Una factoría en peligro

La planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona encara 2019, su año más incierto

El actual presidente director general de Renault en España es José Vicente de los Mozos. Esto es bueno para el futuro de la factoría, pues De los Mozos dirigió la factoría en el pasado

Foto: Planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. (Reuters)
Planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. (Reuters)

La planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona no vive su mejor momento. Está trabajando al 40% de su capacidad, lo que es muy bajo para el sector. Pero su futuro depende de tantos factores ajenos a la propia fábrica que no hay manera de saber qué ocurrirá con ella. La viabilidad de esta factoría, que ocupa a 3.500 trabajadores, es la patata caliente con la que está lidiando la 'consellera' de Empresa, Àngels Chacón. Pero poco puede hacer la Generalitat en una cuestión transnacional en la que cualquier acontecimiento en algún lugar lejano puede ser determinante para esta instalación fabril. No se le han asignado nuevos modelos, pero no es solo una cuestión de carga de trabajo, como reclaman los sindicatos. Se trata de un endemoniada crisis internacional y geopolítica en la que un mismo acontecimiento puede ser bueno y malo a la vez para Nissan Motor Ibérica.

Por ejemplo: el actual presidente director general de Renault en España es José Vicente de los Mozos. Esto es bueno para el futuro de la planta catalana, ya que De los Mozos dirigió la factoría en el pasado. Pero al mismo tiempo es malo, porque José Vicente de los Mozos es el hombre fuerte del presidente mundial de la alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn, que en este momento se encuentra detenido en una cárcel de Japón.

Nissan quiere mayor peso en la alianza mundial Renault-Nissan. Eso es bueno para la factoría de Zona Franca. Pero su pulso con Renault es malo, porque el presidente Emmanuel Macron puede querer garantizar el futuro de la plantas francesas, lo que resultaría negativo para una fábrica que está tan cerca de Francia como la de Barcelona. Hay que recordar que el Estado francés es el primer accionista de Renault, con el 15,1%, y tiene derecho a voto, mientras que Nissan, con el 15%, no puede votar en el consejo de la compañía gala. No es solo un pulso entre Nissan y Renault sino también entre dos países: Japón y Francia.

Lo mismo pasa con el Brexit. La planta de Nissan en Sunderland (Reino Unido) peligra por el Brexit, lo cual es bueno para el futuro de la factoría de Zona Franca. Pero si la negociación se alarga, eso sería malo para la factoría española. Uno de los objetivos sería conseguir robar producto a los británicos, por ejemplo, el nuevo Juke. Pero, de nuevo, todo está en el aire.

Nissan estuvo a punto de cerrarla y se salvó tras una oleada de fuertes manifestaciones con que los trabajadores de Nissan tomaron las calles

En 2008, esta misma fábrica ya estuvo en peligro. Nissan estuvo a punto de cerrarla y se salvó tras una oleada de fuertes manifestaciones con que los trabajadores de Nissan en la capital catalana tomaron las calles de la ciudad. Prácticamente hubo una manifestación a la semana durante meses.

Pero ahora el futuro de la factoría de Zona Franca depende mucho más del efecto mariposa —de cualquiera de esos factores en crisis— que del plan industrial que se llegue a presentar tras las elecciones sindicales en la factoría. Así, un acontecimiento muy lejano, como por ejemplo que pongan en libertad a Carlos Ghosn en Japón, puede resultar determinante para la planta española.

Efecto mariposa

Fuentes de la compañía advierten de que José Vicente de los Mozos se encuentra muy comprometido con la fábrica española. Además, en enero de 2018 fue nombrado presidente de Anfac, la patronal del sector. Un presidente de Anfac nunca ha cerrado una planta en España durante su mandato.

Nissan quiere hacer valer su tecnología, como por ejemplo sus equipos de baterías eléctricas, para ganar peso en el conjunto de su alianza con Renault

Sin embargo, si Nissan gana su pulso y consigue más poder en la alianza, que tiene sede en Ámsterdam —la matriz es la firma Renault-Nissan BV—, el actual cargo internacional de este ejecutivo español peligra, ya que además de sus responsabilidades para España ese año fue nombrado director de Fabricantes y Logística del grupo para toda Europa.

Nissan se siente perdedor

En la alianza internacional, que ha funcionado muy bien en términos de ventas globales gracias a modelos como el Qashqai, Nissan siente que toda la tecnología para el futuro del grupo la tienen ellos, ya que son los titulares de muchos productos vinculados al coche eléctrico. En cambio, no manda en Renault, mientras que los franceses controlan el 45% de Nissan y sí pueden votar en la junta de accionistas de los nipones.

Mientras, muy lejos de Tokio, una pequeña factoría en Barcelona está en vilo. Este año solo se fabricarán 78.000 unidades, en lugar de las 88.000 previstas, por la caída de ventas del 'pick-up' Navara. En junio pasado dejó de fabricar el Pulsar y desde entonces todo pende de un hilo. O, dado lo complejo de la situación internacional de Nissan, de múltiples hilos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios