Parece el argumento de una serie de ciencia ficción. Las abarrotadas playas de Río de Janeiro se vacían y se pide a los rezagados que se confinen en sus casas ante la llegada de un enemigo invisible que se llama coronavirus. En capítulos anteriores, en Europa, lo impensable: Venecia desierta y sin carnaval. Y después Italia, España, Francia. Las aulas vacías, se acabó el ocio, hasta pasear libremente por las calles: la vida casi paralizada. Una a una, se han ido derrumbando nuestras certezas. Sin celebraciones de Semana Santa, la incertidumbre ante una nueva crisis económica nos impide hacer planes de cara al verano o más allá. La Eurocopa de junio, que en sesenta años nunca había faltado a su cita, se aplaza a 2021. Entre las doce sedes del torneo, Bilbao. Hoy también se han aplazado la Copa América de fútbol y Roland Garros. Y, sin embargo, el COI cree que para el inicio de los Juegos de Tokio, el 24 de julio, todo habrá vuelto a ser casi como antes.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios