Los fondos oportunistas toman asiento

¿Acudir a la opa o no? Tras ocho años de frenesí bursátil en MásMóvil, toca esperar

Los movimientos del mercado adelantan una mejora en el precio de compra a MásMóvil, ya que el precio es bajo. Pero los analistas guardan cautela: apuestan por mantener y esperar

Foto: El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger. (Reuters)
El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger. (Reuters)
Adelantado en

Tras ocho años de historia bursátil, el mercado aguanta la respiración. La opa a MásMóvil responde a la inminente necesidad de consolidación en el sector 'teleco', sobre todo después del dictamen de la justicia Europea de este mes. Sin embargo, el precio de 22,5 euros por título ofrecido por KKR, Cinven y Providence es escaso. La perspectiva de una contra opa ha calentado la acción hasta llevarla a rozar máximos de antaño, pero los analistas no lo ven tan claro. ¿Acudir o no acudir? Los expertos consultados guardan cautela: apuestan por mantener la inversión y esperar a que por lo menos empiecen a correr los plazos antes de tomar una posición en el mercado.

MásMóvil debutó en 2012 con una capitalización bursátil de 15,8 millones de euros. Este viernes, cerró valorada en 3.018 millones. Un periodo de tiempo en el que la 'teleco' se ha desmarcado del letargo de alta deuda y bajos márgenes del sector con adquisiciones estratégicas, una competitiva guerra por el mercado 'low cost' y reestructuraciones. De hecho, el consenso de los analistas recogido por Bloomberg es de 25,24 euros —un 12,2% por encima de la oferta de los 22,5 euros del consorcio— y con un 38,8% de margen sobre el precio del cierre anterior al lunes en el que MásMóvil confirmó la operación adelantada por El Confidencial.

Por eso, el mercado especula una contraoferta. Ante esta posibilidad, los analistas recomiendan esperar invertidos. Pese a que en sus primeros años de cotización MásMóvil registró un crecimiento a tres dígitos, en los últimos dos años su cotización se había estabilizado, registrando algunos picos que todavía no ha superado y cuyo precio objetivo sí sobrepasa; como, por ejemplo, los de octubre del año pasado. "Muchos accionistas obtendrán plusvalías si acuden a la opa, pero es cierto que hay otros que habrán entrado más recientemente y que no quedarán contentos con el retorno, sobre todo cuando MásMóvil es precisamente una empresa de crecimiento con altas expectativas de revalorización", apunta Juan Peña, analista de GVC Gaesco.

"Al final, esta operación de compra, cuando se ve con más perspectiva, penaliza un poco a los accionistas pequeños que se quedan fuera del consorcio del 29%", argumenta Peña. Como ya informaba esta semana El Confidencial, el trasfondo de la oferta parte de que estos fondos pagan menos hoy por ayudar a MásMóvil a acometer mayor consolidación mañana. "Los accionistas del consorcio están sacrificando rentabilidades hoy a cambio de una rentabilidad futura. El 'private equity' opa por debajo de precio hoy para impulsar en el futuro la compra de, por ejemplo, Vodafone, una dinámica de la que queda fuera el accionista que no tenga opción de formar parte de la empresa en el futuro y tenga que vender actualmente", arguye Peña, que apuesta por esperar a ver si hay mejoras de precio. El objetivo de los fondos internacionales ofertantes es alcanzar, junto a parte de los accionistas principales, al menos el 50% del capital de MásMóvil para proponer posteriormente su exclusión de bolsa.

"Creemos que la oferta estaba por debajo de nuestra valoración y que no descartamos una mejora o una contra opa", explica Andrés Bolumburu, analista del banco Sabadell. "Por el momento esperaríamos invertidos", zanja. "Seguimos recomendando esperar al desenlace de los acontecimientos", razona por su parte el equipo de análisis de Bankinter. "Creemos que el precio ofertado no refleja todo el potencial de crecimiento de MásMóvil ni una posible consolidación en el sector que generaría sinergias y reduciría la competencia", zanjan, recordando que "la oferta actual marca un suelo para el valor".

¿Tocaría entonces comprar para aprovechar mayor parte de una posible guerra de opas? En la última semana, son varios los fondos que han tomado posiciones con esta idea: BlackRock ya tiene un 6,49%, mientras que Norges Bank y Wellington Management (conocido 'cazaopas' del Ibex 35) han aflorado esta semana un 1,97% y 1,904%, respectivamente. Estos dos últimos, de hecho, entraron con el silbido del lunes en plena euforia del mercado, que disparó la acción un 23%.

Virginia Pérez, analista de Intermoney, no lo recomienda (de hecho esta semana, tras los disparos posopa, cambió su consejo de comprar a mantener). "A estas alturas, jugársela a rascar un 15% más es un poco arriesgado", argumenta la experta. "Es verdad que también el riesgo a la baja es limitadísimo por el suelo de los 22,5 euros de la opa. Si compras a 23 y luego tienes que vender a 22,5 has pagado una pequeña prima por la apuesta", matiza Pérez. Según resume, su consejo es que "el que tenga acciones, que las mantenga y espere a que corran los plazos y a ver si se presenta una oferta". Entre los trámites de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el posterior plazo de aceptación de la operación, los analistas estiman que la opa, de fructificar, se cerraría en el cuarto trimestre del año.

