Es noticia
Menú
La OTAN, ante el fin de la Pax Americana: "La UE puede quedar indefensa"
  1. Mundo
Entrevista con Mark Leonard

La OTAN, ante el fin de la Pax Americana: "La UE puede quedar indefensa"

El director del European Council on Foreign Relations explica en entrevista con EC los retos que enfrenta la OTAN a escasos días de su cumbre más importante en décadas

Foto: Mark Leonard. (EFE/Noushad Thekkayil)
Mark Leonard. (EFE/Noushad Thekkayil)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La OTAN se encuentra ante un punto de inflexión. La próxima cumbre de la OTAN, que tendrá lugar este miércoles y jueves en Madrid, verá nacer un nuevo concepto estratégico, el segundo documento más importante del organismo (solo por detrás del tratado fundacional), que se actualiza cada 10 años y que traza una hoja de ruta para responder a los retos y amenazas para la seguridad y defensa de cada era. En esta ocasión, la guerra de agresión lanzada por el presidente ruso, Vladímir Putin, contra Ucrania está dominando por completo el discurso y provocando una unidad rara vez vista entre ambos lados del Atlántico.

No es para menos, dado que nos encontramos ante lo que muchos expertos consideran un cambio de era. Mark Leonard, director del European Council on Foreign Relations (ECFR), considera que la invasión rusa de Ucrania supone los últimos compases de la Pax Americana. Este fenómeno, como se conoce al orden internacional posterior al fin de la Segunda Guerra Mundial y que ha estado marcado por la supremacía estadounidense, ya se tambaleaba a raíz de la creciente competencia entre el país norteamericano y China. Sin embargo, como indica el experto en un artículo reciente en la revista 'Foreign Affairs', esta supremacía tenía tanto que ver con el poderío de Washington como con la relativa debilidad de sus rivales, pero también de sus aliados. "En el corazón del orden de la posguerra yace el particular estatus de la tercera y la cuarta economías más grandes del mundo", apunta el texto. Léase: Alemania y Japón.

Foto: El canciller alemán, Olaf Scholz, durante su discurso. (Reuters/Michele Tantussi)

Tras la derrota de estas naciones en el conflicto más destructivo de la historia, el militarismo e imperialismo que las impulsaron a la guerra fueron sustituidos por un pacifismo a ultranza. Cómodos bajo el paraguas defensivo estadounidense, los países se centraron en impulsar un milagroso desarrollo económico mientras la seguridad quedaba relegada a un tercer plano. Sin embargo, la invasión de Moscú parece haber trastocado por completo estos esquemas. Alemania ha reorientado por completo su política exterior (el canciller Olaf Scholz se refirió a ello como 'zeitenwende', una expresión que significa, apropiadamente, 'punto de inflexión en la historia'), comprometiéndose a aumentar radicalmente el gasto en defensa y planeando abandonar por completo su dependencia energética de Rusia. Y Japón, viendo en lo ocurrido en Ucrania un reflejo de la búsqueda de la hegemonía regional por parte de China, parece más cerca que nunca de una transformación similar.

Mientras tanto, Estados Unidos ha tenido que poner en pausa su lenta reorientación hacia el Pacífico, la cual estaba provocando fuertes tensiones entre los miembros de la Alianza. Una vez más, la mirada vuelve a estar fija en Europa Oriental, pero, como afirma Leonard a este periódico, "el giro hacia Asia es inevitable". En entrevista con El Confidencial, el experto explica los retos a los que se enfrenta la OTAN en este contexto histórico a escasos días de que tenga lugar su cumbre más importante en décadas. Y lo hace lanzando una advertencia clara: mientras los europeos sigan sin tomarse en serio su propia defensa y no inviertan en ella como es debido, la Unión Europea seguirá siendo vulnerable.

Foto: Dos policías vigilan las inmediaciones del Prado con motivo de la cumbre de la OTAN. (EFE/Mariscal)

PREGUNTA. Usted ha argumentado recientemente que el 'zeitenwende' de Alemania y la fuerte reacción de Japón a la invasión rusa de Ucrania marcan el principio del fin de la Pax Americana. ¿Cómo afectará a la OTAN este punto de inflexión?

RESPUESTA. El orden mundial posterior a la Segunda Guerra Mundial no solo se basó en la gran fuerza estadounidense, sino también en la debilidad artificial de Alemania y Japón. Creo que ahora vamos a ver un cambio inevitable en ese particular posicionamiento geopolítico. Alemania se ha comprometido a gastar un 2% en defensa cada año, una promesa que llevará algún tiempo para verse cumplida. Pero con el tiempo, el país se convertirá en una seria potencia militar. Japón va por un camino muy similar. Creo que a largo plazo eso significa que habrá una relación mucho más cooperativa entre Estados Unidos y otras potencias y que Washington dejará de infantilizar a sus aliados y tratarlos como socios menores que no necesitan ser consultados adecuadamente.

Además, conforme se enfoque cada vez más en China, creo que Estados Unidos dependerá mucho más de otras potencias para mantener la paz en diferentes partes del mundo. Y para la OTAN, eso tiene enormes implicaciones sobre cómo se comparten las cargas cuando se trata de seguridad en nuestra parte del mundo, ya sea en Europa Oriental o en el norte de África y el Medio Oriente.

Foto: El canciller alemán, Olaf Scholz. (EFE/Filip Singer)

P. La invasión de Ucrania parece haber obligado a EEUU a detener su giro a largo plazo hacia Asia, alineando los intereses geopolíticos europeos y estadounidenses contra Rusia. ¿Cuánto tiempo puede durar esto antes de que reaparezcan las divisiones dentro de la OTAN?

