Es noticia
Menú
El informe que ningún abogado querrá leer: los directivos los odian... y a veces con razón
  1. Jurídico
Macroencuesta sobre las asesorías jurídicas

El informe que ningún abogado querrá leer: los directivos los odian... y a veces con razón

Un estudio revela, en contra de lo que creen los 'in house', que sus colegas de negocio los ven como "la policía del no". De hecho, el 65% de áreas admite habérselos saltado alguna vez

Foto:  Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Por mucho que les pese a los abogados internos de las grandes empresas, el resto de los directivos de sus compañías siguen percibiéndolos de forma mayoritaria como un obstáculo para el negocio. "La policía del no", según los definen algunos de sus compañeros de otros departamentos, que describen el pasar por la asesoría jurídica como una carrera de obstáculos que ralentiza ventas, acuerdos o proyectos. Tanto es así que, según una macroencuesta realizada en Estados Unidos y Europa, el 65% de los integrantes de otras áreas corporativas admite haberse saltado conscientemente el asesoramiento de los 'in house' o los procedimientos legales establecidos en el desarrollo de su actividad.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí.

En todo caso, no todos los departamentos se sienten igual de incómodos cuando tienen que tocar a la puerta de su abogado interno. Así, mientras la valoración que hacen desde Recursos Humanos, Finanzas y Compliance supera el aprobado, la relación es mucho más tensa con Ventas (solo el 43% de los encuestados de esta área dijo tener buena relación con Legal), Tecnología (38%), Marketing (37%) y Compras (37%).

"Es algo natural e, incluso, obvio", señalan los autores del estudio, porque los primeros están acostumbrados a trabajar bajo criterios regulatorios y estrictos protocolos. Sobre los segundos, en cambio, pesa la responsabilidad de hacer crecer el negocio y, en su caso, la agresividad y la creatividad son un valor —cualidades que, en cambio, espantan al abogado, formado en la aversión al riesgo—, por ello sienten que la asesoría jurídica es una "barricada" que frena su actividad. Existe un "conflicto inherente" entre unos y otros, apunta el documento.

El informe 'The Enterprise Legal Reputation Report', elaborado por la consultora Onit, se basa en 4.500 encuestas realizadas a empleados de grandes corporaciones, de los cuales 500 son integrantes de asesorías jurídicas y 4.000 de otros departamentos. De entre las respuestas de los no-abogados, tres de cada cinco valoran positivamente su relación con Legal, al que ven mayoritariamente como un factor protector del negocio. Sin embargo, el 73% no considera que sea un buen socio comercial.

Las críticas se centran en su ineficiencia (el 59% de los encuestados señaló este defecto), la inflexibilidad (el 49%) y sus dilatados tiempos de respuesta (el 38%). Quien consulta con los abogados, responden desde el resto de áreas, corre el peligro de verse enterrado en burocracia. Seis de cada 10, asimismo, no les ven lo suficientemente involucrados con la actividad de la compañía. "El papel de Legal nunca ha sido el de ser una 'cheerleader'. Su estoicismo tiene que ver con que el éxito de su función es mantener la estabilidad y la continuidad del negocio", los disculpa la consultora, quien, sin embargo, señala que los letrados pueden y deben mejorar su relación con el resto de departamentos corporativos.

La cualidad de lastre del abogado interno, no obstante, no se percibe en todas las funciones por igual. Así, por ejemplo, casi la mitad de los encuestados (47%) señala que Legal tiene un impacto positivo en todo lo relativo a I+D (desarrollo de productos, investigación, patentes y propiedad intelectual); mismo porcentaje que afirma que carece de un impacto directo. Tampoco en lo relativo a Compras se cuestiona su papel.

Sí arrecian las críticas, en cambio, en Ventas y en la generación de ingresos. En ambas funciones, nueve de cada 10 encuestados (el 89%) aseveran que la falta de velocidad en la negociación provoca la pérdida de oportunidades. En este sentido, casi la mitad considera que el ritmo de Legal entorpece los acuerdos, puesto que sus procesos están sobrecargados, el departamento es excesivamente cauteloso o carece de recursos. Entre el 10% y el 20% atribuyen a los abogados retrasar la firma de acuerdos comerciales. Unos porcentajes que, según los autores del informe, no pueden considerarse en absoluto menores.

