dejará de operar a principios de 2020

La guerra al diésel y el problema del Brexit echan a Infiniti de Europa

Se retira de este mercado en 2020 y también se paralizará la producción del único modelo fabricado en Europa de la marca, el Q30, y su variante todocamino, el QX30

Foto: Vehículos Infiniti. (Reuters)
Vehículos Infiniti. (Reuters)

En las últimas semanas, empezaba a correr el rumor de que Infiniti, la marca de coches de lujo de Nissan, iba a abandonar el mercado europeo. Ahora se ha hecho el anuncio oficial por el que se retiran de este mercado en 2020 y también se paralizará la producción del único modelo fabricado en Europa de la marca, el Q30, y su variante todocamino, el QX30. Ambos modelos hasta ahora se hacían en la planta de Nissan en Sunderland, Reino Unido.

Infiniti puso en marcha hace ya una década un ambicioso plan para reforzar sus operaciones tanto en Europa como a nivel mundial. Hasta ese momento, sus ventas se centraban casi de manera exclusiva en Estados Unidos, aunque los vehículos se fabricaban en Japón.

Fue entonces cuando se puso en marcha un ambicioso plan de globalización con el que se buscaba vender una gama de productos más interesante en todos los mercados y no solo en el norteamericano. De los modelos de tipo todocamino grandes y con motores V8 de elevado consumo se pasó a versiones más pequeñas con motores V6 de gasolina e incluso alguna variante diésel. Todo ello para poder competir en el mercado europeo.

Fruto de esta globalización y de la puesta en marcha de nuevas factorías, se crearon nuevos modelos más acordes con los gustos europeos e internacionales. Fruto de esta europeización fueron el Q30, un modelo del segmento compacto que por primera vez ofrece un motor diésel de origen Mercedes, y su variante el QX30, con estilo más tipo todocamino.

Y también llegó una berlina media, el Q50, un modelo comparable con el Serie 3 de BMW o el Mercedes clase C. Pero el modelo de Infiniti aportaba un estilo diferente y una gran exclusividad. Tanto el Q30 como el Q50 se empezaron a ofrecer con conversiones diésel con las que la marca pudo competir en igualdad de condiciones en el mercado europeo.

La situación límite que se ha creado, y que supone su salida de Europa, se debe al Brexit. Esta polémica salida de Reino Unido de Europa ha hecho que Honda haya decidido abandonar su fábrica de Reino Unido y que el resto de fabricantes instalados en las islas se esté planteando su situación.

En el caso de Infiniti, teniendo en cuenta que su modelo más vendido, el Q30, se fabricaba en la planta de Nissan, ha hecho que la decisión sea bastante fácil. Dejar de fabricar el coche puesto que es un modelo que se vende básicamente solo en Europa.

Además, el otro problema que ha tenido Infiniti ha sido el de los motores diésel. La marca japonesa nunca había tenido versiones movidas por este tipo de motorizaciones, pero el interés por entrar en el mercado europeo obligaba a su desarrollo en la gama. Ahora, al decidir salir de Europa, ya no tienen sentido estas motorizaciones que solo se venden en el viejo continente.

El futuro de Infiniti pasa ahora por centrarse en sus mercados de mayor crecimiento, los de Estados Unidos y China, donde la marca crece con mucha fuerza. También continuarán en Japón, en Corea o en la Europa del Este, donde este tipo de versiones de una marca de lujo exclusiva tiene una muy buena acogida.

En resumen, lo que ha echado a Infiniti de España y el mercado europeo ha sido la guerra absurda que se ha planteado a los motores diésel modernos de última generación y la idea, no menos absurda, de los ciudadanos ingleses de separarse de la Unión Europea. Con ello, también han decidido poner en riesgo una industria que era muy importante para la economía del Reino Unido y que poco a poco se va desmantelando.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios