Los policías que combatieron a ETA se despliegan en el Sahel para ahogar a Al Qaeda
  1. España
LOS AGENTES COMENZARÁN EN NÍGER

Los policías que combatieron a ETA se despliegan en el Sahel para ahogar a Al Qaeda

Tras el éxito de los equipos conjuntos en materia de inmigración, que han logrado detener a medio millar de traficantes de personas, España despliega grupos antiterroristas

placeholder Foto: Foto: Instituto Elcano.
Foto: Instituto Elcano.

Los ministerios de Exteriores y de Interior han puesto en marcha en colaboración con la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (Fiiapp) una iniciativa pionera en la lucha contra el terrorismo de Al Qaeda en África. Especialistas de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, funcionarios que han combatido a ETA durante décadas, se desplazarán en los próximos días al Sahel para colaborar junto a agentes de las fuerzas de seguridad francesas y de los países locales en la lucha contra las redes terroristas que amenazan la zona. Los españoles pondrán todos sus conocimientos en investigación sobre la materia al servicio de sus colegas y del objetivo de acabar con el reto común.

Las intervenciones telefónicas, el análisis de información y la inteligencia, las infiltraciones, el uso de confidentes, los seguimientos y otro tipo de técnicas utilizadas por los policías españoles en la lucha contra ETA serán puestas en práctica para combatir a los grupos afines a Al Qaeda que operan en el Sahel. Hasta el momento, un proyecto complementario, liderado por la Guardia Civil en colaboración con las gendarmerías de Francia, Italia y Portugal, ha permitido formar los ejércitos locales en prevención y adiestramiento militar. La nueva iniciativa se centrará ahora en entrenar cuerpos territoriales policiales, pero también en ir un paso más allá, pues no solo se quedará en este punto, sino que se unirá a estas corporaciones en investigaciones concretas.

Foto: Abu Adnan Walid al Sahraui, en el momento de jurar lealtad al Estado Islámico en 2015, en un vídeo propagandístico.

Los primeros policías españoles llegarán a Níger en abril. Según fuentes diplomáticas, la idea es ir ampliando el proyecto al resto de países del Sahel (Mauritania, Malí o Burkina Faso) en cuanto se vaya asentando el primer asentamiento. Un mando de la Comisaría General de Información ya se desplazó la pasada semana hasta Níger para participar en un seminario organizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores español en el marco de una conferencia internacional promovida por el Gobierno local a la que asistieron los principales responsables de inmigración y antiterrorismo del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Dos generales del Ejército, dos de la Guardia Civil, un comisario de la Policía Nacional, responsables de antiterrorismo del Ministerio de Asuntos Exteriores y miembros del Centro Nacional de Inteligencia se desplazaron hasta la capital de Níger para estar presentes en el seminario, que contó también con representantes homólogos de Francia y países locales.

El objetivo de esta iniciativa es controlar el avance de los terroristas en puntos clave con el fin de que no se extiendan sus tentáculos ni su poder. De esta forma, actuando en origen, los policías españoles tienen más información de primera mano y participan en la consolidación de una trinchera situada mucho más allá de las fronteras españolas que trata de combatir el terrorismo justo donde puede convertirse en una amenaza mayor, porque consigue más recursos, o menor, porque no logra acceder a ellos. Además, el equipo conjunto de investigación (ECI) de la Policía Nacional servirá previsiblemente para trata de afianzar la nueva situación geoestratégica de España en la zona que el país ha conseguido gracias a la implantación del GAR-SI, por un lado, y de una iniciativa similar puesta en marcha en materia de inmigración hace cuatro años que está dando excelentes resultados.

Foto: Foto de archivo de Niamey, Níger, durante las elecciones del pasado febrero. (EFE)

El GAR-SI es un proyecto que lidera la Guardia Civil desde 2015 a través de los denominados Grupos de Acción Rápida (antes, Grupos Antiterroristas Rurales), especialistas operativos que resultaron determinantes para acabar con la banda terrorista ETA en el País Vasco. La Guardia Civil encabeza un programa en el que también participan cuerpos pseudomilitares europeos 'hermanos', como la Gendarmería francesa, los Carabinieri italianos o la Guardia Nacional Republicana portuguesa. Los cuatro cuerpos forman en materia de prevención (inteligencia) y adiestramiento (manejo de armamento y estrategia) a gendarmerías de Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania, Níger y Senegal con el fin de que estén más preparadas para combatir a los terroristas.

