Es noticia
Menú
Semiconductores: los fabricantes priorizan los coches eléctricos y retrasan más el resto
  1. Motor
  2. Industria
A pesar de que usan 2,3 veces más chips

Semiconductores: los fabricantes priorizan los coches eléctricos y retrasan más el resto

De acuerdo con datos de Arval, las entregas de vehículos eléctricos son ahora un 20% más rápidas que un año antes, mientras que los híbridos se retrasan un 20% y el resto, un 40%

Foto: A pesar de la escasez de semiconductores, las entregas de coches eléctricos se han agilizado. (Citroën)
A pesar de la escasez de semiconductores, las entregas de coches eléctricos se han agilizado. (Citroën)

Arval, una compañía de BNP Paribas Group especializada en renting de vehículos de servicio completo y nuevas soluciones de movilidad que cuenta con 1,5 millones de vehículos financiados en todo el mundo, acaba de poner en marcha su campaña 'The Journey Goes On #2' para apoyar a sus clientes ante la escasez de semiconductores y los largos plazos de entrega. Hace ahora casi dos años, en mayo de 2020, Arval ya lanzó su campaña 'The Journey Goes On #1', destinada en aquella ocasión a facilitar que los empleados pudieran regresar a las oficinas utilizando soluciones de movilidad seguras y flexibles ante la pandemia provocada por el Covid-19.

Una emergencia de salud que se ha solapado con el que, sin duda, es el principal desafío actual para la industria automovilística: el insuficiente abastecimiento de chips o semiconductores desde Asia, origen del 75% de la producción mundial de estos pequeños dispositivos. En su análisis de la situación, Eduardo Lahoz, responsable de Arval Consulting, recuerda que la pandemia está realmente en el origen del problema, pues los confinamientos ralentizaron e incluso detuvieron la producción en muchas fábricas de automóviles, lo que también redujo la demanda de chips, justo cuando creció paralelamente el consumo de aparatos domésticos al aumentar el tiempo de permanencia en los hogares y las necesidades de conectividad, lo que derivó los chips hacia la fabricación de ese otro sector. Además, los semiconductores de mayor tamaño, que son los utilizados habitualmente en los automóviles, son los mismos vinculados a la boyante tecnología 5G, lo que agrava la situación.

En cuanto al futuro inmediato, Arval cita una previsión de IHS Markit que reduce la producción mundial de vehículos ligeros en 2022 a 82,6 millones, un 9,3% menos que en 2021, mientras que para 2023 volvería a crecer hasta 92 millones de unidades. Es decir, persistirá la escasez de oferta de vehículos en relación a la demanda durante este año, y eso supone un problema para gestores de flota como Arval, que deben abastecer de vehículos a los clientes en el momento que toca renovar. Además, la solución no es sencilla, barata ni rápida, pues se estima que la inversión en investigación y desarrollo para que una región como la europea fuese autónoma en la producción de semiconductores debería ser seis veces mayor que la actual. Y con un detalle importante: China es actualmente el principal proveedor de 9 de las 17 tierras raras empleadas en la fabricación de semiconductores.

Además, Arval adquiere tal cantidad de vehículos para destinar al renting que sus datos sobre los retrasos en la entregas ocasionados por la 'crisis de los chips' resultan especialmente relevantes, y de su comparación entre los periodos de entrega del tercer trimestre de 2021 y los del primer trimestre de 2020, cuando no había aún problema de suministro, se desprende un hecho llamativo: los vehículos completamente eléctricos se están entregando ahora, de media, un 20% antes, mientras que los vehículos de mecánica híbrida llegan a sus clientes un 20% más tarde que un año antes y los de propulsión convencional, ya sean de gasolina o diésel, acumulan un retraso medio del 40%, alcanzándose casos extremos de 12 meses de espera.

La mayor celeridad en las entregas de los eléctricos resulta sorprendente porque estos vehículos utilizan muchos más semiconductores que los coches con motor de combustión. De media, 2,3 veces más, pues si un vehículo de gasolina o diésel tiene aproximadamente 1.000 chips, un coche eléctrico puede superar los 3.000 semiconductores, lo que pondría de manifiesto que los fabricantes están priorizando las entregas de eléctricos, entre otras razones, para cumplir las exigencias referentes a emisiones, ya que la Unión Europea mantiene un sistema de potenciales multas millonarias a las marcas, en función de las emisiones homologadas de los coches que matriculan.

