Es noticia
Menú
Los líderes europeos cierran la puerta a una adhesión rápida de Ucrania a la UE
  1. Mundo
En Versalles (Francia)

Los líderes europeos cierran la puerta a una adhesión rápida de Ucrania a la UE

Los jefes de Estado y de Gobierno lanzan un mensaje de apoyo a Ucrania pero cierran la puerta a la posibilidad de una adhesión exprés de Ucrania

Foto: El presidente español Pedro Sánchez (c) conversa con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel (d) en presencia de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (i). (EFE/Chema Moya)
El presidente español Pedro Sánchez (c) conversa con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel (d) en presencia de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (i). (EFE/Chema Moya)

Los líderes europeos, que se reúnen este jueves y viernes en Versalles (Francia), han seguido intentando calibrar la respuesta europea a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Cuando el pasado 24 de febrero Moscú dio la orden de agredir a su país vecino, todo el tablero europeo saltó por los aires, y desde entonces la Unión trata de encontrarse el pulso, saber dónde está, cómo actuar, qué pasos seguir. Trata de hacer pie en un terreno desconocido. En palabras de Emmanuel Macron, presidente francés, el ataque ruso “va a llevar a redefinir completamente la arquitectura de Europa”.

En la noche de este jueves los líderes tenían tres puntos principales en la agenda: la cuestión energética, que es enorme y con muchas variables; la discusión del aumento del gasto en seguridad y defensa a nivel comunitario; y la petición de Ucrania de formar parte de la Unión Europea. El último de los puntos ha sido uno de los que más atención ha recibido por ser considerado por Kiev como una de las mejores pruebas de compromiso con el futuro del país y es, además y según explicaban fuentes diplomáticas, el único punto en el que la declaración conjunta final que emitirán los Veintisiete llegaba sin cerrar.

Foto: Las banderas de la Unión Europea y de Ucrania ondean frente al edificio del Parlamento Europeo, en Bruselas, Bélgica. (Reuters/ Yves Herman)

La razón por la que el texto llegaba sin pactar era porque se trataba de una discusión netamente política, que no pertenece al dominio de los técnicos, embajadores y diplomáticos que suelen detallar el texto: es el terreno de los líderes. Y en este punto se encuentran divididos sobre qué hacer con esa petición de adhesión de Ucrania, que se oficializó cuando el presidente Volodímir Zelenski envió a Bruselas el pasado lunes 28 de febrero la petición. Las diferencias van más allá del caso concreto de Ucrania, de la discusión de si debe o no lanzarse un guiño político importante al país. La diferencia es también de fondo. Polonia, por ejemplo, ve la adhesión como una herramienta estabilizadora, y otros Estados miembros, entre los que se encuentra España, lo ven como un paso fundamental y decisivo, casi traumático al transformar a la Unión con la adhesión de un nuevo miembro.

“Todos los países de la parte occidental de Europa con los que hablo dicen que no debería haber un procedimiento de vía rápida o un proceso de adhesión acelerado”, ha explicado por su parte Mark Rutte, primer ministro holandés. “¿Podemos abrir un proceso de adhesión a un país en guerra? No lo creo. ¿Podemos cerrar la puerta y decir “jamás”? Sería injusto”, ha señalado por su parte el líder francés. En la declaración, publicada después de las tres de la mañana, los líderes subrayan que Ucrania pertenece "a nuestra familia europea", sin más promesas ni guiños.

Foto: Bandera de la Unión Europea frente a la sede de la administración de Kiev, en Ucrania (Reuters/Ogirenko)

Pero la discusión de si Kiev debe entrar en la UE de manera exprés estaba ya fuera de la mesa por motivos políticos: no existe la unidad suficiente. De lo que se habla es más bien si el guiño político que se quiere enviar a Ucrania es otorgarle el estatus de candidato, como ha solicitado Zelenski, o si hay otras opciones, como por ejemplo es profundizar el acuerdo de asociación que ya tiene con Ucrania. En la declaración final la fórmula de compromiso señala en esa dirección, apuntando que ese es el camino hacia la membresía: "Sin demora, fortaleceremos aún más nuestros lazos y profundizaremos nuestra asociación para ayudar a Ucrania a seguir su camino europeo".

Una fuente diplomática defiende que ya se están haciendo más muestras de apoyo a Kiev de las que se harían dándoles ese título y se pregunta si se encuentra más cerca de la Unión Europea Turquía, que es un país candidato, o Ucrania, que no tiene ese estatus pero que tiene, asegura, una perspectiva europea mucho más clara.

Energía y defensa

Otro de los asuntos fundamentales de la cumbre es la cuestión de la energía. Se trata de un debate con muchas aristas. Hay una derivada ofensiva y otra defensiva. La Unión quiere trabajar en lograr la independencia energética de Moscú porque el riesgo de que el Kremlin corte el suministro es real, pero también porque haciéndolo lanza un auténtico torpedo contra el pilar central de la economía rusa. La Comisión Europea ha presentado planes con los que cree que podría llegar a reducir en un 65% las importaciones de gas ruso ya en 2022, y planea dar pasos para sustituirlo por completo antes de que termine la década.

Otra de las derivadas de este debate es cómo el aumento de los precios del gas está golpeando a la economía y los consumidores europeos. La Comisión ya dio muchas pistas en una comunicación esta misma semana, en la que abría la puerta a poner límites a la factura de la luz y establecer impuestos sobre los beneficios extraordinarios de las eléctricas, dos ideas defendidas por España desde septiembre sin demasiado éxito hasta ahora. En el comunicado final los líderes invitarán al Ejecutivo comunitario a trabajar con más nivel de detalle en ello, con el objetivo de que sea abordado en el Consejo Europeo regular de finales de marzo.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. (EFE/Stephanie LeCocq)

Los jefes de Estado y de Gobierno también han debatido sobre el gasto en defensa y seguridad, sobre el que los líderes han acordado que es necesario aumentar de manera muy significativa el gasto y las inversiones en proyectos comunes. Esta necesidad de avanzar en la defensa europea y el gasto masivo que representa lograr la independencia energética respecto a Rusia ha provocado que algunos lancen una pregunta que siempre genera inquietud en la Unión: ¿cómo va a financiarse?

Porque son muchos los Estados miembros agotados por dos años de pandemia, que ya venían de una situación fiscal muy delicada de antes. No todos tienen la posibilidad de, como ha hecho Alemania, poner 100.000 millones de euros sobre la mesa para modernizar su ejército. Por eso algunos Estados miembros han movido la idea de la posibilidad de lanzar un nuevo programa, al estilo del Fondo de Recuperación, que podría financiarse con bonos europeos.

Foto: El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. (EFE)

España apoya la idea, pero son muchos los Estados miembros para los que la idea del Fondo ya fue difícil de aceptar en 2020 y que ahora se muestran muy escépticos respecto a esta idea. Incluso fuentes europeas, que suelen ser siempre muy entusiastas respecto a estos proyectos, han recomendado cautela y han hablado de ejecutar primero el Fondo de Recuperación. Una fuente diplomática española señalaba en los márgenes del encuentro que “parecería positivo darle continuidad” al Fondo, pero admite que se trata de un debate incipiente.

Los líderes europeos, que se reúnen este jueves y viernes en Versalles (Francia), han seguido intentando calibrar la respuesta europea a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Cuando el pasado 24 de febrero Moscú dio la orden de agredir a su país vecino, todo el tablero europeo saltó por los aires, y desde entonces la Unión trata de encontrarse el pulso, saber dónde está, cómo actuar, qué pasos seguir. Trata de hacer pie en un terreno desconocido. En palabras de Emmanuel Macron, presidente francés, el ataque ruso “va a llevar a redefinir completamente la arquitectura de Europa”.

Ucrania Unión Europea Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda