PARÓN ANTE EL NUEVO CONVENIO COLECTIVO

Las educadoras se hartan de ser pobres y llevan a la huelga a la mitad de guarderías

Cerca de 80.000 trabajadoras de educación infantil sobreviven con el salario mínimo interprofesional. Este martes, CCOO convoca una huelga del sector con un apoyo masivo

Foto: Guardería municipal Els Colors, en Manlleu, Barcelona. (RCR)
Guardería municipal Els Colors, en Manlleu, Barcelona. (RCR)

Casi la mitad de los educadores infantiles en España son literalmente pobres. Así lo dice su salario: 837 euros de base más un complemento de 43 euros. Total: 880 euros al mes por estar ocho horas en el aula educando y cuidando a bebés y niños en una etapa esencial para su desarrollo, a las que se suman incontables horas no remuneradas de trabajo en casa. Se trata de los profesionales del primer ciclo de infantil (de cero a tres años) que trabajan en escuelas privadas o públicas de gestión indirecta a cargo de una empresa. En total, unas 80.000 personas, mujeres el 95% de ellas, a punto de quebrar económica y mentalmente. Este martes, irán a la huelga por unos salarios dignos.

Decenas de miles de padres se verán ante la tesitura de qué hacer con los más pequeños ante la falta de educadoras, si bien muchas comunidades autónomas han fijado servicios mínimos ante la avalancha de trabajadoras que quieren secundar la huelga. Las escuelas infantiles totalmente públicas (55% del total en España) no están convocadas a este parón, así como tampoco las concertadas, que se rigen por otro convenio, aunque no se descarta que alguna docente se solidarice con sus colegas de las privadas.

El nuevo convenio de las escuelas infantiles privadas y públicas de gestión indirecta fija un sueldo de 930 euros

Tamara es una de las 80.000 trabajadoras afectadas. Lleva 11 años metida en las aulas como educadora infantil y este martes se quedará en casa. Es su forma de presionar a la mesa de negociación del nuevo convenio colectivo, que está a punto de rubricar una remuneración de 930 euros para los próximos años. El actual convenio se firmó en 2010 y los salarios llevan siete años congelados. Es decir, que fácilmente estas mujeres, tituladas universitarias la mayoría, tienen ante sí la perspectiva de cobrar el salario mínimo interprofesional (SMI) hasta el año 2025 por lo menos.

Un 45% de todas las escuelas infantiles están llamadas a la huelga. (D. B.)
Un 45% de todas las escuelas infantiles están llamadas a la huelga. (D. B.)

“Ya no puedo más. He aguantado muchos años por vocación, pero estoy pensando en cambiar de sector. Tener un trabajo no cualificado en el que me paguen igual o más y tenga menos responsabilidad y presión. Es imposible hacer un plan de vida con estas condiciones. Cobro 12.600 euros, es decir 1.050 euros brutos en 12 pagas, exactamente el mínimo legal”, confiesa Tamara, que a sus 33 años no se puede permitir pensar en tener hijos porque no sabe con qué dinero iba a criarlos.

Sin embargo, sus preocupaciones son mucho más urgentes que pensar en un hijo. Cada fin de mes, Tamara y su pareja tienen que hacer malabares para pagar el alquiler y la comida sin pedir prestado a sus familiares. No siempre lo consiguen. “Es habitual que tengamos que pedir ayuda a pesar de que trabajamos los dos. Y eso que vivimos en Torrejón de Ardoz con un alquiler de 600 euros. Hemos hecho cálculos y no podríamos pagar un alquiler más cerca de Madrid”.

Comisiones Obreras (CCOO) ha convocado esta huelga ‘in extremis’, solo un día antes de que las patronales CEOE y Cepyme y el sindicato UGT estampen su firma y pongan fin a dos años de negociaciones para aprobar el XII Convenio Colectivo de Centros de Asistencia y Educación Infantil. “Según la Carta Social Europea, el 90% de las trabajadoras del sector pueden ser consideradas como pobres. Su retribución apenas supera el salario mínimo interprofesional y no alcanza el 60% del salario medio nacional”, protesta CCOO.

Muchas guarderías ya han pedido por carta a las familias que busquen una alternativa para sus hijos este martes. Particularmente en Galicia la huelga puede ser un auténtico golpe, ya que no se han establecido servicios mínimos y muchas guarderías directamente no abrirán sus puertas. Por contra, hay varias escuelas que han amenazado a sus trabajadoras con consecuencias laborales si secundan el paro.

"Según la Carta Social Europea, el 90% de las trabajadoras del sector pueden ser consideradas como pobres", protesta CCOO

Pedro Ocaña, responsable de servicios socioeducativos de este sindicato, califica de “abuso” el nuevo convenio: “Lo que van a firmar es perpetuar la pobreza laboral de los educadores sociales. Es un sector muy vulnerable, porque está altamente feminizado, tiene poco reconocimiento social, porque la mayoría de la gente sigue pensando en ellas como cuidadoras de niños en lugar de educadoras, y también porque muchas de ellas trabajan en centros que solo imparten el primer ciclo de infantil, por lo que quedan aisladas, sin contacto ni apoyo de los profesores de otros ciclos educativos”.

Un niño adorna un árbol de Navidad en una escuela infantil. (EFE)
Un niño adorna un árbol de Navidad en una escuela infantil. (EFE)

La precarización de las guarderías privadas es sistémica. Una educadora infantil o una maestra con titulación universitaria no puede dar plantón a una escuela abusiva y marcharse a otra mejor porque todas son prácticamente iguales. La única alternativa sería opositar por una plaza en escuela pública, pero apenas hay convocatorias en las distintas comunidades autónomas y las vacantes se van cubriendo con las bolsas de personal laboral que ya trabaja en los centros públicos.

“Lo normal es que te contraten con una categoría inferior a la tuya. Yo soy maestra titulada, pero en mi contrato estoy como educadora infantil [titulación superior de FP]. Las educadoras son contratadas como auxiliares. Hasta la directora de la escuela está contratada como maestra para cumplir la legislación en cuanto al número de maestros por aula, pero ella en realidad ejerce de directora y somos las educadoras las que hacemos de maestras. Esto es muy habitual. También es normal que te despidan en junio y te contraten en septiembre. Y por supuesto, que tengas que preparar todas las clases e informes en casa, ya que las ocho horas diarias debes de estar en el aula con los niños, no hay tiempo para organizar nada”, resume Tamara.

La trampa es lógica. Por convenio, una maestra ha de cobrar 1.343 euros brutos, casi 500 euros más que una educadora. Así que los contratos se manipulan de forma ilegal. “Es humillante que profesionales con tanta responsabilidad sobre la educación de miles de niños en España cobren el mismo salario que un trabajador sin cualificación ni responsabilidad”, protesta Ocaña.

Unos 80.000 educadores tienen condiciones laborales muy precarias. (D. B.)
Unos 80.000 educadores tienen condiciones laborales muy precarias. (D. B.)


Aguantar por vocación

Las educadoras infantiles admiten que no tiran la toalla por amor a su trabajo. Ainhoa lleva 13 años en las aulas y aguanta porque educar y cuidar niños ha sido siempre su vocación. Es licenciada en Pedagogía y cobra 880 euros al mes como falsa educadora infantil, porque en realidad ejerce todas las funciones de una maestra. “Me preocupa no ser capaz de dar el salto a otro sector, porque toda mi vida laboral la he dedicado a esto. Y opositar por una plaza es una locura, casi no hay vacantes”, resopla. Ainhoa tiene 34 años y vive sola en un piso minúsculo a 40 kilómetros de su trabajo en Madrid. Igual que Tamara, ha intentado y luego desistido alquilar un piso más cerca de la capital.

Pocos padres sospechan que los 400 o 500 euros al mes que pagan en la escuela infantil de sus hijos no dan para pagar un salario digno a las trabajadoras

“En cuanto cobro, todo mi salario se va. Voy al supermercado muy poco y compro cosas básicas. Sin la ayuda de mis padres, ni siquiera podría llenar la nevera”, admite Ainhoa. Ninguno de los padres de los 15 niños que ella cuida y educa en su aula saben que la maestra vive en unas condiciones económicas tan precarias. De hecho, pocos padres se plantean que los 400 o 500 euros al mes que pagan a la escuela infantil de sus hijos no dan para pagar un salario digno a las trabajadoras.

Pese a todo, las guardarías privadas, las públicas con gestión indirecta y las concertadas ganan terreno frente a las 100% públicas. Nadie espera que la huelga de hoy, para la que la mayoría de comunidades autónomas ha fijado servicios mínimos que evitarán el caos en muchas familias, paralice la firma del nuevo convenio este miércoles. “Al menos nos hemos unido y la gente sabe que ya no podemos más. Ojalá este sea el primer paso”, se consuela Tamara.

Educación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios