Las promesas climáticas se topan con la realidad: las emisiones de CO₂ vuelven a aumentar
  1. Medioambiente
  2. Energía
Tras el parón debido al covid

Las promesas climáticas se topan con la realidad: las emisiones de CO₂ vuelven a aumentar

Los gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de la quema de carbón y gas están aumentando en 2021 respecto a 2019, dejando el leve descenso de 2020 en un mero espejismo

Foto: Las emisiones de GEI vuelven a niveles precovid. (EFE/Carlos Ramírez)
Las emisiones de GEI vuelven a niveles precovid. (EFE/Carlos Ramírez)

Las emisiones de GEI han dado por finalizada su contención por el parón de la economía a consecuencia de la pandemia, y tras dejar atrás sus ‘números rojos’ volvieron a crecer en 2021. De hecho, en este año, el carbón y el gas están repuntando más de lo que retrocedieron en 2020. Las emisiones por el uso del petróleo también se incrementaron, pero aún siguen por debajo de los niveles que registraban en 2019.

Los datos forman parte de la decimosexta edición del Global Carbon Project, uno de los estudios sobre emisiones más completos, que en los últimos años se presenta en el marco de las COP. En él participa un equipo de investigadores de la Universidad de Exeter, la Universidad de East Anglia, el Cicero noruego y la Universidad de Stanford.

El informe de Global Carbon Project concluye que China aumentará este año en más de un 5% sus emisiones de GEI respecto a 2019

El trabajo avisa además de que, si las cosas siguen así, las emisiones no solo experimentarán un incremento en 2021, sino que podrían ser incluso más altas en 2022. Estas son las principales conclusiones del informe que se da de bruces con la realidad frente a las promesas de ambición que el fin de semana apuntaron los líderes del G-20 en Roma y este lunes y martes en el inicio de la cumbre del clima de Glasgow (COP26).

placeholder La transición hacia las energías renovables debe acelerarse. (EFE)
La transición hacia las energías renovables debe acelerarse. (EFE)

La investigación alerta a los líderes que se han comprometido a limitar el calentamiento global en 1,5 °C de aquí a final de siglo que, a medida que sectores como el transporte por carretera o la aviación terminen de estabilizarse y recuperen los niveles prepandemia, las emisiones de GEI previsiblemente volverán a aumentar. Las cifras que aporta el trabajo precisan que las emisiones procedentes de los combustibles fósiles cayeron un 5,4% en 2020, por el cerrojazo económico por el covid, pero en 2021 aumentan una media del 4,9% (entre el 4,1% y el 5,7%), hasta los 36.400 millones de toneladas de CO₂.

Foto: Las emisiones de CO2 vuelven a dispararse. (Reuters)

Para el director del estudio y profesor del Instituto de Sistemas Globales de la Universidad de Exeter, Pierre Friedlingstein, el “rápido repunte” de las emisiones a medida que las economías se recuperan de la pandemia “refuerza la necesidad de una acción global inmediata sobre el cambio climático”.

Además, la profesora de Investigación de la Royal Society de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de East Anglia, Corinne Le Quéré, ha explicado que la subida de las emisiones globales de CO₂ procedentes de los combustibles fósiles refleja un “retorno hacia la economía precovid, basada en combustibles fósiles”. Por ello, concluye que las inversiones en economía verde en el marco de los planes de recuperación poscovid de algunos países han sido “incapaces hasta el momento, por sí solas, de evitar una vuelta sustancial a las emisiones prepandemia”.

placeholder Las emisiones globales de CO₂ están aumentando de nuevo. (EFE)
Las emisiones globales de CO₂ están aumentando de nuevo. (EFE)

La profesora cree que llevará tiempo ver el efecto completo de la disrupción en las emisiones globales de CO₂ provocada por el efecto del covid. No obstante, señala que se ha realizado un gran progreso en la descarbonización energética global desde la adopción del Acuerdo del Clima de París en 2015. “Necesitamos más inversiones en renovables y una política climática fuerte para impulsar de manera mucho más sistemática la economía verde y expulsar los combustibles fósiles de la ecuación”, opina la investigadora.

China sigue siendo el gran problema

El informe de Global Carbon Project concluye que las emisiones proyectadas para China crecerán un 4% en 2021 respecto a 2020, lo que situará el gigante asiático un 5,5% por encima de sus emisiones de 2019, hasta los 11.100 millones de toneladas de CO₂. China es la responsable del 31% de las emisiones globales.

Foto: Al ritmo actual de emisiones, se espera que la temperatura aumente hasta 3 ºC a final de siglo. Foto: Reuters

El segundo emisor es Estados Unidos, que el estudio prevé que cierre con un aumento de las emisiones del 7,6% frente al año 2020, pero, aun así, se colocará un 3,7% por debajo de 2019. En total, el país norteamericano emitió 5.100 millones de toneladas de CO₂, que representan el 14% de las emisiones globales en 2020.

La medalla de bronce entre los más emisores es para la Unión Europea, cuyas emisiones se situarán, previsiblemente, un 7,6% por encima de lo emitido en 2020, pero se quedarán un 4,2% por debajo de los niveles de 2019. En total, los Veintisiete emitieron 2.800 millones de toneladas de CO₂, que suman el 7% del total de las emisiones del planeta. De entre los Estados miembro, España contabilizó unas emisiones de 208,9 millones de toneladas de CO₂, un descenso del 17,2% respecto a 2019.

España, del lado de la solución

El cuarto puesto es para India, cuyas emisiones experimentaron un repunte del 12,6% en comparación con 2020 e incluso se situaron un 4,4% por encima de 2019, hasta los 2.700 millones de toneladas de CO₂, lo que también representa en torno a un 7% del global de emisiones. El informe añade que en el resto de los países analizados las emisiones de CO₂ aún siguen por debajo del nivel de 2019. En definitiva, estas cuatro economías son responsables de cerca del 60% de las emisiones totales del planeta.

placeholder China no va a renunciar al uso del carbón. (EFE)
China no va a renunciar al uso del carbón. (EFE)

A las emisiones procedentes de combustibles fósiles se suman las debidas al uso de la tierra, que expulsaron a la atmósfera 4.100 millones de toneladas, a las que hay que añadir los 14.100 millones de toneladas de CO₂ provocadas por la deforestación. Todas estas emisiones —fuentes fósiles y cambio de uso de la tierra— se mantuvieron más o menos constantes en la última década, con una media de 39.700 millones de toneladas de CO₂. Y esto supone que Global Carbon Project prevé que la concentración de CO₂ atmosférico aumentará en dos partes por millón (ppm) en 2021, menos que en años anteriores, a consecuencia de las condiciones del fenómeno conocido como 'La Niña', que suele enfriar la atmósfera.

Foto: Las calderas de biomasa son más limpias y sostenibles. (EFE)

En resumen, los investigadores sentencian que para tener al menos el 50 por ciento de posibilidades de limitar el calentamiento global hasta 1,5 °C, 1,7 °C y 2 ºC de aquí a final de siglo, será necesario contraer las emisiones en 420.000 millones de toneladas, 770.000 millones de toneladas y 1.270.000 millones de toneladas respectivamente. Esto equivaldría a recortar 11, 20 y 32 años de emisiones de CO₂ respectivamente respecto a los niveles de 2021.

Por eso, Friedlingstein calcula que alcanzar el objetivo cero emisiones netas en 2050 supondrá comprometerse a reducir las emisiones globales de CO₂ en 1.400 millones de toneladas de CO₂ cada año (1.4 gtco2) de media. Durante la pandemia, se evitaron 1.900 millones de toneladas de CO₂, lo que permite reflexionar sobre la magnitud del recorte de emisiones. A su juicio, el informe pone de manifiesto la “escala de la acción que es requerida”, de ahí la importancia de las discusiones de la COP26.

placeholder EEUU esta logrando contener sus emisiones. (EFE)
EEUU esta logrando contener sus emisiones. (EFE)

En la cumbre, buena parte de los países han expresado su voluntad a poner fin a los combustibles fósiles en su territorio, y desde las distintas organizaciones, ONG, instituciones científicas, empresas, juventud climática, entre otros, el llamamiento a la acción es prácticamente unánime. El propio primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, emuló en la inauguración de la COP26 a la activista sueca Greta Thunberg para insistir en la necesaria ambición, porque ya ha acabado el tiempo del “blablablá”.

Combustibles fósiles
El redactor recomienda