Cuatro soluciones según Arval

Con esos datos en la mano, y constatando que la situación puede dilatarse en el tiempo, su nuevo programa 'The Journey Goes On #2' hace cuatro propuestas a los clientes de Arval para que puedan estrenar coche en el momento que, por contrato, toca renovarlo. La primera recomendación es iniciar el proceso de renovación de los vehículos al menos nueve meses antes de su vencimiento, con el objetivo de que pueda recibir el vehículo deseado en el momento correcto, y de esa forma reducir al máximo la posible interrupción de las operaciones y de los objetivos de financiación y sostenibilidad.

En segundo lugar, la compañía de renting anima a que el cliente se replantee la estrategia de contratación, abriéndose a nuevas marcas para completar su flota de vehículos ya que no todos los fabricantes sufren los mismos retrasos en las entregas. Del mismo modo, Arval propone que se revisen a la baja los equipamientos de los vehículos, pues algunas marcas están reduciendo la dotación de sus coches para agilizar la producción, y en ocasiones esos elementos eliminados coinciden con equipamientos que algunas fliotas exigen como imprescindibles. Y como parte del replanteamiento propuesto, en Arval estiman que la nueva situación es ideal para acelerar la transición energética de la flota, pues los coches eléctricos llegan antes pero con el retraso suficiente para instalar la infraestructura de recarga necesaria en el centro de trabajo o en el hogar. Al respecto, la empresa de renting cree que los incentivos fiscales y ayudas, como el Moves Grandes Flotas, pueden ser la clave para ajustar el TCO, o coste total operativo. En este sentido, desde Arval recuerdan que en los híbridos enchufables, por ejemplo, siempre es más económico instalar un cargador de electricidad para aumentar el uso sin emisiones que no hacerlo y pagar el sobreprecio del combustible por el consumo extra de esos coches si solo se usa gasolina o gasóleo.

placeholder La telemetría en los vehículos puede traducirse en un gran ahorro de combustible en una flota de empresa.
La telemetría en los vehículos puede traducirse en un gran ahorro de combustible en una flota de empresa.

La tercera propuesta del programa 'The Journey Goes On #2' pasa por revisar el coste total de propiedad y los contratos, pues los precios de los nuevos vehículos están aumentando y probablemente seguirán haciéndolo, y los descuentos de los fabricantes también se han reducido por la ley de oferta y demanda. Una solución sería identificar aquellas partidas en las que todavía hay margen de ahorro, pero Arval también propone verificar que la duración de los contratos está en línea con el uso de la flota, de manera que en aquellos vehículos con menor kilometraje del previsto pueda ampliarse el tiempo de posesión, generando un ahorro sin necesidad de aumentar el kilometraje en relación al inicialmente contratado.

Por último, y como factor decisivo de ahorro, Arval propone apostar por las llamadas flotas conectadas, pues los servicios de telemetría permiten gestionar mejor la utilización de los vehículos, ya que los datos en detalle sobre el comportamiento del conductor pueden traducirse en un beneficio muy alto debido al elevado coste actual de los combustibles o la electricidad, una partida que ahora supone de media un 30% del TCO. Una telemetría que también puede ayudar a reducir la siniestralidad y, por consiguiente, los costes de reparación.

Arval, una compañía de BNP Paribas Group especializada en renting de vehículos de servicio completo y nuevas soluciones de movilidad que cuenta con 1,5 millones de vehículos financiados en todo el mundo, acaba de poner en marcha su campaña 'The Journey Goes On #2' para apoyar a sus clientes ante la escasez de semiconductores y los largos plazos de entrega. Hace ahora casi dos años, en mayo de 2020, Arval ya lanzó su campaña 'The Journey Goes On #1', destinada en aquella ocasión a facilitar que los empleados pudieran regresar a las oficinas utilizando soluciones de movilidad seguras y flexibles ante la pandemia provocada por el Covid-19.

Compraventa Industria automóvil Producción industrial Desarrollo sostenible Movilidad del futuro
El redactor recomienda