HABÍA CONTRATADO A JP MORGAN

Sabadell paraliza la venta de su gestora y descarta esta vía para generar capital

El banco presidido por Josep Oliu siente menos presión para generar capital y estudiará opciones únicamente como estrategia en el modelo de gestión y distribución de fondos

Foto: El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)

Banco Sabadell, que ha estado en el epicentro de las críticas recientes del Banco de España por el deterioro de su posición de solvencia el año pasado, siente ahora menos presión para generar capital rápidamente, por lo que ha descartado por ahora la venta de parte del accionariado de su gestora para generar capital, aunque podría hacerlo en el futuro por estrategia de distribución. El banco catalán dio un mandato a JP Morgan para analizar una posible venta parcial, tal y como avanzó El Confidencial, pero finalmente ha dado marcha atrás, según fuentes financieras.

La entidad otorgó un mandato a JP Morgan para chequear el apetito de potenciales inversores para Sabadell Asset Management, firma que preside Cirus Andreu y que gestiona cerca de 20.000 millones de euros en fondos y planes de pensiones, según datos de Inverco, ya que el negocio de Urquijo Gestión, con 1.600 millones en sicavs de grandes patrimonios, quedó fuera. Sabadell quería estudiar oportunidades con un doble objetivo: generar capital y revisar su modelo de distribución, algo que ya han hecho en los últimos dos años otros bancos con la entrada en vigor de la normativa MiFID II y la competencia de firmas independientes. Por ahora, JP Morgan continúa con el mandato de encontrar opciones, pero sin urgencias y con la vista puesta en un posible cambio de modelo del negocio, según fuentes del mercado.

La gestora del Sabadell fue la tercera que más dinero captó en fondos en mayo, con entradas netas cercanas a los 100 millones, fruto de un impulso a la distribución de estos vehículos en la red, que hasta ahora no lo había tenido como prioridad, como sí había ocurrido con otros bancos como vía para generar ingresos mediante comisiones. Sin embargo, en el conjunto del año, es la tercera que peor registro comercial tiene, con reembolsos netos de más de 300 millones. Además, carece de una estrategia clara posterior a MiFID II que combine asesoramiento y venta de productos por el que han apostado algunos competidores.

Fuentes del mercado apuntan a que podrían haber estado interesadas gestoras internacionales que quisieran ganar cuota o aseguradoras que quieren crecer en fondos de inversión y planes de pensiones, al contar con una red de distribución amplia con las oficinas del Sabadell. En el caso de fondos de capital riesgo (Warburg Pincus y General Atlantic), como los estadounidenses que entraron en su momento en el accionariado de Santander Asset Management, fuentes del mercado apuntan a que habría sido más difícil que pagaran sobreprecio, limitando el precio a un PER (veces que se repite el beneficio por acción en el precio) entre nueve y 10 veces, lo que valoraría a la gestora en 400 millones.

En cualquier caso, Banco Sabadell ha dado marcha atrás, y ya no llevará al consejo de administración de julio la posibilidad de venta tras el análisis de estos meses, que ya se pospuso desde la idea inicial de decidir entre mayo y junio, según fuentes conocedoras. Lo que ahora está evaluando es su modelo de distribución para conseguir ingresos extra por comisiones creciendo cuantitativamente y, sobre todo, cualitativamente. Es decir, conseguir que más clientes sean inversores, más allá de comprar fondos ante campañas puntuales en las oficinas. En esta opción, sigue la posibilidad de que en el futuro pueda entrar un tercer jugador en el accionariado para mejorar la gestión como fabricante de productos de inversión o darle una vuelta a la distribución.

Sabadell estuvo en el foco del mercado a inicios de año tras un fuerte deterioro del colchón de capital en 2018, explicado por las dificultades con la integración de TSB y la venta de carteras que obligaron a la dotación de provisiones extra contra resultados y solvencia en un contexto de cambios regulatorios. El banco pasó de estar en el vagón delantero en el 'ranking' de capital de máxima calidad (CET1 'fully loaded') al cierre de 2017, con una ratio del 12,8%, a estar a la cola al acabar 2018, con un 11%. Entre medias, destruyó más de 1.000 millones de euros de capital.

Esta evolución puso al banco en el epicentro del mapa que más critica el supervisor y que más castiga el mercado, ya que además de reducir su colchón de capital incrementó el volumen de riesgos a lo largo del año pasado (en más de 2.700 millones). El entramado de supervisión pide de forma no vinculante a las entidades que avancen hacia una ratio de capital del 12%, algo que ponen en valor también los inversores. Banco Sabadell publicó en el primer trimestre, junto con los resultados, una guía con la que se compromete a llegar de forma orgánica y con las plusvalías por la venta de Solvia al 11,6%, ratio que podría tener otro impulso con la venta inminente de la promotora Solvia Desarrollos Inmobiliarios.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios