ANTICIPA UN CAMBIO DE PERSPECTIVAS

El optimismo del BCE altera los mercados: los bancos y el euro suben con fuerza

Las actas la última reunión del banco central que preside Mario Draghi anticipan un posible cambio en el primer tramo de 2018 por las mayores expectativas de inflación.

Foto: Mario Draghi, presidente del BCE, junto con el vicepresidente, Vitor Constancio (Reuters)
Mario Draghi, presidente del BCE, junto con el vicepresidente, Vitor Constancio (Reuters)

La futura normalización de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) es uno de los temas que más preocupa a los inversores. La posibilidad de que el máximo responsable de la política monetaria en la Eurozona o su homólogo estadounidense, la Reserva Federal (Fed), cometa un error es una de los mayores riesgos para los mercados a juicio de los gestores de fondos de inversión. Pero por ahora, los inversores mueven sus posiciones en función de sus mensajes.

Este jueves el BCE ha publicado las actas de su última reunión, que muestran la confianza creciente de los miembros del Consejo de Gobierno del organismo en la mejoría de la economía y, en última instancia, de las proyecciones de inflación. El objetivo central de la institución presidida por el italiano Mario Draghi es una estabilidad de la inflación en el medio plazo cerca, pero por debajo, del 2%. Desde el BCE creen que la absorción de la holgura económica -crecimiento real del PIB frente al potencial- “da pie a una mayor confianza en que las presiones sobre los precios se afianzarán gradualmente”. El pronóstico de IPC en la Eurozona para 2018 es del 1,4%, mientras que para 2019 es del 1,5% y para 2020 del 1,7%.

Mario Draghi ya anunció estas previsiones en la reunión de diciembre. Lo que mueve al mercado es la confianza del banquero italiano y de sus colegas. “Las actas de hoy son la indicación más clara hasta el momento de que los miembros del Consejo están comenzando a tomar nota de la acelerada recuperación de la Eurozona”, sostiene Ranko Berich, jefe de análisis de mercado en Monex Europe. En esencia, las actas de la reunión celebrada los días 13 y 14 de diciembre explican que “el lenguaje relacionado con varias dimensiones de la postura de la política monetaria y la orientación a futuro podría revisarse a principios del próximo año”, haciendo referencia a 2018.

Activos beneficiados

Esta hipótesis ha sido suficiente para que los inversores se lancen a la toma de posiciones en los activos que más se deberían beneficiar de una normalización de la política monetaria. De un lado el euro, que se dispara cerca de un 1% hasta los 1,205 dólares. Por otra, los bancos, que suben en bloque a lo largo de la Eurozona, ya que cuanto menor es el dinero, más presión hay sobre su rentabilidad y viceversa.

El Euro Stoxx Banks, que aglutina las principales entidades financieras europeas, se revaloriza un 1% hasta máximos desde agosto. En España, subidas generalizadas. Banco Santander se anota un 1,47%; Bankia un 2,3%; CaixaBank, un 0,75%; Bankinter, un 1,25%. Por su parte, quedan rezagados Banco Sabadell y BBVA, que pese a que reaccionaron positivamente a las actas del BCE a media sesión, han acabado con leves descensos del 0,32% y del 0,05% respectivamente. Ya este miércoles subieron con fuerza hasta máximos desde septiembre.

El BCE mantiene una política de compra de activos (APP, por sus siglas en inglés) de 60.000 millones de euros mensuales con el que tiene previsto continuar al menos hasta septiembre, “y más allá si es necesario”, reiteran las actas. Por su parte, los tipos de referencia siguen en el 0% y los de facilidad de depósito, claves para el negocio bancario, en el -0,4%. Los tipos seguirán en los niveles actuales “un periodo prolongado, y mucho más allá del horizonte de las compras de activos”, sostiene el BCE.

Sin embargo, el mero hecho de que deje la puerta abierta a un cambio de la guía de su política o ‘forward guidance’ es suficiente para animar al mercado. Al menos, para una parte, ya que la contrapartida es el endurecimiento de los costes de financiación. En el mercado de deuda, el bono alemán a 10 años cotiza con pérdidas del medio punto porcentual, mientras la rentabilidad se eleva hasta el 0,53%. Los títulos del Tesoro español a 10 años, por su parte, aguantan el tipo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios