Después de la nevada
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Sábados de campo

Después de la nevada

Los sonidos de los espacios naturales dan testimonio de una biodiversidad envidiable. Cada sábado saldremos al campo para escuchar los paisajes sonoros y conectar con la naturaleza. De la mano de Carlos de Hita

placeholder Foto: La sierra de Madrid. (EFE)
La sierra de Madrid. (EFE)

Ver de oídas, podríamos decir. O escuchar como los pájaros. Esa es la propuesta de esta primera entrega de 'Sábados de campo'.

Sobrevolamos un paisaje estático, detenido por la congelación. No hay actividad a la vista, pero lo que el ojo no ve el oído nos lo cuenta.

Si ponemos atención podremos escuchar cómo graznan las cornejas sus oscuros vaticinios. Al avanzar, dejamos atrás los silbidos líquidos de un bandito de estorninos negros posados en las copas más altas de los árboles.

Vídeo: Carlos de Hita

Chisporrotea un petirrojo, un reclamo discreto, pero audible a gran distancia.

Por todo el horizonte sonoro, impulsado por el viento, llega el crocitar lejano de una bandada de cuervos.

Y de entre los fresnos, a ras de suelo, explota el relincho corto, estridente, de un pito real: un pájaro carpintero característico de los bosques abiertos.

Los balidos encerrados de las ovejas, al fin, completan la componente sonora de este primer paisaje sonoro en El Confidencial.

Naturaleza Nieve
El redactor recomienda