No hemos aprendido nada: la crisis climática se agrava tras el covid-19
  1. Medioambiente
  2. Clima
Nuevo informe de la ONU

No hemos aprendido nada: la crisis climática se agrava tras el covid-19

Según el informe 'Unidos por la ciencia 2021', la pandemia provocada por la enfermedad del covid-19 no retrasó el avance implacable del cambio climático

placeholder Foto: Las emisiones de CO2 vuelven a dispararse. (Reuters)
Las emisiones de CO2 vuelven a dispararse. (Reuters)

Un nuevo informe elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) alerta de que el covid-19 causó tan solo una leve reducción temporal de las emisiones de carbono y que el mundo sigue muy lejos de cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Según el informe ‘Unidos por la ciencia 2021’, la pandemia provocada por la enfermedad del coronavirus 2019 (covid-19) no retrasó el avance implacable del cambio climático.

Para la OMM, no hay indicios de que el mundo haya tomado nota y esté avanzando hacia un modelo de crecimiento más ecológico. De hecho, las emisiones de dióxido de carbono están aumentando de nuevo rápidamente, lo que nos aleja de las metas de reducción.

Foto: Científicos analizando la pérdida de hielo en el Ártico. (EFE)

Las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera se mantienen en niveles sin precedentes y condenan el planeta a un peligroso calentamiento futuro, según se desprende del nuevo informe.

El aumento de las temperaturas a nivel mundial está acelerando los fenómenos meteorológicos extremos, cada vez más devastadores y recurrentes, en todo el planeta. Unos desastres naturales cuyos efectos en las economías y las sociedades son cada vez más graves.

En los últimos años, se han perdido miles de millones de horas de trabajo solo a causa del aumento de las temperaturas y las olas calor. La temperatura media mundial durante los últimos cinco años está entre las más altas jamás registradas.

De acuerdo con el informe, de seguir con la tendencia actual es más que probable que las temperaturas superen el umbral de los 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales en los próximos cinco años.

placeholder El secretario general de la ONU, António Guterres.
El secretario general de la ONU, António Guterres.

La escala de los cambios experimentados recientemente en el sistema climático en su conjunto no tiene precedentes desde hace miles de años. Según se indica en el informe, aun con la adopción de medidas ambiciosas encaminadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el nivel del mar seguirá aumentando y constituirá una amenaza para las islas de baja altitud y las poblaciones costeras de todo el mundo.

Este año es decisivo en lo que respecta a la acción climática. Este informe, elaborado por las Naciones Unidas y organizaciones científicas internacionales asociadas, nos brinda una evaluación integral de los últimos conocimientos en climatología, y el resultado es una constatación alarmante: nos estamos alejando del rumbo previsto”, afirmó António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas.

Foto: La crisis climática provocará el hundimiento de la economía. (EFE)

En su opinión, “a menos que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan de manera inmediata, rápida y a gran escala, limitar el calentamiento a 1,5 °C será imposible, lo que traerá aparejadas consecuencias catastróficas para las personas y el planeta del cual dependemos”.

Además del PNUMA y la OMM, en el informe 'Unidos por la ciencia 2021' han participado la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el Proyecto Carbono Global (GCP), el Programa Mundial de Investigaciones Climáticas (PMIC) y la Oficina Meteorológica del Reino Unido.

Puntos clave del informe:

  • Las concentraciones de los principales gases de efecto invernadero —dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O)— siguieron aumentando en 2020 y durante el primer semestre de 2021.
  • Es probable que la disminución general de las emisiones que se registró en 2020 haya limitado el incremento anual de las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero de larga duración; sin embargo, este efecto fue demasiado pequeño como para diferenciarlo de la variabilidad natural.
  • La reducción del CH4 atmosférico a corto plazo podría contribuir a la consecución de las metas establecidas en el Acuerdo de París. No obstante, esto no disminuye la necesidad de reducir de forma pronunciada, rápida y sostenida las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero.
  • Las emisiones de CO2 de origen fósil —carbón, petróleo, gas y cemento— alcanzaron un nivel máximo de 36,64 gigatoneladas de dióxido de carbono (GtCO2) en 2019, seguido de un extraordinario descenso de 1,98 GtCO2 (5,6%) en 2020 debido a la pandemia de covid-19.
  • De acuerdo con algunas estimaciones preliminares, entre enero y julio de 2021, las emisiones mundiales en los sectores de la energía eléctrica y la industria ya se encontraban en el mismo nivel o en un nivel superior al observado durante el mismo periodo en 2019.
  • Las tendencias recientes en materia de emisiones de N2O, el tercer gas de efecto invernadero más importante después del CO2 y el CH4, superaron las trayectorias socioeconómicas con mayor intensidad que el resto de las utilizadas para estudiar el cambio climático futuro.
  • Cinco años después de la adopción del Acuerdo de París, no se ha avanzado en la consecución de los objetivos en cuanto a las emisiones, que deben ser 15 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (GtCO2e) más bajas de lo que representan las contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) incondicionales vigentes para cumplir el objetivo de 2 °C, y 32 GtCO2e más bajas para alcanzar el objetivo de 1,5 °C.
  • La crisis generada por el covid-19 ofrece solo una reducción a corto plazo de las emisiones mundiales. No habrá una disminución considerable de las emisiones de aquí a 2030, a menos que los países traten de conseguir una recuperación económica que incluya una descarbonización profunda.
  • La temperatura media global en superficie correspondiente al periodo 2017‑2021 (basada en los datos recopilados hasta julio) se encuentra entre las más cálidas jamás registradas y, según se estima, equivale a entre 1,06 °C y 1,26 °C por encima de los niveles preindustriales (1850‑1900).
  • En cada año del periodo comprendido entre 2017 y 2021, el valor mínimo estival medio y el valor máximo invernal medio de la extensión de los hielos marinos del Ártico fueron inferiores a la media registrada durante el periodo 1981‑2010. En septiembre de 2020, dicha extensión alcanzó el segundo valor más bajo del que se tiene constancia.
  • En 2021 se observaron fenómenos meteorológicos y climáticos extremos de efectos devastadores; el calor extremo excepcional en América del Norte y las crecidas de caudal en Europa Occidental fueron señales inequívocas del cambio climático causado por las actividades humanas.
  • Es probable que, en cada uno de los próximos cinco años, la temperatura media mundial anual cerca de la superficie supere, por lo menos, en 1 °C los niveles preindustriales (que corresponden a la media del periodo 1850‑1900), y es muy probable que ese aumento oscile entre 0,9 °C y 1,8 °C.
  • Hay un 40% de probabilidades de que la temperatura media mundial en uno de los próximos cinco años sea, por lo menos, 1,5 °C más alta que en los niveles preindustriales.
Cambio climático Pandemia Coronavirus ONU
El redactor recomienda