'major' de los mossos

Josep Lluís Trapero, de la academia del FBI a lidiar con yihadistas y periodistas

Además de los atentados de Barcelona y Cambrils, que le valieron duras críticas, Trapero está siendo investigado por un presunto delito de sedición en el marco del 'procés' soberanista en Cataluña

Foto: Trapero accedió al cargo de 'major' de los Mossos en abril de 2017. (EFE)
Trapero accedió al cargo de 'major' de los Mossos en abril de 2017. (EFE)

Josep Lluís Trapero (Santa Coloma de Gramanet, 1965) tiene una dilatada experiencia en el cuerpo policial, pero también carga con cierta polémica a sus espaldas y un indiscutible 'background' melódico. Era verano del año pasado, y el ahora 'major' de los Mossos d'Esquadra endulzaba a los asistentes a una cena en la casa de Cadaqués de la periodista Pilar Rahola tocando la guitarra y cantando 'Paraules d'amor', de Serrat. Con su camisa hawaiana, Trapero fue el encargado de cocinar la paella que cenaron aquella noche, entre otros, el 'president', Carles Puigdemont, o el expresidente del FC Barcelona Joan Laporta.

En aquella velada, Trapero todavía era comisario jefe. Faltaban cuatro meses para que tuviera que hacer frente a la primera gran polémica en la que se vio envuelto y en la que su destreza con la guitarra no le valió para salir indemne, aunque finalmente lo consiguió. La puesta en libertad de un detenido después de atropellar a un Mosso d'Esquadra a pocas horas de su declaración ante el juez indignó a varios sindicatos de la policía catalana, que pidieron su dimisión. La primera vez que se solicitaba el cese de un alto mando de los Mossos.

Cuatro meses más tarde, el por entonces 'conseller' de Interior, Jordi Jané i Guash, lo nombraba 'major' de los Mossos. Formado en la Escuela de Policía de Cataluña, donde ingresó en 1989, Trapero tiene a sus espaldas 23 años de experiencia como 'mosso'. El año pasado llegó a viajar a Estados Unidos, concretamente a Quantico, donde quiso extender sus conocimientos en la academia del FBI. Allí cursó uno de los seminarios de entrenamiento que ofrece la agencia estadounidense, en concreto el Latin American Law Enforcement Executive Development Seminars, dirigido a altos mandos de policías y fuerzas de seguridad.

Josep Lluís Trapero. (Reuters)
Josep Lluís Trapero. (Reuters)

Trapero llevaba en el cargo de 'major' de los Mossos d'Esquadra desde abril de este año cuando tuvieron lugar los atentados de las Ramblas de Barcelona y de Cambrils. Desde 2013 y hasta entonces, había sido comisario jefe de los Mossos, y llegó al máximo nivel de la policía catalana como único aspirante para hacerse cargo de un mando que estuvo vacante durante una década.

La agencia que lidera desde hace tan poco tiempo, no obstante, ha estado en el punto de mira desde los atentados. Los días siguientes al atropello cometido por Younes Abouyaaqoub en las Ramblas de Barcelona, que enfiló durante 500 metros el emblemático paseo de la ciudad para acabar con la vida de 14 personas, todo fueron alabanzas para el cuerpo de la policía catalana. Y con su "bueno, pos molt be, pues adiós" como respuesta a un periodista extranjero que se marchó en plena rueda de prensa porque estaba siendo contestado a su pregunta en catalán, consiguió encandilar a Twitter.

La gestión que la policía catalana había llevado de los atentados tuvo sus detractores y seguidores. Los Mossos se revolvieron ante las críticas que vertieron la semana pasada los sindicatos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, que les acusaban de "marginar" a ambos cuerpos en las investigaciones de los atentados. En concreto, estas críticas se centraron en que los servicios antiterroristas no llegaran a poner el foco en el imán de Ripoll, presunto 'cerebro' de los atentados, ni que se le diera a la explosión de Alcanar la importancia que realmente tuvo.

Tras aquella polémica, el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, se reunió con los altos mandos de los tres cuerpos policiales que participan en las investigaciones de los atentados de Cataluña para poner orden y acabar con los conflictos.

El 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, junto al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. (EFE)
El 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, junto al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. (EFE)

Sin embargo, de lo que no ha logrado salir indemne Trapero ha sido de la controversia que ha emergido en torno a una presunta comunicación por parte de la CIA en la que se alertaba de un posible atentado en verano en zonas turísticas y, en concreto, en la Rambla de Barcelona. Esta información la publicó 'El Periódico', apoyándose en un documento cuya veracidad ha levantado cierta sospecha en WikiLeaks.

De hecho, el 'conseller' de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, ha confirmado que los servicios de Inteligencia de Estados Unidos alertaron a los Mossos de la posibilidad de un ataque como el que tuvo lugar, pero que ni ellos ni el propio Estado le dieron credibilidad y que no se trataba de la CIA. "Ellos tampoco le dieron veracidad", señaló Forn. Sin embargo, la polémica está lejos de terminar, y es que el diario catalán publicó este jueves a última hora que Estados Unidos confirmaba la información que habían publicado.

Independencia y sedición

Las polémicas en torno a la figura de Trapero no se quedaron en los atentados del verano de 2017. Semanas después comenzaba su segunda odisea, en esta ocasión, relacionada con el 'procés' soberanista con el que Cataluña persigue la independencia.

Tras convocar oficialmente el referéndum del 1 de octubre, las autoridades llevaron a cabo una serie de registros y detenciones durante el 20 de septiembre, entre las cuales se encontraba Josep Maria Jové, mano derecha del 'vicepresident', Oriol Junqueras. Esto provocó una serie de manifestaciones en toda la comunidad catalana, una enorme tensión y mobiliario y otros bienes dañados, entre ellos varios vehículos de la Guardia Civil. No obstante, esta jornada le ha valido a Trapero, a su 'número dos', Teresa Laplana, y a los presidentes de Òmnium Cultural y de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, a ser investigados por un presunto delito de sedición.

De hecho, a pesar de que la Fiscalía solicitó prisión sin fianza para el 'major' de los Mossos, la jueza lo dejó libre —no así a Sànchez y Cuixart, que sí han entrado en prisión preventiva—, aunque le ha impuesto una prohibición de salir de España.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios