Abogados de película: del doble de Steven Seagal al productor 'apagafuegos'
  1. Jurídico
El difícil tránsito de la ley a las cámaras

Abogados de película: del doble de Steven Seagal al productor 'apagafuegos'

El sector legal español cuenta con algunos profesionales de primer nivel que han hecho pequeñas incursiones en el mundo del cine. El choque entre dos mundos, 'a priori', antagónicos deja experiencias muy interesantes

Foto: A la izquierda, Steven Seagal. A la derecha, el abogado Marcos Peña.
A la izquierda, Steven Seagal. A la derecha, el abogado Marcos Peña.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La abogacía y el cine son dos mundos, 'a priori', antagónicos. El rigor, el apego por lo tradicional y el ritmo pausado y reflexivo que se atribuyen a la primera contrastan con la libertad creativa, la disrupción y la espontaneidad que se presuponen al segundo. Sin embargo, a pesar de contar con unos códigos tan diferentes, existen profesionales del sector legal que se han atrevido a transitar el vertiginoso sendero de una profesión a la otra. Sus experiencias, según relatan, confirman el contraste existente entre ambos entornos, aunque todos coinciden en señalar que salirse del carril que marcan la ley y los procedimientos no solo es enriquecedor, sino también profundamente divertido.

El doble de Steven Seagal

El caso más llamativo es el de Marcos Peña, consejero en el bufete Montero Aramburu, y que actuó como doble de Steven Seagal en la película 'Muerte a Salazar', estrenada en 2017. "Fue toda una sorpresa. Un día recibí un 'mail' de una productora de Hollywood, pero no contesté porque pensé que era una broma o una estafa", relata. Peña es, desde hace muchos años, profesor de distintas artes marciales, entre ellas el 'aikido'. Gracias a sus vídeos en redes sociales y YouTube, alguien en la productora Hollywood Media Bridge se sorprendió por la similitud de sus movimientos con los de Seagal, por lo que decidieron contactarle para que le supliera en algunas escenas. "Finalmente cogí el teléfono y cuando me dijeron que querían que participara en una película les respondí: 'Tiene que haber una equivocación. Yo no soy actor, soy abogado'. Y entonces me explicaron que se habían fijado en mis vídeos de artes marciales". Por aquel entonces, Peña ejercía de letrado en el Ayuntamiento de Camas, en Sevilla. "Al principio no lo veía muy claro, pero me doraron bastante la píldora y terminé por decirles que sí".

placeholder Guion de Marcos Peña en 'Killing Salazar'.
Guion de Marcos Peña en 'Killing Salazar'.

Apenas tres o cuatro días después, se subía en un avión rumbo a Rumanía, en donde se estaba llevando a cabo el rodaje. Las pruebas y las tomas de cámara salieron bien, así que pronto le asignaron la primera escena. Ahí es donde surgieron las primeras dificultades. "Seagal mide 2,05 metros y pesa 140 kilos. Yo mido 185 y peso 83 kilos. Así que me envolvieron el cuerpo en un edredón y así tenía que moverme". Lo que más le costó, explica, fue aplicar las técnicas de la forma más real posible, pero sin que estas causaran el dolor o el impacto que causan en la vida real. "Si el otro actor se quejaba mucho yo paraba, con todo lo que conlleva detener una escena de acción", reprimenda del director incluida.

Fueron 10 días de rodaje que Peña califica como una "experiencia inolvidable". En positivo, pero también con sus notas negativas, como el "recelo" del resto de actores y gente de reparto, que se habían tenido que someter a numerosas pruebas y 'castings', mientras que él se las había saltado casi todas. "Me preguntaban: '¿Tú eres actor?'. Y yo decía: 'No, soy abogado...'. Y se les ponía cara de no entender nada". Son dos mundos muy diferentes, resalta Peña, pero confiesa que quien tiene mucha experiencia en juicios "aprende a actuar, al menos un poquito". ¿Y cómo resultó tratar con Steven Seagal? "Es una estrella, con todo lo que ello conlleva. Un tío poco hablador, que se rodea de su propia gente y graba su escena y se va. Pero el contacto que tuvimos, aunque fue poco, fue agradable".

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí.

El productor de 'Encontrarás dragones'

A pesar de no tener que actuar entre explosiones y disparos, Ignacio Gómez-Sancha, socio director de Latham & Watkins en España, también se llevó unos cuantos sobresaltos como productor de 'Encontrarás dragones', estrenada en 2011. "Es de las dos o tres mejores experiencias de mi vida, especialmente la edición", afirma convencido, aunque admite que se embarcó en este proyecto por "pura inconsciencia". Admirador del director británico Roland Joffé desde su juventud, con 38 años recibe la propuesta de una consultora de cine para impulsar un largometraje sobre el fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer.

placeholder Ignacio Gómez-Sancha, socio director de Latham & Watkins.
Ignacio Gómez-Sancha, socio director de Latham & Watkins.

"Yo no tenía dinero para financiarla, pero sabía de proyectos de inversión. Así que empecé a mover Roma con Santiago para lograr inversores". Tras conseguir que Antena 3 aportara una cantidad relevante y tras un sinfín de presentaciones, "y a pesar de mi nivel de ignorancia en el mundo del cine", logró junto a su coproductor, Ignacio Núñez, la cantidad necesaria para arrancar el rodaje en Argentina. "A las dos semanas, me llama el productor ejecutivo que habíamos fichado y me dice: 'Tienes que venir, ya estamos dos millones por encima del presupuesto estimado para toda la película y si no conseguimos más dinero, habrá que parar el rodaje". Así que Gómez-Sancha tuvo que dejarlo todo y subirse a un avión rumbo a Buenos Aires.

Tras lograr que el director se involucrara en la financiación de la película y aceptara cumplir el presupuesto estimado, continuó el rodaje no sin sufrir, cuenta, chantajes, robos e intentos de expulsión del país. Pero tuvieron suerte. Su propio temor a que el largometraje viajara todo entero en el mismo avión ("No podía permitir que, si se caía el avión, nos quedáramos sin película") había hecho que fueran escaneando los negativos y enviándolos de forma periódica a España. "Así que, el día en que nos plantearon el chantaje por el cual no querían dejarnos sacar el negativo, pudimos decirles: 'Os podéis quedar la cinta' y marcharnos del país".

Tras los sobresaltos del rodaje, Gómez-Sancha describe que le fascinó la edición del largometraje. "Es una labor increíble. De los mismos negativos podrían sacarse dos o tres películas diferentes".

De la consultoría al documental religioso

El recientemente estrenado 'Medjugorje' es el segundo documental en el que participa Borja Martínez-Echevarría, experiodista y consultor especializado en el sector legal. En este caso, como codirector junto a Jesús García, pero en 'Hospitalarios' (dirigida por Jesús García y estrenada en mayo de 2019), fue el productor. "Somos un equipo pequeño, aquí todos tenemos que hacer de todo. Incluso peluquería y maquillaje", desvela. 'Medjugore' relata, a través de testimonios e imágenes documentales, las apariciones de la Vigen María que tienen lugar en un pueblo de Bosnia-Herzegovina desde 1981. La localidad es desde entonces un lugar de peregrinación. "La pandemia nos modificó mucho el proyecto inicial y cómo íbamos a contar la historia. Sobre todo, tuvimos que reducir muchos viajes en los que íbamos a recoger testimonios", detalla Martínez-Echevarría.

El documental, en sus primeras semanas en cartelera, está siendo todo un éxito. La primera semana se estrenó en 51 salas. La segunda, fueron 69. En sus primeros 10 días ha reunido a más de 20.000 espectadores y es la decimoquinta película más vista de la pasada semana (compitiendo con la última de James Bond, la de Pedro Almodóvar o la superproducción 'Dune'). Todo un "éxito", señala, tratándose de un documental de corte religioso.

placeholder Borja Martínez-Echevarría y Jesús García, codirectores de 'Medjugorje', durante el rodaje.
Borja Martínez-Echevarría y Jesús García, codirectores de 'Medjugorje', durante el rodaje.

