¿EXPRÓPIESE?

Las recetas de la izquierda anglosajona con las que España no se atreve… aún

En las últimas campañas electorales estadounidenses o inglesas se han puesto sobre la mesa medidas que en España se han debatido poco. Analizamos las más interesantes

Foto: Así lo hacemos en Labour. (Foto: Borja Puig/PSOE)
Así lo hacemos en Labour. (Foto: Borja Puig/PSOE)

Radicales contra "reparadores". Ese es el maniqueo marco en el que 'The Economist' ha situado las primarias demócratas estadounidenses. Como era previsible, situándose del lado de los moderados "reparadores", Pete Buttigieg y Joe Biden. En el bando de enfrente, los "radicales", Bernie Sanders y Elizabeth Warren, acusados de desconfiar del libre comercio y de dinamitar el equilibrio económico dando barra libre al trabajador.

Al igual que ocurrió con Jeremy Corbyn hace unos meses, es posible que parte de los programas de Sanders o Warren puedan resultar audaces incluso para la izquierda europea. Un coco antiliberal en un ámbito, el anglosajón, mucho más desregulado que el europeo. ¿Nacionalizaciones? ¿Control de la banca? ¿Universidad gratuita? ¿Medidas como la renta básica universal, de la que Podemos se deshizo muy pronto?

Los partidos socialdemócratas han vuelto a medidas más de izquierda que no defendían desde hace décadas

Como explica Marga Ferré, presidenta de la FEC (Fundación de la Europa de los Ciudadanos), dependiente de Izquierda Unida, "lo curioso no son tanto las medidas de la izquierda radical, porque solemos tener muy buenos programas en cuanto a la defensa de derechos, Estado de bienestar y de los trabajadores y capas populares; lo curioso es que partidos socialdemócratas o social-liberales hayan vuelto a las medidas más de izquierda, que no defendían desde la tercera vía de Tony Blair, o los años 70 en el caso de Sanders". Ahí está el truco: si son medidas tan en apariencia radicales es porque emergen de un modelo mucho más desprotegido, que poco a poco converge con la realidad europea.

La implantación esta semana de la tasa Google y la tasa Tobin, los dos primeros hitos en la política fiscal del PSOE-UP, ha abierto la puerta a medidas de mayor atrevimiento en un fruto. ¿Cómo encajan estas otras propuestas en el marco español?

Nacionalizaciones

La nacionalización de servicios estratégicos como el agua, la energía, la electricidad o el ferrocarril fue uno de los pilares de la compaña de Jeremy Corbyn. La hemeroteca ha recordado que Sanders defendió la expropiación de la industria energética. Pero, como recuerda Ferré, "el programa de Corbyn es una respuesta a la ola neoliberal que arrasó con las empresas públicas británicas desde Margaret Thatcher".

Hay que entender muchas propuestas como una reacción a la desregulación de los años 80. (EFE/STR)
Hay que entender muchas propuestas como una reacción a la desregulación de los años 80. (EFE/STR)

En España el alcance de las nacionalizaciones propuesto por IU se ha limitado, sobre todo, a dos sectores estratégicos: la banca, "a través de la reconversión en banca pública a través del ICO de las entidades rescatadas de la crisis"; y un sector público energético. Aquí, como recuerda la que fuera secretaria de programas de IU, su partido difería con Podemos. Mientras estos planteaban la creación de una empresa pública de energías renovables, IU lo hacía con la nacionalización de sectores como el minero.

Ferré cree que este tema no abandonará la agenda de los partidos europeos: "Tras años de neoliberalismo y tras la constatación de la necesidad de estados fuertes que pongan límites a los desmanes de la economía globalizada concentrada en pocas empresas, el tema de las empresas públicas va a seguir tomando protagonismo en la izquierda europea".