La opa ofrece un suelo al precio para los que quieran apostar por una guerra de opas y mayor revalorización

Y es que, pese a la euforia del mercado, los analistas no ven tan clara la guerra de opas. Todos defienden que el precio es ajustado y que no reconoce el potencial de MásMóvil. "Al haber opado en los 22,5 euros, los fondos dejan la puerta a que haya otras ofertas", explica Iván San Félix, analista de Renta 4. Sin embargo, la traba está en el acuerdo con el 29% del capital que ya tienen Cinven, KKR y Providence, un acuerdo que podría ser rescindido si aparece otra oferta de más de 26 euros en efectivo. Es una porción muy grande del capital que complica la entrada de otros candidatos y presiona el precio al alza en el caso de una oferta competidora.

Según San Félix, hay muchas variables: si un jugador quisiese competir tendría que encontrar a alguien dispuesto a invertir en el sector 'teleco' español y toda la competencia existente (por ejemplo, justo el mes pasado Euskaltel dio el salto a nivel nacional con Virgin), tendría que encontrar financiación, pensar en derivadas operativas como la importación de un equipo directivo en caso de no querer continuar con el actual… No obstante, el analista también cree que hay atractivos en entrar en el ruedo. "Los fondos de 'private equity' están ahora mismo cargados de liquidez y que el sector de las 'telecos', un sector considerado esencial, seguramente sufra menos en las secuelas de la crisis del coronavirus", matiza, explicando que, sin embargo, "no hay tantas oportunidades de inversión como la que ofrece MásMóvil".

Los analistas también juegan con la idea de una contraoferta defensiva por parte de un competidor, sobre todo después de que la justicia europea fallara contra el veto de la Comisión Europea (tradicionalmente contraria a las ansias de consolidación del sector) a la fusión de Telefónica y Huchiston Three en Reino Unido. Para Pérez, los candidatos ideales por sinergias que ofrecerían son Orange o Vodafone —habiendo negado el primero (al menos oficialmente) estar planteándose una contraopa por MásMóvil—. Vodafone, de momento, no se ha pronunciado. "Un operador estaría mejor posicionado para poner un precio por encima de los 26 euros, por ejemplo", subraya Pérez, ya que argumenta que los "'private equity', al final, tienen en mente la rentabilidad que van a tener que rascar más adelante cuando vendan, por lo que no les interesa inflar los precios de compra". Para la analista, el precio de KKR, Cinven y Providence da una oportunidad clara de contraopa, pero a la hora de analizar quién podría apechugar con una operación de esta envergadura, no ve tantos candidatos claros.

Pese a la incertidumbre, el consenso general es que, aunque vendiendo ahora en el mercado se obtenga una mayor rentabilidad que acudiendo más tarde a la opa, es mejor no sufrir el riesgo de que luego realmente haya una oferta competidora y el inversor se pierda la fiesta. ¿Y la opción de plantarse? Tal como informaba El Confidencial esta semana, la familia Domínguez, dueños del 8% del capital a través de Indumenta Pueri, no está dispuesta a acudir a esta valoración. Sabiendo que el precio ofrecido por los tres fondos es muy ajustado, los analistas lo ven como una posibilidad, aunque no tanto como una probabilidad. Por un lado, por la aceptación garantizada del 29% del capital y, por el otro, porque sí que es cierto que el precio está por encima de otros mínimos recientes, explica Pérez. A lo que Peña, a su vez, recuerda que mientras la opa ofrece el dinero en mano, la capacidad de revalorización estimada por el mercado vendría con su riesgo de ejecución.

Excepción en el sector

Los analistas celebran a MásMóvil como una excepción en el sector y una compañía excelentemente gestionada. "A finales de los años 90 y principios de los 2000, las grandes como Telefónica, Telecom Italia o BT Group elevaron sus deudas con una racha de adquisiciones que al final, con el auge de la competencia por nuevos jugadores en el mercado, no ha resultado ser tan rentable como pensaban que iban a ser", explica Peña. "Cayeron en una trampa de valor que ha presionado durante años a sus márgenes, sobre todo en un entorno de presión contra las consolidaciones por parte de la Comisión Europea".

MásMóvil, al ser un operador pequeño y ligero, ha aprovechado por competir con fuerza en el sector del bajo y medio coste, firmando años de alto crecimiento. Su palanca de crecimiento han sido las portabilidades, que fueron suspendidas durante el coronavirus. Sin embargo, "aunque en ebitda sí ha habido algo de erosión, el impacto en caja ha sido prácticamente nulo porque por otro lado la empresa no ha tenido que afrontar el gasto en capex", recuerda San Félix. 

Los analistas fijan sus previsiones de revalorización en torno a los objetivos ofrecidos en el 'guidance' publicado en octubre. Esta orientación a futuro arroja un objetivo de ebitda de 570 millones de euros para 2020 y de entre 670 y 700 millones en 2021 —una orientación que la empresa ha reiterado pese al covid-19—. "De momento lo ha estado cumpliendo", explica Peña. "De hecho, esa es una característica clave de la historia de crecimiento de MásMóvil: es una empresa que cumple".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios