Es noticia
Menú
La inflación y el mercado destruyen 100.000 M de riqueza de las familias en 2022
  1. Mercados
GOLPE AL AHORRO

La inflación y el mercado destruyen 100.000 M de riqueza de las familias en 2022

El poder adquisitivo de los hogares se reduce con el IPC y con las pérdidas generalizas en los mercados financieros. El golpe ocurre antes de un verano clave para la recuperación

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las familias se están llevando un golpe histórico a su riqueza financiera este año, y el futuro a corto plazo no parece que invite al optimismo. El dato de IPC de junio, con un 10,2%, que es la tasa más alta desde 1985, confirma la destrucción de valor en el ahorro de los hogares, que también sufren el comportamiento negativo de los mercados en 2022 en un contexto de incertidumbre, inflación, subidas de tipos y miedo a la recesión.

El golpe durante los primeros seis meses, con cálculos conservadores, sobrepasa el equivalente a 100.000 millones en destrucción de riqueza, justo antes de un verano que debe ser clave para consolidar la recuperación de la economía española con la campaña turística, en medio del deterioro de las expectativas macroeconómicas a lo largo de Europa.

Foto: Foto: EC.

Y no hay visos de mejorar, porque aunque el ‘shock’ energético explica gran parte del aumento de los precios, la inflación subyacente (sin energía ni alimentos duraderos) ya va por el 5,5%. Las últimas proyecciones del Banco Central Europeo (BCE) apuntan a un IPC medio del 6,8% en 2022 y del 3,5% en 2023 en la eurozona, pero podría haber revisiones al alza si el aumento de la inflación en junio que se ha visto en España se extiende por otros países.

Las familias dispararon su ahorro durante el covid por la incertidumbre y las restricciones al consumo y la movilidad, y en junio volvieron a incrementarlo en posiciones en depósitos bancarios y cuentas corrientes hasta un nuevo récord de 984.800 millones, según datos del Banco de España, registro un 2,6% superior a diciembre de 2021 y un 15% más que en 2019, antes de la pandemia.

Este ahorro embalsado es generalizado, aunque se concentra en los tramos de riqueza más alta, según estimaciones del Banco de España, razón por la que se duda de que pueda cubrir el deterioro en la capacidad de consumo de las familias. Y los salarios no aumentan al mismo ritmo que la inflación. CEOE se levantó de la mesa y no hay acuerdo con los sindicatos para un pacto de rentas que reclaman las instituciones y con el que repartir las pérdidas. La masa salarial pactada en convenio colectivo subió en abril un 2,4%, el nivel más alto desde 2009, pero lejos del 8,4% de inflación que hubo ese mes.

En el acumulado de 2022, desde diciembre hasta junio, el aumento de los precios equivale, según el IPC, al 6%. En el inicio de año, las familias tenían 959.500 millones en depósitos con una remuneración casi nula, de una media ponderada del 0,04%. Sin contar con el incremento de depósitos mes a mes, que eleva el golpe, solo sobre esta posición inicial la disminución real (descontando la inflación), esto es, del poder adquisitivo, asciende a 55.900 millones.

Pero el daño no acaba aquí. En los últimos siete años, ante la falta de rentabilidad de los depósitos y el empuje comercial de los bancos, los hogares han incrementado su inversión en fondos, que este año están sufriendo un doble daño. Por una parte, pérdidas por la evolución de los mercados, principalmente en renta variable y renta fija. Además, hay que tener en cuenta el propio efecto de la inflación.

Así, sobre un montante inicial de 317.781 millones, la rentabilidad del total de fondos españoles es del -5,78% hasta mayo, según el último dato disponible por parte de la patronal Inverco. Es decir, un golpe de 17.318 millones. Pero esta inversión vale ahora menos por la inflación. Con lo que el poder adquisitivo de la inversión en fondos en realidad ha descendido en 2022 en más de 36.000 millones. Pero esta estimación es muy conservadora por dos razones. Junio ha vuelto a ser un mes negativo para los mercados, especialmente en renta fija, y hay inversión adicional de las familias españolas en fondos internacionales, aunque el grueso está en vehículos españoles.

Foto: EC

De esta forma, solo entre depósitos e inversión en fondos españoles, el daño al poder adquisitivo de las familias es de más de 92.000 millones. A esto hay que sumar otras formas de ahorro o inversión que tienen las familias. Una relevante es la posición en acciones cotizadas, que en diciembre era de algo más de 127.000 millones, según el Banco de España.

Este dato no está desagregado por geografías. Es decir, pueden ser acciones españolas, estadounidenses o alemanas, aunque siempre ha habido un sesgo al Ibex, que cae un 6% en 2022. No es el peor índice. Al revés, al contrario que en años anteriores, esta vez lo hace mejor, o menos mal, que otros como el DAX alemán (-18%), el CAC francés (-16%) o el S&P estadounidense (-20%).

Si se aplica una caída del 6% a esos 127.000 millones, el retroceso del valor de la inversión supera los 7.600 millones. Es decir, sumando a lo anterior, estas tres variables elevan a 100.000 millones el daño para las finanzas personales de los hogares españoles como consecuencia de la inflación y los mercados. En realidad, el daño es mayor, al considerar que hay índices que han caído más que el Ibex y que hay inversión o ahorro en fondos internacionales y en otros productos que también sufren pérdidas.

Las familias se están llevando un golpe histórico a su riqueza financiera este año, y el futuro a corto plazo no parece que invite al optimismo. El dato de IPC de junio, con un 10,2%, que es la tasa más alta desde 1985, confirma la destrucción de valor en el ahorro de los hogares, que también sufren el comportamiento negativo de los mercados en 2022 en un contexto de incertidumbre, inflación, subidas de tipos y miedo a la recesión.

Inflación Depósitos IPC
El redactor recomienda