Representación sindical

Una de las propuestas más llamativas de los programas de Sanders y Warren es la protección de los trabajadores a través de un refuerzo de la representación sindical. Sanders propone un 40% de representación en los consejos de administración, Warren eleva el porcentaje hasta el 45%. Ferré recuerda que el sistema europeo es muy diferente al americano, donde "la protección sindical es mínima": "En Europa Occidental el sistema garantiza la representación sindical y la cobertura universal de los acuerdos alcanzados de forma tripartita".

La representación del trabajador en consejos de administración nació en el plan Meidner y de ahí pasó a los sindicatos españoles

Como recuerda Roy William Cobby, doctorando en humanidades digitales especializado en desarrollo del King's College, la representación en consejos de administración es una medida que formó parte del plan Meidner sueco de los años 70 de socialización del capital, y de ahí, se trasladó a los sindicatos españoles. "Influyó mucho el programa económico de John McDonnell en las elecciones de 2017 y 2019", añade en referencia al político laborista. "La legislación europea en principio no lo impide, pero en España no existe tal conexión o rol de los sindicatos en regular la economía, por lo que su aplicación sería complicada".

Para Cristina Manzano, directora de 'Esglobal' (antigua 'Foreign Policy'), el mayor desafío sindical hoy es "la caída en las afiliaciones". "En la revitalización que pretenden políticos como Sanders o Corbyn buscan recuperar el papel del sindicato como defensor y garante de los derechos de los trabajadores, pero es difícil si no hay una reforma radical de la relación trabajador-empresa", añade. "Veo difícil que esta propuesta se pueda trasladar tal cual a Europa".

Lo que resulta más interesante para Ferré es el traspaso de un 20% de acciones a fideicomisos para los trabajadores propuesto por Sanders, semejante a la cuota de acciones de los sindicatos alemanes y que, de nuevo, "es una propuesta fantástica para el modelo americano en el que los trabajadores tienen muy poca protección". IU, añade, ha defendido la participación directa de trabajadores en la gestión empresarial, pero no ha desarrollado el modelo.

Impuesto a los superricos

Los programas de los candidatos "radicales" americanos dedican una gran cantidad de tiempo y esfuerzo a atajar la desigualdad económica. Una de las medidas más recurrente es el impuesto a las grandes fortunas, por ejemplo, gravando las rentas del capital. Warren ha hablado de un "impuesto a la riqueza" de dos céntimos por cada dólar de patrimonio de un particular que supere los 50 millones de dólares.

Warren ha propuesto sustituir los subsidios a la agricultura por un programa que garantice que los precios no están por debajo del coste de producción

Como recuerda Manzano, las fórmulas de fiscalidad que se utilizan en Europa "son más progresivas". "La diferencia fundamental es que la desregulación ha permitido que en EEUU se generen unas disparidades abismales", añade. "En Europa también las hay, pero las diferencias son menores". La clave, en su opinión, se encuentra en implantar una fiscalidad progresiva que permita "tasar a cada cual en función de sus ingresos y de lo que aporta a la sociedad".

En la misma línea se manifiesta Ferré, que recuerda que el objetivo es "la progresión completa del sistema". "Nuestra propuesta es la de la reforma completa del sistema fiscal, muy devaluado en beneficio de los ricos en los últimos 30 años", añade. "Que los ricos paguen más es tan obvio que da vergüenza que no lo hagan".

Garantizar los precios del campo

En mitad de las reivindicaciones de los agricultores españoles, puede resultar llamativo que Warren haya propuesto revitalizar la economía rural sustituyendo los subsidios por un nuevo programa público de suministro que garantice los precios al menos al nivel del coste de producción, que implicaría que el Estado almacenase los excedentes para estabilizar el mercado.