Esta iniciativa está llegando a su fin, pues está financiada por el Fondo Fiduciario de Emergencia para África de la Unión Europea, un programa que desaparecerá a finales del presente año. Algunas partes del mismo, de hecho, ya están llegando a su fin, lo que ha provocado por ejemplo que los representantes del GAR en Níger ya hayan tenido que abandonar el terreno. El Gobierno de España, según las fuentes diplomáticas consultadas, está en estos momentos buscando financiación a cargo de los fondos europeos con el fin de mantener el programa, que a su juicio está siendo notablemente exitoso. "Hay varios países al sur del Sahel que nos han pedido que vayamos", explican las mencionadas fuentes. La Secretaría de Estado de la Unión Europea es la que trata de localizar fuentes de financiación para continuar con la iniciativa.

Medio millar de traficantes detenidos

El modelo que seguirán los equipos conjuntos de investigación antiterrorista que ahora pone en marcha la Policía Nacional, sin embargo, no es el del GAR, sino el que funciona desde hace tres años bajo el mismo nombre en materia de inmigración. En concreto, el que hay instalado actualmente en Níger y Mauritania, se está montando en Mali y se prevé desarrollar en el futuro en Senegal y Gambia. Durante estos años, el ECI de Níger ha conseguido desactivar las rutas de inmigración que funcionaban desde la edad antigua. Las vías que pasan por Agadez, en concreto, eran las únicas que permitían cruzar el desierto de oasis en oasis y por lo tanto las que explotaban los traficantes de personas y mafias que ayudaban a la gente a pasar del África húmeda a Argelia, Marruecos y luego España.

La actuación conjunta desde 2017 de los policías españoles y franceses allí desplazados en colaboración con los policías locales ha permitido detener en solo tres años a medio millar de traficantes y neutralizar esa histórica ruta, un éxito sin precedentes en un país en el que hasta 2015 el tráfico de personas estaba permitido. La desactivación de estas vías ha provocado que los delincuentes traten de esquivar los controles a través de itinerarios alternativos que en los últimos meses pasan por las costas de Senegal, de ahí que las autoridades franco españolas hayan iniciado la puesta en marcha de nuevos ECI también en el litoral. Estos últimos están pendientes de que ambos países logren articular la financiación de la Unión Europea para implantarse en el país costero.

Foto: Soldados nigerinos. (Reuters)

La particular figura jurídica de los ECI permite a los policías españoles y franceses portar armas, acceder a las bases de datos de sus homólogos —nigerinos o mauritanos, de momento, en el caso de los centrados en inmigración—, formar parte de los equipos de investigación, interrogar a sospechosos e incluso disponer de un carné que sobre el terreno les habilita a todos los efectos como agentes de la autoridad del país que les acoge. El tráfico de armas, el de drogas o el terrorismo se mezclan en estos países con las redes de inmigración, lo que ha provocado que también se cree el mencionado equipo para luchar contra los grupos próximos a Al Qaeda.

La influencia que está creando España desde el punto de vista policial y militar en el Sahel está generando una menor dependencia de la capacidad de presión que hasta ahora han tenido los Estados del norte, como Marruecos o Argelia, a los que nuestro país ha ayudado históricamente con fondos a cambio de que estos controlen sus flujos migratorios. La Policía Nacional, en paralelo, ha creado desde los años 90 una importante red de información por el norte de África para el control de la inmigración que se extiende ahora previsiblemente al Sahel y que los servicios antiterroristas pretenden replicar con el fin de lograr resultados similares a los obtenidos contra el tráfico de personas.

ETA (banda terrorista) Terrorismo Al Qaeda Guardia Civil Burkina Faso
El redactor recomienda