Un paseo por las estaciones del año disfrutando de los sonidos de la naturaleza
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Novedad editorial

Un paseo por las estaciones del año disfrutando de los sonidos de la naturaleza

Carlos de Hita, el cronista sonoro de la naturaleza y colaborador de Planeta A en El Confidencial, presenta estos días su nuevo libro que compartimos aquí con nuestros lectores

placeholder Foto: Carlos de Hita grabando los sonidos de la naturaleza (CdH)
Carlos de Hita grabando los sonidos de la naturaleza (CdH)

El divulgador de la naturaleza Carlos de Hita, especialista en la grabación del paisaje sonoro al que podemos seguir en las páginas de naturaleza de El Confidencial cada sábado, acaba de publicar un nuevo libro: El sonido de la naturaleza (Anaya Touring).

Ilustrado por el artista de la naturaleza Francisco J. Hernández, esta nueva obra de nuestro compañero nos propone un viaje por la geografía española para, siguiendo el pulso de las estaciones y su paisaje sonoro, descubrir su banda sonora y reconocer a los protagonistas.

"La riqueza de la banda sonora de la naturaleza es también la medida de su biodiversidad"

Como iremos descubriendo en este ameno y cuidadosamente editado libro, en el calendario natural de los sonidos de la naturaleza enero es el mes del silencio. Febrero es tiempo de indicios. En marzo es todo inevitable: el deshielo y las grullas vocingleras.

En abril los campos y bosques asisten a la llegada por oleadas de los que se fueron. Cada día asoman nuevas golondrinas, cucos, currucas, mosquiteros, papamoscas, codornices, abejarucos, carracas, chotacabras... Cada día una nueva voz se une al concierto natural.

placeholder Capturando los sonidos de una charca (CdH)
Capturando los sonidos de una charca (CdH)

En mayo todo se consolida. El concierto es un jolgorio, animado por la incorporación de las voces de los recién nacidos. Junio trae los primeros calores severos, y el calor en el campo también suena: rasca la sierra sin fin de las chicharras, bordonean los insectos polinizadores. Los campos se agostan en julio: la mayoría de las aves ya han terminado de criar y no encuentran motivo para disputar y los corzos, ellos sí, ladran sus celos por los bosques.

Si julio pasa rápido, en agosto, en realidad, es como si no sucediera nada. Exhaustos los campos, secas las charcas y lagunas, se interrumpen las cantatas de voz rota de los anfibios, y la mayor parte de las aves migrantes hacen mutis por el foro, sin mucho que decir en la despedida. Solo los insectos y el zumbido de las moscas rellenan el fondo sonoro.

Vídeo: Carlos de Hita

Septiembre, es tiempo de berrea. No hay acontecimiento sonoro que marque más nítidamente el cambio de estación. Por los montes de media España resuenan los bramidos de los ciervos, que, para demostrar una vez más que el calendario es una cinta continua, entran en celo cuando la mayoría se prepara para la pausa invernal en ciernes.

Foto: Foto: Unsplash.

Con la llegada de octubre y las noches de niebla pronto lo serán de escarcha, y son muchos los animales que se dedican a comer, a engordar, en previsión del mal tiempo por venir.

En noviembre vuelven los grandes estrépitos, pero concentrados en unos pocos puntos calientes: algunas lagunas en una tierra cada vez más seca, y en las dehesas por las que deambulan las bandadas de palomas torcaces. O en los dormideros, donde formidables concentraciones de aves realizan sus danzas vespertinas envueltas en el griterío ensordecedor que emerge de miles de gargantas.

Llega, al fin, diciembre y el año no descansa. Así que, unos días después, podremos decir aquello de 'año nuevo, la vida como siempre'.

Todo eso y mucho más en 'El sonido de la naturaleza' publicado por Anaya Touring. Y cada sábado, en 'Sábados de campo', aquí, en Planeta A de El Confidencial.

Calendario Naturaleza Geografía Sonido Animales Aves
El redactor recomienda