Protesta de agricultores en Almería. (EFE/Carlos Barba)
Protesta de agricultores en Almería. (EFE/Carlos Barba)

Una medida impopular, por contradecir los principios del libre mercado, y difícilmente aplicable a España. "Los precios son totalmente artificiales aquí porque tenemos una Política Agrícola Común (PAC) que lo subvenciona todo", recuerda Manzano. Ferré añade que su partido sí propuso la modificación de la PAC "para una ley de precios justos y de trazabilidad de precios". "En Europa, el problema es la PAC, nuevamente una norma comunitaria que, aunque proteccionista, está terriblemente mal diseñada en beneficio de las grandes explotaciones", añade. "Es una medida que tarde o temprano habrá que tomar".

Manzano llama la atención sobre la entrada en campaña de los precios del campo, en concreto por el sentimiento de traición de muchos productores de soja y etanol hacia Trump. "La guerra comercial con China que le está impidiendo exportar soja y la retirada de ayudas al etanol al poner todos los huevos en la industria petrolera está generando mucho desapego entre el votante", añade. Una posible fuga en el casco del candidato republicano.

Educación infantil y universidad gratuita

Como ya contamos, la gratuidad de la universidad a nivel nacional puede convertirse en una de las medidas sociales del gobierno socialista, especialmente en las regiones más pobres. La situación es completamente diferente en EEUU, donde la deuda estudiantil ya supera los 1,5 billones de euros y Sanders ha propuesto la fórmula como una posible solución. Una medida que, como recuerda Cobby, es habitual que se critique como "una subvención en la práctica a los hijos de las clases medias, que son los que normalmente realizan estudios superiores".

Con la educación infantil universal el debate no es sobre la medida en sí, sino sobre a qué se da preferencia

La pregunta es si, como ocurría en el caso de la reforma del Sistema Nacional de Salud propuesto por los laboristas, la medida llevaría ligada una expansión conjunta de todo el sistema educativo. Otra propuesta paralela es la Educación infantil universal, que ya se ha planteado en algunas regiones españolas como Madrid, ligada a la conciliación familiar, y que forma parte del próximo proyecto de ley educativa de PSOE-UP. "Es algo que muchos ayuntamientos como el de Londres ofrecían hasta la llegada de Thatcher", recuerda Cobby.

Manzano recuerda que, al igual que en otras propuestas, el debate no se encuentra tanto en la medida en sí como en su viabilidad. La pregunta es, por lo tanto, cómo se financia y a qué se da preferencia. "Lo que vemos en las universidades americanas se puede aplicar a otros sectores, porque el tamaño del Estado es mínimo y las políticas de los últimos años lo han encogido aún más, por lo que para ellos es muy radical plantearse este tipo de cosas", añade. "No es implanteable en España, la pregunta es cómo lo financias".

Leyes antimonopolio

La tasa Google es uno de los primeros pasos en la batalla contra la concentración de capital y poder de unas grandes tecnológicas que también forman parte de la agenda americana. Warren, desde el Senado, es la principal punta de lanza en EEUU. "La idea sería 'romper' Google y Facebook para aumentar la competencia", recuerda Cobby. "En la UE estas políticas las decide la comisaria correspondiente". La alternativa en países como Reino Unido pasa por la creación de "entidades públicas de datos que pudiesen competir con firmas privadas para eventualmente hacerlas irrelevantes", una propuesta del 'think tank' Common Wealth.

Elizabeth Warren, en el Senado de EEUU. (EFE/Michael Reynolds)
Elizabeth Warren, en el Senado de EEUU. (EFE/Michael Reynolds)

"El debate está en la mesa, en un doble sentido", añade Manzano. "Por una parte está la necesidad de fragmentar las grandes tecnológicas, tanto americanas como chinas con un gran respaldo del Estado, y por otra la de tener grandes tecnológicas, que ha provocado que muchas voces pidan que se relajen en Europa las leyes antimonopolio para poder competir".