¿Qué le llamó del mundo del cine, para dejar el sector legal? "Sentí que tenía que involucrarme totalmente en este proyecto; tengo la convicción personal de que es algo que puede hacer mucho bien. Además, entendía que no podía dar un buen servicio a mis clientes si no era dedicándome a ellos a tiempo completo". El haberse movido en el entorno de la abogacía, reflexiona Martínez-Echevarría, le ha servido para aprender la importancia de entender bien las historias y cuidar la información, así como el valor de las relaciones personales y la confianza. "La amistad que he entablado con algunos abogados me ha ayudado a poder sacar adelante algunas cuestiones y problemas que se plantearon durante la película".

¿Y qué es lo más difícil de hacer una película? Los medios técnicos, relata, han facilitado mucho la parte audiovisual. Sin embargo, tramitar todos los permisos necesarios para su distribución y la labor de difusión para darla a conocer, eso es todo un reto. "Lo que más me ha costado es, en las entrevistas, ser yo quien responde a las preguntas y no quien las formula. Especialmente si la entrevista es para televisión", confiesa.

La 'oveja negra' en una familia de productores

Lo particular en el caso de José María Méndez, socio responsable del área de Propiedad Intelectual y Tecnologías de la Información y la Comunicación de Baker McKenzie Madrid, es que se haya dedicado a la abogacía y no al cine. "Mi abuelo y mi padre son productores de cine, y mis hermanos también se dedican a ello", relata. Él, sin embargo, estudió Derecho, aunque, desde el comienzo de su carrera, sintió atracción por toda la vertiente legal del mundo audiovisual. Ahora es uno de los letrados más reputados en su especialidad y trabaja con la práctica totalidad de las grandes multinacionales del sector. Su secreto: "En mi casa siempre he visto artistas, guionistas, productores, directores... Lo cual me ha permitido entender las particularidades de este mundo".

Foto: Estand de Abogartis en un supermercado de Bornos (Cádiz).

Tras hacer prácticas en el único bufete que hacía producción audiovisual en aquella época y trabajar para una discográfica, una gran editora y una gran empresa del sector audiovisual, empezó a darse cuenta de la ausencia de especialización en este ámbito en los grandes despachos. "Sentía que las firmas a las que contratábamos no respondían del todo a nuestras necesidades. Era un área en la que se especializaban muy pocos abogados". La terminología, los códigos o la comprensión del negocio no estaban todo lo ajustados que deberían. "Había un gap en el mercado que confiaba en poder cubir dando el salto a una firma".

Veinte años después, y tres el 'boom' que ha experimentado el sector en los últimos años, el tiempo le ha dado la razón. En su departamento, detalla, están especializados en el asesoramiento a clientes internacionales. "Les ayudamos a entender las reglas del mercado local y la forma de trabajar de los operadores de aquí. Este conocimiento del sector es parte del valor añadido que explica nuestra trayectoria", concluye.

Nominado a los Goya

Finalmente, es relevante el caso de Jesús Mardomingo, socio de Dentons en España. En 2013, cuando se encontraba en Cuatrecasas, fue candidato a mejor director de producción en los Goya por el documental 'Donde viven las mujeres'. Este metraje, producido por Tus Ojos y dirigido por José Manuel García Serrano, relata cinco historias de mujeres que mezclan ficción y realidad para señalar el gran aporte de la mujer al bienestar de las familias y el desarrollo de la sociedad. Mardomingo ha declinado la invitación a participar en este reportaje.

La abogacía y el cine son dos mundos, 'a priori', antagónicos. El rigor, el apego por lo tradicional y el ritmo pausado y reflexivo que se atribuyen a la primera contrastan con la libertad creativa, la disrupción y la espontaneidad que se presuponen al segundo. Sin embargo, a pesar de contar con unos códigos tan diferentes, existen profesionales del sector legal que se han atrevido a transitar el vertiginoso sendero de una profesión a la otra. Sus experiencias, según relatan, confirman el contraste existente entre ambos entornos, aunque todos coinciden en señalar que salirse del carril que marcan la ley y los procedimientos no solo es enriquecedor, sino también profundamente divertido.

Leyes Despachos Abogados Hollywood Propiedad intelectual Películas
El redactor recomienda