Foto: (iStock)

El documento señala que, así como en otras áreas de las grandes corporaciones se han producido ya procesos de modernización, como en la gestión de la cadena de suministros, las relaciones con los clientes o los sistemas de información de RRHH, esta revolución aún no ha llegado a las asesorías jurídicas. Las denominadas 'operaciones legales', de reciente creación, aún no son percibidas como una prioridad. Sin embargo, las mismas no solo mejorarían la gestión del departamento legal, sino que potenciarían su colaboración con el resto de áreas. Los abogados no pueden ser un silo en las organizaciones.

El 'efecto iceberg'

Pero las asesorías jurídicas no solo tienen el problema de la percepción de sus colegas del resto de departamentos, sino que, además, según el informe, ellas mismas no son conscientes de que los demás las ven tan mal. Es lo que los autores del informe definen como 'efecto iceberg'. Los abogados solo ven la punta, lo positivo, y por debajo de la línea del mar existe una masa mucho mayor que permanece oculta.

En lo que se refiere a los letrados encuestados, el 73% afirma tener relaciones positivas con sus clientes internos; 13 puntos más de lo que responde el resto de directivos y profesionales, que son el 60%. En este sentido, nueve de cada 10 encuestados de Legal afirman que sus interacciones con las áreas son "ejemplares" y el 95% considera que su departamento es "eficiente" en la gestión de solicitudes de servicio. Esas proporciones contrastan con la opinión del resto de miembros de las corporaciones. El 59% de los mismos define como "ineficiente" a su asesoría jurídica.

Foto: Foto: Pixabay.

Por departamentos, los abogados internos consideran que comparten sus mejores relaciones de trabajo con Finanzas (el 84% las señaló como positivas o muy positivas) y Recursos Humanos (el 79%). Más sorprendente es el contraste de su visión con otras áreas. El 71% dijo guardar una buena interacción con Tecnología, frente al 37% de los miembros de dicho departamento que opina lo mismo; el 76% con Compras, ante al 37% de sus integrantes; el 74% con Ventas, mientras que en el otro lado fue el 43%, y, finalmente, con Marketing los porcentajes fueron 73% y 37%. "La desconexión es innegable", subrayan los autores del documento, porque mientras los letrados se muestran "abrumadoramente seguros de sí mismos respecto de sus relaciones con el resto de empleados, lo que ven no equivale con la verdad que se esconde debajo". Hay mucho iceberg bajo la línea de mar.

"Parte del problema podría ser la falta de una visión externa. Dado que Legal establece sus propios estándares de calidad y rendimiento, el departamento inherentemente asume que lo hace bien", reflexiona el documento; "y es cierto que muchas tareas las realiza de forma satisfactoria (...) pero sus profesionales deben saber que tienen un potencial mucho mayor". Es decir, podrían tener un asiento en la mesa de la toma de decisiones para influir en la buena marcha del negocio y tener un impacto positivo en los resultados, la innovación, la diferenciación competitiva, la marca y la cultura corporativa. "Pero para evolucionar hacia una función de mayor impacto, la asesoría jurídica debe tomar conciencia de su situación y tratar de evitar el 'efecto iceberg".

Foto: Foto: iStock.

El documento señala la tecnología como un factor que puede impulsar el funcionamiento de las asesorías jurídicas. Sin embargo, los abogados encuestados mantienen su escepticismo ante los avances en este sentido, por las propias resistencias al cambio de la profesión (así lo señaló el 44%). Uno de cada cuatro (el 25%), por su parte, respondió que carece de tiempo para aprender nuevas tecnologías, y dos de cada cinco (el 39%) apuntaron a la falta de dotación presupuestaria para afrontar la digitalización. Casi el 70%, asimismo, asegura que la dirección corporativa no ve prioritaria la modernización de la asesoría.

El estudio, no obstante, no concluye sin ofrecer un rayo de esperanza. El documento afirma que hay dos ámbitos que son una gran oportunidad para que Legal asuma un papel de liderazgo frente a otras partes de negocio, como son la diversidad y la seguridad de los datos, materias prioritarias para los consejos de administración.

Por mucho que les pese a los abogados internos de las grandes empresas, el resto de los directivos de sus compañías siguen percibiéndolos de forma mayoritaria como un obstáculo para el negocio. "La policía del no", según los definen algunos de sus compañeros de otros departamentos, que describen el pasar por la asesoría jurídica como una carrera de obstáculos que ralentiza ventas, acuerdos o proyectos. Tanto es así que, según una macroencuesta realizada en Estados Unidos y Europa, el 65% de los integrantes de otras áreas corporativas admite haberse saltado conscientemente el asesoramiento de los 'in house' o los procedimientos legales establecidos en el desarrollo de su actividad.

Despachos Abogados Recursos humanos
El redactor recomienda