R. El giro hacia Asia es inevitable y lo que estamos viendo es una pausa temporal que podría cambiar muy rápidamente. Existen indicios de que los republicanos podrían recuperar el control del Congreso estadounidense el próximo mes de noviembre y existe un peligro real de que Donald Trump o alguien como él gane las próximas elecciones presidenciales. Pero incluso con un demócrata en la Casa Blanca, una de las cosas que Biden dejó claro fue que no iba a defender a Ucrania con tropas estadounidenses y puso límites muy estrictos sobre cuánto se iba a involucrar en Europa. En EEUU esperan que los europeos asuman más responsabilidad por su propia seguridad y creo que es algo normal. Es difícil explicar a 300 millones de estadounidenses por qué necesitan apoyar militarmente a 400 millones de europeos.

"Washington espera que los europeos se alineen con Estados Unidos en lo relativo a China y Asia"

P. Debido a la situación actual, el nuevo concepto estratégico de la OTAN que se decidirá en Madrid adquirirá un enorme simbolismo. ¿Espera que surja alguna tensión a la hora de reconciliar los desafíos de seguridad actuales con los intereses a largo plazo de los aliados?

R. Creo que todavía estamos atravesando un notable periodo de unidad en términos de evaluaciones de amenazas y de la forma en que se ha respondido a la agresión rusa. Los grandes retos van a tener lugar en otros escenarios. Una de las cosas que Estados Unidos está tratando de hacer es enmarcar el conflicto con Ucrania como parte de una lucha global entre democracias y países autoritarios. Y Washington espera que los europeos se alineen mucho más claramente con Estados Unidos en lo relativo a China y Asia.

Hay mucho que los europeos y los estadounidenses tienen en común cuando se trata del desafío de China y de defender el orden mundial basado en reglas. Pero también hay diferencias bastante grandes entre nuestros intereses y la forma en que los definimos. Creo que esos asuntos van a ser difíciles de negociar, pero no creo que eso vaya a pasar de cara a Madrid. Esto es algo que sucederá a lo largo de los próximos años.

P. La presión económica está aumentando a raíz de la guerra de Ucrania. En un informe reciente del ECFR, las encuestas mostraron la creciente división de la opinión pública europea entre el campo de la 'paz' y el campo de la 'justicia'. ¿Cuál es el riesgo de esta brecha?

R. El peligro es que terminemos en una situación en la que un gran porcentaje de la población en todos los Estados miembros, pero particularmente en aquellos más alejados de la guerra, la gente se canse de esta crisis prolongada. Muchos ciudadanos están preocupados por los peligros de la escalada nuclear y se preocupan por el aumento del coste de la vida, por lo tanto, quieren que sus gobiernos hagan todo lo posible para lograr la paz. Por otro lado, hay personas que se sienten parte de este conflicto y quieren disuadir y castigar a Rusia. A ellos los denominamos como el campo de la justicia. Ese campo, ahora mismo, es mucho más grande que el de la paz en Polonia. Pero en la mayoría de los otros estados miembros, el campo de la paz es el mayoritario.

Foto: Funeral celebrado en Kiev. (EFE/Oleg Petrasyuk)

Entonces, si no se lleva a cabo una gestión muy cuidadosa sobre cómo defender el apoyo a Ucrania, es posible que esas divisiones salgan a la luz a medida que se prolongue el conflicto. Sin embargo, esto no es inevitable. Nuestra encuesta también demostró que la gran mayoría de personas en toda Europa culpa a Rusia por la guerra y siente solidaridad por Ucrania. Entonces, creo que la clave es mandar el mensaje a la población de que esta es una guerra defensiva para defender nuestra forma de vida y a Ucrania, no para derrotar o humillar a Rusia. Si el apoyo armamentístico a Ucrania se explica en esos términos, creo que es muy posible mantenerlo, así como las sanciones contra Rusia. Pero si la óptica se transforma en la de una guerra de agresión, la UE se arriesga a perder el apoyo de mucha gente.

P. A pesar de la importancia actual de la OTAN después de décadas de acusaciones de irrelevancia, ¿cómo de vulnerable continúa siendo ante la posibilidad de que Trump (u otro candidato trumpista) recupere el control de la Casa Blanca?

R. La OTAN seguirá siendo muy vulnerable mientras los europeos sigan sin tomarse en serio su propia defensa y no inviertan en ella. En el pasado, pensábamos que la forma de mantener a Estados Unidos interesado en Europa era no desarrollar nuestra propia seguridad. Pero lo cierto es que esa es una estrategia peligrosa que podría terminar con Estados Unidos yéndose y con una UE totalmente indefensa. Creo que la mejor manera de mantener a Estados Unidos comprometido es demostrar que somos socios estratégicos y responsables en los que puede confiar. Eso es algo que debe comenzar ahora, porque Trump podría estar de regreso en la Casa Blanca dentro de un par de años. Y esa es una perspectiva muy aterradora.

La OTAN se encuentra ante un punto de inflexión. La próxima cumbre de la OTAN, que tendrá lugar este miércoles y jueves en Madrid, verá nacer un nuevo concepto estratégico, el segundo documento más importante del organismo (solo por detrás del tratado fundacional), que se actualiza cada 10 años y que traza una hoja de ruta para responder a los retos y amenazas para la seguridad y defensa de cada era. En esta ocasión, la guerra de agresión lanzada por el presidente ruso, Vladímir Putin, contra Ucrania está dominando por completo el discurso y provocando una unidad rara vez vista entre ambos lados del Atlántico.

OTAN Conflicto de Ucrania Unión Europea
El redactor recomienda