Es noticia
Menú
La Fed está lejos de poder cantar victoria en su batalla contra la inflación
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
EL IPC SIGUE SIENDO PREOCUPANTE

La Fed está lejos de poder cantar victoria en su batalla contra la inflación

El banco central probablemente necesitará ver señales de que el mercado laboral se está relajando antes de frenar su campaña de endurecimiento

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los mercados subieron el miércoles cuando los datos mostraron que la inflación se enfriaba en julio, pero no es momento de que los inversores se relajen todavía: las circunstancias de los precios siguen siendo preocupantes.

El índice de precios al consumo subió un 8,5% con respecto al año anterior, según informó el miércoles el Departamento de Comercio, lo que supone una desaceleración con respecto al ritmo del 9,1% de junio y un poco por debajo de las expectativas. Esto se debió en gran medida al descenso de los precios de la gasolina. Según la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA, por sus siglas en inglés), el precio medio nacional de la gasolina normal sin plomo es ahora de 4,01 dólares el galón, frente a los 4,68 dólares de hace un mes. Los futuros de la gasolina han bajado aún más, lo que sugiere que se avecinan nuevos recortes de los precios al por menor.

Foto: Jerome Powell, presidente de la Fed. (Reuters/Elizabeth Frantz) Opinión

El IPC subyacente, que excluye los alimentos y la energía, subió en julio un 5,9% respecto al año anterior, al mismo ritmo que en junio. Los economistas —y los responsables políticos de la Reserva Federal— suelen centrarse más en las medidas de inflación 'core' porque saben que los precios de las materias primas pueden ser volátiles. Por supuesto, los precios de la gasolina no pueden ser ignorados, debido al enorme impacto que tienen en la psicología del consumidor y en las expectativas de inflación. Y si las expectativas se desbordan, se corre el riesgo de desencadenar una espiral de precios salariales como la de los años setenta.

Un informe del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, publicado el lunes, ha contribuido a animar el mercado al mostrar un fuerte descenso de estas expectativas: los consumidores ven ahora la inflación dentro de tres años en el 3,2%, por debajo del 3,6% que esperaban en junio. Es probable que esto tenga mucho que ver con el descenso de los precios en los surtidores. Es especialmente significativo porque los funcionarios de la Fed habían citado previamente la fuerte subida de las expectativas como razón para acelerar el ritmo de las subidas de tipos a incrementos de 0,75 puntos porcentuales desde 0,5 puntos.

Foto: EC.

Pero es fácil imaginar un escenario en el que los precios de la gasolina repunten, y con ellos los temores de los hogares a la inflación, por ejemplo, si se endurecen las sanciones a las exportaciones de Rusia. La otra clave para evitar una espiral de precios salariales se encuentra en el mercado laboral, y aquí no hay nada que tranquilice a la Fed, al menos no todavía. El informe del Departamento de Trabajo del pasado viernes fue un éxito, ya que mostró que la economía añadió 528.000 puestos de trabajo ajustados estacionalmente en julio. La buena salud del mercado laboral ayuda a explicar por qué otros componentes del IPC, como los costes de la vivienda, se mantienen firmes.

Por el momento, los inversores no parecen decidirse si la Fed optará por una subida de 0,5 puntos porcentuales o de 0,75 en su próxima subida de tipos del 21 de septiembre. Los mercados de futuros se inclinaron por una subida de 0,75 puntos tras el informe de empleo del viernes, pero ahora han cambiado de rumbo y suponen un 62,5% de probabilidades de una subida de solo medio punto, según la herramienta Fed Watch del CME Group.

Pero con la lectura del IPC subyacente de julio todavía demasiado alta, en el 5,9%, la Reserva Federal probablemente necesita ver algunas señales de que el mercado laboral se está enfriando antes de que pueda relajar el ritmo de las subidas.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Los mercados subieron el miércoles cuando los datos mostraron que la inflación se enfriaba en julio, pero no es momento de que los inversores se relajen todavía: las circunstancias de los precios siguen siendo preocupantes.

Reserva Federal Inflación Trabajo Gasolina
El redactor recomienda