido lo que Al Qaeda no pudo. La gestión de Al Zawahiri, sin ser brillante o transformadora, sí la ha mantenido viva. Ahora tiene un futuro más prometedor que Estado Islámico”, dice Torres. En ese sentido, Reinares vaticina que “Al Qaeda va a continuar tratando de ampliar su presencia territorial y a movilizar apoyos sociales, principalmente en África, de un modo que la diferencie ante su población de referencia respecto a su competidora dentro del movimiento, es decir, la organización Estado Islámico”.

Foto: Foto de archivo de un vídeo en el que aparecía el líder de Al Qaeda, Ayman Al Zawahiri. (EFE/Al Jazeera)

Desde las fuerzas de seguridad no contemplan una acción reactiva de envergadura en un corto plazo de tiempo porque “las acciones estratégicas de castigo de Al Qaeda precisan mucho tiempo. No son de un día, semana o mes para otro. La amenaza a EEUU no se incrementa por esta acción. Ya estaba en la diana”. A esto se suma la opinión de Torres, quien sí ve Al Qaeda más débil que hace 20 años. Pero remarca que “han legitimado y dado cobertura a individuos aislados” para que lleven acciones en solitario. “Si nos movemos a otros enclaves, sí hablamos de grupos con capacidad para planificar y llevar a cabo atentados sofisticados”, dice en conversación telefónica.

El reto sucesorio

Preguntados por el posible sucesor de Al Zawahiri, Reinares duda que vaya a haber cambios importantes en la estrategia, “al menos a corto y medio plazo”. Se decanta por “un líder muy experimentado y es posible que incluso de origen norteafricano”. “Tendrá su propio estilo individual de mando, pero los condicionantes organizativos y estructurales van a condicionar decisivamente su liderazgo”, vaticina. Torres introduce el nombre de Saif al-Adel porque forma parte de “esa generación de árabes afganos con trayectoria propia”. Su problema, apunta, es que se cree que vive en Irán bajo control de las autoridades locales. En cualquier caso, admite la dificultad de anticipar decisiones de un grupo que tiene sus propias lógicas de sucesión y que se mueve en la clandestinidad.

placeholder La ficha del FBI contra Ayman al Zawahiri ya recoge su muerte. (FBI)
La ficha del FBI contra Ayman al Zawahiri ya recoge su muerte. (FBI)

Vuelven a coincidir a la hora de analizar el lugar de la muerte del líder de Al Qaeda, no ya en Afganistán, sino en la capital. Según Reinares, “los talibanes, tanto afganos como paquistaníes, no se habían separado de Al Qaeda ni tampoco era realista pensar que lo fuesen a hacer. Pero mintieron al respecto o en el mejor de los casos se mostraron equívocos. Es sorprendente que hubiese ámbitos de la Administración estadounidense donde se considerase posible un distanciamiento efectivo entre los talibanes y Al Qaeda”.

El refugio afgano

Torres dice que “desde el inicio se interpretó que Al Qaeda era algo nuevo porque no tenía una base fija, pero no es cierto. En su germen y desarrollo siempre estuvo vinculada a Afganistán y el área fronteriza de Pakistán, donde murió Bin Laden. Ese ha sido el espacio de presencia de esa cúpula con independencia de ramificaciones en otros lugares. Hubiese sido raro que Al Zawahiri hubiese muerto en Yemen, Somalia, Malí, aunque también que lo haya hecho en Kabul pone de manifiesto que el vínculo nunca se rompió pese a lo que dijeron los talibanes para tranquilizar a Occidente. No solo no se rompió, sino que parece que se intensificó tras la salida de las fuerzas internacionales”.

Biden anuncia la muerte del líder de Al Qaeda Ayman al Zawahiri

Cree que no es un suceso cómodo, ya que constata que “han mentido de manera deliberada” tras garantizar con la Administración Trump que no iban a permitir que su territorio proyectase ataques al exterior. “Siguen siendo un país que protege a grupos terroristas. Hay una cúpula dividida, una en Kabul y la 'shura' de Quetta, protegida por el Gobierno paquistaní. Esa bicefalia se mantiene hasta el punto de que han sucedido cosas como que el Gobierno de Kabul dijo que se iban a reabrir las escuelas para las niñas y la cúpula en Pakistán dijo que no y fue que no. Deben ser días de mucha efervescencia”, afirma.

Desde las fuerzas de seguridad españolas, vaticinan que la evidencia de que estaba en Kabul va a poner las cosas más difíciles a Al Qaeda a partir de ahora, que nombrará un sucesor y que la estrategia seguirá igual. También introducen una clave desde este mundo dedicado a la lucha antiterrorista: “Quizá Zawahiri ha abusado de la difusión de vídeos en los últimos meses. Probablemente, para acallar las voces que le daban por muerto. Y esto entraña exposición y los consiguientes riesgos”.

"Al Qaeda era y es una amenaza para Occidente". La frase es de un alto mando de la lucha antiterrorista en España con experiencia en perseguir y arrestar yihadistas. Como todos los servicios de información, asiste estos días a la noticia del asesinato a manos de EEUU de Ayman al Zawahiri en la capital de Afganistán. Ha muerto el sucesor de Osama Bin Laden, que ha mantenido viva su obra criminal dos décadas después del atentado del 11-S en Nueva York que marcó el inicio del siglo y cambió el mundo para siempre. Tanto las fuerzas de seguridad como los expertos consultados por este periódico coinciden en que Al Qaeda no era cosa del pasado y destacan que los talibanes mintieron a la comunidad internacional cuando prometieron romper relaciones con este grupo criminal.

Al Qaeda
El redactor recomienda