Vídeo: el canto de las grullas en la laguna de Gallocanta
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Sábados de campo

Vídeo: el canto de las grullas en la laguna de Gallocanta

Entre Zaragoza y Teruel, decenas de miles de grullas se reúnen para pasar el invierno. Pero el frío y el tremendo viento no crean un ambiente muy agradable, ni siquiera para esta ave adaptada a las inclemencias del tiempo

placeholder Foto: Foto: Carlos de Hita
Foto: Carlos de Hita

La laguna de Gallocanta, en la raya entre Zaragoza y Teruel, es el principal punto de encuentro para decenas de miles de grullas invernantes. Es también el punto de reunión para todos los vientos desatados. La laguna se encuentra en una de las zonas más frías de España, y, cuando se entabla de norte, el viento barre la altiplanicie y acumula la nieve ventisqueada.

Vídeo: Carlos de Hita

En esas condiciones, hasta las grullas, aves que disfrutan con el mal tiempo, parecen molestas, ateridas, sacudidas por la violencia de las ráfagas. Encogidas la mayor parte del tiempo, al pairo con el pico hacia el viento, se convierten en formas despeluchadas, tambaleantes, cuando reciben el aire a 'contrapluma'.

Pero aun en momentos así el calendario se impone y en su comportamiento aparecen indicios de cambio. En unas semanas volarán hacia el norte de Europa, a sus territorios de cría. En esta época, pues, las aves empiezan a manifestar una cierta inquietud, una especie de síndrome premigratorio a base de desafíos, gritos, malos modos, algunas tarascadas, una cierta sobreactuación incluso para aves tan exhibicionistas. Y, con bastante frecuencia, saltos como cometas en el aire y rudimentos de danzas nupciales: con el viento como punto de apoyo.

Naturaleza
El redactor recomienda