MÁS DE 800 AUTOCARES LLEVARÁN A MANIFESTANTES A BARCELONA

El independentismo espera hacer estallar la 'Primavera Catalana' este domingo

La movilización ya no es la misma que hace meses y mucha gente está harta, pero tras la liberación de Puigdemont en Alemania la calle catalana volverá a moverse

Foto: Concentración de apoyo a los Comités de Defensa de la República en Barcelona. (EFE)
Concentración de apoyo a los Comités de Defensa de la República en Barcelona. (EFE)

El independentismo catalán lo confía todo a la calle. "El domingo habrá una inflexión del 'procés'", señala un alto dirigente independentista a El Confidencial, refiriéndose a la gran manifestación soberanista prevista para este domingo 15 de abril. Con ese encuentro, se espera un rebrote del independentismo en Cataluña. La misma fuente admite que la movilización ya no es la misma que hace meses y que mucha gente está harta, pero asegura también que con la liberación de Carles Puigdemont en Alemania, la negativa a extraditarlo por rebelión y con la gran campaña que se prepara, la calle catalana volverá a movilizarse. "La fiscalía alemana ha hecho lo que debía, pero será finalmente el juez el que dicte si hay o no extradición, aunque seguramente habrá recursos a su decisión y ello nos llevará dos meses largos de tira y afloja", añaden las fuentes.

A todo ello, hay que añadir los componentes de tensión de las últimas horas: la decisión de anular el pleno de investidura de Jordi Sànchez y la ofensiva emprendida por el presidente del Parlament, Roger Torrent, intentando que la propia Cámara se querelle contra el juez Pablo Llarena, en una fanática estrategia de confrontación de instituciones. La olla de la 'primavera' está en plena ebullición.

Hay más de 800 autocares ya contratados para llevar a ciudadanos de toda Cataluña hasta Barcelona para empezar la 'Primavera Catalana'

Ante la situación, tanto desde la Asamblea Nacional Catalana (ANC) como desde la CUP, la consigna es "volver a tomar la calle" para impulsar el 'procés' y lograr la proclamación de la República. Y este domingo se quiere visualizar que el independentismo está más vivo que nunca. Quien convoca la manifestación del domingo es el Espai Democràcia i Convivència, el nuevo 'invento transversal' impulsado por Torrent, una plataforma que pretende convertirse en referente de reivindicaciones "no partidistas", algo parecido al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir que impulsó Artur Mas desde la Generalitat. El Espai de Torrent, no obstante, se queda a años luz, ya que los apoyos que ha cosechado son mucho menores que con el proyecto de Mas. Pero lo que se intenta es visualizar que las protestas no provienen de los partidos políticos, sino de sectores de la ciudadanía. Esfuerzo baldío, porque quedan en evidencia las interferencias de los partidos independentistas, que son los que, al final, toman las riendas de la situación y mueven los hilos de las convocatorias.

De momento, hay más de 800 autocares ya contratados (de ello se encargan los CDR, la ANC y Òmnium) para llevar a ciudadanos de toda Cataluña hasta Barcelona en lo que se quiere que sea el pistoletazo de salida para la 'Primavera Catalana', un eslogan que intenta remedar a la 'Primavera Árabe'. Nadie quiere poner números a la gran manifestación que se prepara, pero hay expectación ante el evento. Lo importante, aseguran, es hacer una demostración de fuerza, "que se vea que el independentismo está más vivo que nunca".

De hecho, una participación discreta será signo de que la burbuja independentista está definitivamente 'pinchada'. Por eso los partidos soberanistas, así como las organizaciones partidarias de la ruptura con España están poniendo toda la carne en el asador y han movilizado todos sus recursos para que la concentración sea un éxito. El momento es perfecto: con Puigdemont en libertad en Alemania, la coyuntura permite reclamar, en justa correspondencia, la misma medida para los consejeros encarcelados en Estremera y para los Jordis. Además, con el inicio de la nueva legislatura, es necesario insuflar ánimo desde la calle al nuevo Govern que salga del Parlament. O, en caso de que no sea posible, la manifestación serviría para comenzar una larga movilización hasta las próximas elecciones, que se celebrarían antes de las vacaciones de verano.

Conmemoración de la Segunda República

Se da la circunstancia de que el sábado, el día antes de la gran manifestación convocada, es el día de la República (la Segunda República española fue proclamada el 14 de abril de 1931) y tanto sectores de la CUP como de ERC tienen previsto actos políticos para la efeméride. Incluso el Ayuntamiento de Barcelona ha previsto una semana de actos que comienza, precisamente este sábado para conmemorar la 'Primavera Republicana'. Esos actos evocan "valores republicanos de libertad, igualdad y fraternidad". Entre otras acciones, se dedica una calle al actor Pepe Rubianes (iniciativa que ha suscitado una agria polémica con la familia del almirante Cervera, cuyo nombre desaparece ahora del callejero, un prohombre cuya familia ha protestado por el cambio de nombre).

La ofensiva para la 'Primavera Catalana' se complementa con una campaña para enviar cartas a cinco líderes europeos con el objetivo de "internacionalizar la represión del Estado español y la vulneración de los derechos civiles en Cataluña". Los cinco destinatarios de las misivas son Angela Merkel (Alemania), Emmanuel Macron (Francia), Juha Sipila (Finlandia), Lea Varadkar (Irlanda) y António Costa (Portugal). Las cartas están firmadas por la Asociación Catalana por los Derechos Civiles, una de las 'marcas blancas' utilizadas por el independentismo, creada alrededor de los familiares de los políticos presos y fugados.

La CUP avisa

El ala dura de la CUP, por su parte, emitió esta semana un breve comunicado en el que afirma que "con la misma intensidad con la que estos días hemos salido a la calle para reclamar la liberación de los presos y presas políticos y el retorno de las personas exiliadas, hoy discrepamos frontalmente de la hoja de ruta expuesta por Carles Puigdemont en conferencia de prensa".

La nota asegura que "la operación estatal del 155 fue derrotada en las urnas el pasado 21 de diciembre. La voluntad popular pedía la restitución del Govern y el no reconocimiento de la autoridad de los aparatos del Estado sobre la soberanía de Cataluña. Conformar un Gobierno autonómico nuevo, adaptado al marco y resoluciones de los aparatos del Estado creemos que contradice el voto expresado el 21-D". Si bien, en los programas electorales de los principales partidos soberanistas se había desterrado la unilateralidad —por lo que los ciudadanos no votaron esa posibilidad— y, además, que, ateniendo al voto expresado en las urnas, el no independentista fue notablemente más numeroso que el netamente independentista.

Los duros de la CUP alertan de que "observamos con preocupación y alarma los llamamientos para que el Estado se siente a negociar, sin ni tan solo definir como punto de partida el inalienable derecho de autodeterminación que tenemos como pueblo. El ejercicio del derecho a la autodeterminación no puede ser moneda de cambio para otros objetivos. Un nuevo encaje de Cataluña dentro del Estado español, forzado por la violencia policial y judicial, es la antítesis del ejercicio de la autodeterminación y de todo lo que el 1 de octubre significa". Con ello, cierran el paso a cualquier intento negociador por parte de los partidos catalanes con el Gobierno central. Y, en cambio, da alas para hacer crecer la intensidad de la 'Primavera Catalana'.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios