“No estoy en condiciones de dar nombres”

Rajoy deja en el aire si mandará al BCE a Guindos... o a una mujer

Ni confirma, ni desmiente. A su paso por Bruselas, el presidente del Gobierno español ha rechazado comentar siquiera si tiene ya un candidato en mente

Foto: El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en Bruselas. (EFE)I
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en Bruselas. (EFE)I

Es cuestión de semanas. En enero, se espera que se revelen los nombres de los aspirantes a sustituir a Vítor Constâncio, el vicepresidente del BCE, cuando abandone su puesto en mayo. ¿Será Luis de Guindos uno de ellos? El ministro de Economía tiene los ojos fijos en el puesto e incluso ha dejado pasar la opción de volver a pujar por la presidencia del Eurogrupo.

Y, sin embargo, Mariano Rajoy ni confirma, ni desmiente. A su paso por Bruselas, el presidente del Gobierno español ha rechazado comentar siquiera si tiene ya un candidato en mente. Y mucho menos, apuntar a alguien en concreto. “No estoy en condiciones de dar nombres en este momento”, ha dicho.

Rajoy ha asegurado que no ha aprovechado la cumbre europea celebrada este jueves y viernes para poner el tema sobre la mesa, sino que ya ha les ha comunicado “antes” a sus socios la intención de España de optar a la vicepresidencia del BCE.

España juega con la ventaja de que se encuentra infrarrepresentada en los organismos europeos. Desde que durante la crisis perdió el asiento en la directiva del BCE con la salida de José González-Páramo y la vicepresidencia de la Comisión Europea que ostentaba Joaquín Almunia, no ha logrado hacerse con ninguno de los puestos claves que han quedado vacantes en los últimos años.

Pero la elección de De Guindos como candidato no entusiasma en Fráncfort. El BCE trata de mantener a raya cualquier tipo de influencia política sobre su actividad, algo imprescindible para un banco central. Y no se ve con buenos ojos la posibilidad de contar con un vicepresidente que acaba de dejar un Gobierno nacional.

Hay otra cuestión más que podría complicar el nombramiento de De Guindos: el Parlamento Europeo ya ha advertido de que quiere que el puesto lo ocupe una mujer. Y aunque los eurodiputados no tienen capacidad de veto, ya lograron retrasar en 2012 el nombramiento del luxemburgués Yves Mersch, el sustituto de González-Páramo.

Pese a que en 2013 el propio BCE se marcó como objetivo aumentar el número de mujeres entre sus puestos directivos, a día de hoy siguen infrarrepresentadas respecto a sus colegas masculinos. Solo uno de los seis miembros del Consejo de Gobierno, Sabine Lautenschläger, es mujer.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios