Es noticia
Menú
El IPC sigue escalando y se dispara por encima del 10% por primera vez desde 1985
  1. Economía
Hasta el 10,2%

El IPC sigue escalando y se dispara por encima del 10% por primera vez desde 1985

La inflación subyacente alcanza el 5,5%, lo que indica una subida de precios generalizada en toda la cesta de la compra. Las medidas adoptadas por el Gobierno siguen sin frenarla

Foto: Imagen de productos en el mercado de Es Claustre de Mahón, Menorca. (EFE)
Imagen de productos en el mercado de Es Claustre de Mahón, Menorca. (EFE)

La subida de los precios, lejos de moderar, sigue acelerando. Las tensiones de precios en los mercados internacionales sumadas al fracaso de las medidas puestas en marcha por el Gobierno, que van desde la bonificación a los combustibles hasta el 'tope al gas', han provocado un nuevo acelerón en el IPC. Según el dato adelantado del mes de junio, los precios subieron en España un 10,2% respecto al mismo mes del año anterior. Se trata de la mayor subida vista en España desde el año 1985.

Solo en el mes de junio los precios subieron un 1,8% respecto al mes de mayo. Esto es, en un mes subieron los precios tanto como lo hacen durante todo un año cuando la inflación está controlada. Se trata de la segunda mayor subida mensual del IPC en esta fase inflacionista, superada únicamente por la del mes de marzo, cuando comenzó la guerra en Ucrania. Este repunte de la inflación se produce en un mes en el que han estado en vigor todas las medidas del Gobierno para frenar la escalada de los precios, lo que muestra que están resultando infructuosas.

De hecho, los productos que más contribuyen a esta subida de los precios han sido los carburantes, según explica el INE en su nota. Esto siembra aún más dudas sobre la eficacia de la ayuda de 15 céntimos a la compra de carburantes. A medida que pasan las semanas, se acumulan más indicios de que las gasolineras están capturando esta bonificación fiscal disparando el precio de los combustibles.

La inflación subyacente también prosiguió su escalada (la que excluye la energía y los alimentos frescos), alcanzando el 5,5%, esto es, más de medio punto por encima del dato de mayo. Se trata del peor dato registrado desde el verano de 1993, durante otra crisis energética. Esto significa que la subida de precios se está propagando rápidamente por toda la cesta de la compra, lo que hace que la inflación sea generalizada. De hecho, la subida de la alimentación es otro de los componentes que más tira de la inflación en este mes de junio. El INE no desagrega la evolución del precio de los distintos bienes y servicios en el dato adelantado del IPC, pero sí señala cuáles son los que han tenido una contribución más relevante sobre la inflación. Estos son los carburantes y los alimentos.

Foto: La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. (EFE/J.J.Guillen)

Energía y alimentos componen la cesta básica de todos los hogares, en especial de los de las rentas bajas. Y para los trabajadores es imposible esquivar esta escalada de los precios que sí pueden hacerlo con otras parcelas de su gasto de las que pueden prescindir, por ejemplo, el ocio o el turismo. Esto explica que la pérdida real de poder adquisitivo de las familias esté siendo incluso superior a la calculada a partir del IPC general.

El INE señala que también están subiendo rápidamente los precios en la hostelería, tanto en hospedajes como en bares y restaurantes. Este cambio es muy relevante porque el incremento de costes en este sector es más limitado que en otros, como el transporte o la industria, en los que el peso de la energía determina la estructura del precio. En el caso de la hostelería, la subida de precios no solo responde al incremento de costes, también a la gran demanda que están recibiendo estas empresas en 2022 gracias al final de la pandemia y al regreso del turismo. Este es el mejor ejemplo de cómo la inflación ha terminado derribando el 'dique de contención' de la estabilidad de precios y las subidas se propagan ya a todas las actividades.

El IPC adelantado de junio se dispara al 10,2%

El Confidencial ya anticipó que España estaba abocada a un nuevo repunte de la inflación. Y, de cara al mes de julio, el escenario no es más halagüeño. El IPC amenaza con dar un nuevo susto a todos los españoles, y eso a pesar de la bajada del IVA a la electricidad y del nuevo paquete anticrisis aprobado por el Gobierno. Hay dos causas que lo explican. La primera es que la espiral de precios es tan generalizada por sectores que es imposible que pueda frenar a corto plazo, ni siquiera aunque la energía diese una tregua. La segunda es que en julio de 2021 entró en vigor la rebaja al IVA desde el 21 hasta el 10%. Esta medida permitió bajar el IPC un 0,8% y el subyacente un 0,9%. Se produce así un efecto escalón que, muy previsiblemente, provocará una nueva escalada del IPC en julio.

La subida de los precios, lejos de moderar, sigue acelerando. Las tensiones de precios en los mercados internacionales sumadas al fracaso de las medidas puestas en marcha por el Gobierno, que van desde la bonificación a los combustibles hasta el 'tope al gas', han provocado un nuevo acelerón en el IPC. Según el dato adelantado del mes de junio, los precios subieron en España un 10,2% respecto al mismo mes del año anterior. Se trata de la mayor subida vista en España desde el año 1985.

Inflación IPC
El redactor recomienda