Es noticia
Menú
Los cuellos de botella empeoran y la Fed de Nueva York duda de la subida de tipos
  1. Economía
INDICE DE PRESIÓN SOBRE LOS SUMINISTROS

Los cuellos de botella empeoran y la Fed de Nueva York duda de la subida de tipos

Mal de dato en abril sobre el funcionamiento de la cadena global de suministros. Se rompe una tendencia a la mejora iniciada en diciembre. Mientras, la Fed duda de que subir los tipos ataque las causas de la inflación.

Foto: Foto: Reuters/Tyrone Siu
Foto: Reuters/Tyrone Siu
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Malas noticias desde el frente de la inflación. Las interrupciones en las cadenas de suministros globales volvieron a crecer en abril. Se rompe así una tendencia a la normalización iniciada en diciembre de 2021 que pone nuevamente en jaque a la economía del planeta. El origen del problema vuelva a estar en China por la política de 'covid cero' impuesta por las autoridades de Pekín. A eso hay que sumar las tensiones geopolíticas y la guerra, que han bloqueado el uso del espacio aéreo en algunas regiones.

Los datos del Índice de presión de la cadena de suministros (GSCPI, por sus siglas en inglés), una estadística mensual que elebora desde enero la Reserva Federal de Nuerva York, aunque la serie arranca en 1997, y que es el mejor trabajo para observar el funcionamiento de la economía global, muestran, en concreto, un “empeoramiento” respecto de los meses anteriores, en los que se identificó algunas señales de normalización aún sobre niveles históricamente muy elevados.

“Entre diciembre de 2021 y marzo de 2022”, sostiene la Fed de Nueva York, el índice registró una disminución de las presiones de la cadena de suministro global, aunque históricamente se mantuvieron en niveles muy altos. Sin embargo, asegura, “la lectura de abril de 2022 sugiere un empeoramiento de las condiciones a medida que surgen nuevas tensiones en las cadenas de suministro mundiales”.

Los autores del estudio lo achacan, principalmente, al componente “tiempos de entrega” de China, aunque también al aumento en los costes de flete aéreo de EEUU hacia Asia, además de las dificultades en Europa para cumplir los plazos previstos de entrega. El análisis de los datos lo vincula a las “estrictas medidas de bloqueo relacionadas con el covid-19 adoptadas en China, así como con las consecuencias del conflicto entre Ucrania y Rusia para las cadenas de suministro en Europa”.

Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE/ Jesús Diges)

La importancia de este índice viene dada porque es una especie de termómetro de la inflación futura, ya que tiene en cuenta los factores que explican la oferta de bienes y servicios, y, por lo tanto, permite identificar las interrupciones en la cadena de suministro, incluidas los mercados energéticos, que son determinantes, como se sabe, en la evolución de la inflación.

Lo que sostienen los economistas de la Fed de Nueva York es que las recientes presiones inflacionistas, tanto en los precios industriales como en el IPC, están relacionados con factores de oferta, ya sean cuellos de botella en la producción o en el transporte marítimo, a lo que hay que sumar unos costes de los insumos inusualmente elevados.

¿Es útil subir los tipos de interés?

Este análisis es importante porque apunta a que un incremento de los tipos de interés, que operan fundamentalmente sobre la demanda de crédito, tiene un efecto muy limitado sobre el control de la inflación. “Esto sugiere que las acciones de política monetaria tendrían solo un efecto limitado sobre estas fuentes de presiones inflacionista”, concluye el análisis de los economistas de la Fed de Nueva York. Esto significa que una subida de los tipos de interés actuará más sobre el crecimiento que sobre los precios, lo que revela que esta crisis de inflación sea muy distinta a la ocurrida en los años 70 y 80.

Para la elaboración del índice de presión de las cadenas de suministro se utilizan datos procedentes de 27 variables que reflejan los costes de transporte marítimo y aéreo, además de la información que aportan las encuestan que periódicas que se realizan a los gestores de compra, tanto en EEUU como en Europa y Asia. Se trata, por lo tanto, de un indicador global, y de ahí su importancia cualitativa, ya que la economía del planeta está fuertemente interconectada. El índice, de hecho, es una vista panorámica de las posibles interrupciones, toda vez que utiliza indicadores regionales para analizar las tendencias del comercio, la inflación y la globalización en EEUU, China, Japón, la zona del euro, Corea del Sur, Taiwán y el Reino Unido.

Malas noticias desde el frente de la inflación. Las interrupciones en las cadenas de suministros globales volvieron a crecer en abril. Se rompe así una tendencia a la normalización iniciada en diciembre de 2021 que pone nuevamente en jaque a la economía del planeta. El origen del problema vuelva a estar en China por la política de 'covid cero' impuesta por las autoridades de Pekín. A eso hay que sumar las tensiones geopolíticas y la guerra, que han bloqueado el uso del espacio aéreo en algunas regiones.

Inflación Tipos de interés Nueva York IPC Reino Unido Globalización Política monetaria Ucrania
El redactor recomienda