Semana laboral de cuatro días

Llega la hora de enumerar algunas de las propuestas de Corbyn, uno de los que más globos sonda lanzó, aunque algunos se deshinchasen rápidamente. Es el caso de la jornada laboral de cuatro días que no llegó al programa final del laborista y que, como recuerdan los expertos, no está tan lejos de la reducción que se concretó en Francia con la jornada de 35 horas de Martine Aubry.

Corbyn propuso la creación de un laboratorio público para producir versiones asequibles de medicamentos y luchar contra el desabastecimiento

"Se trata de adaptar los tiempos de trabajo para poder dar más empleo a más gente, algo que funciona sobre el papel pero sabemos que no funciona en la práctica, porque la jornada de 35 horas no consiguió generar el equivalente en puestos de trabajo", recuerda Manzano. ¿Un brindis al sol? "Sí, pero podría ser un debate en la mayoría de países sin ningún problema. Otra vez, siempre que lo puedas financiar".

Transporte público

Gran parte de las estrategias medioambientales como el 'green new deal' de Alexandria Ocasio-Cortez pasan por un "derecho a la movilidad" que se concreta en medidas como el transporte público gratuito, enmarcado en una "agenda progresista de servicios públicos universales", recuerda Cobby.

Un tratamiento de 'shock' en un país como EEUU donde el transporte público está mucho menos desarrollado que en Europa, con infraestructuras ruinosas y escaso o nulo apoyo público. Aunque no sea totalmente gratuito salvo en Luxemburgo o ciudades como Tallín, en Europa el transporte público está mucho más subvencionado.

El metro en EEUU no es una maravilla. (EFE/Kena Betancur)
El metro en EEUU no es una maravilla. (EFE/Kena Betancur)

De nuevo, no se puede tener todo. "¿Hasta qué punto el estado puede ofrecer servicios públicos absolutamente gratuitos?", se pregunta Manzano. "Puede, por ejemplo, que se plantee el debate entre la educación infantil gratuita o el transporte: hay que elegir qué beneficia más a la gente". Otro dilema semejante es el de la transición ecológica, que puede requerir de subvenciones al coche eléctrico para acelerar el acceso. "¿Pero puede ser gratuito? Yo creo que no".

Farmacéutica estatal

Otra de Corbyn, que propuso la creación de una compañía pública con el objetivo de producir versiones asequibles de los medicamentos más caros para el sistema nacional de salud y luchar contra el desabastecimiento. Una medida de calado ante la cual la industria farmacéutica adujo que dañaría la investigación y pondría en riesgo a los laboratorios más pequeños.

Andrew Yang ha propuesto una renta mensual de 1.000 dólares a los mayores de 18 años

Es tocar en un punto muy crítico, recuerda Manzano. "También proponía nacionalizar la banca y son pasos que veo difíciles, no solo por la oposición que se iba a encontrar en sectores críticos, sino porque hay que tener en cuenta la capacidad del Estado para gestionar determinadas cosas". No cree que aporte lo suficiente como para entrar en el debate europeo, aunque formase parte de los programas electorales de IU o de Más Madrid. Juan Manuel Freire, portavoz de Sanidad del PSOE en Madrid, tampoco descartó "una empresa o varias organizaciones públicas que garanticen el acceso a los medicamentos de los ciudadanos".

Renta básica universal

Una de esas propuestas estrella de los primeros tiempos de Podemos que se quedaron por el camino y que, sorprendentemente, ha reaparecido en la campaña demócrata de manos del emprendedor tecnológico Andrew Yang, que ha propuesto una renta mensual de 1.000 dólares.

"En el fondo, lo que quiere es que la gente no se quede atrás a la hora de competir en un mundo robotizado, lo que está muy ligado a su sector de actividad", explica Manzano. "No es nuevo en Europa ni mucho menos, pero me sorprende que se proponga en el otro lado del Atlántico como medida estrella de una campaña, aunque sea un candidato que no vaya a tener mucho recorrido". Tal vez, una medida para llamar la atención antes de recoger carrete y volver al confortable terreno de lo conocido.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios