choque institucional

Zoido intenta calmar sin éxito a los sindicatos policiales tras el conflicto con los Mossos

Convoca a las organizaciones para trasladarles las buenas relaciones que hay con la policía autonómica pero éstas responden con ejemplos para demostrar su "importante malestar"

Foto: Rajoy, el pasado 19 de agosto, en la reunión con el ministro Zoido, López Iglesias, José Antonio Nieto y José Manuel Holgado, que informaron al presidente del Gobierno sobre las medidas de seguridad tras los atentados. (EFE)
Rajoy, el pasado 19 de agosto, en la reunión con el ministro Zoido, López Iglesias, José Antonio Nieto y José Manuel Holgado, que informaron al presidente del Gobierno sobre las medidas de seguridad tras los atentados. (EFE)

El Ministerio del Interior no para de lanzar mensajes de normalidad tras los atentados de Barcelona y Cambrils del pasado 17 de agosto. En línea con el mensaje institucional del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, desde el departamento dirigido por Juan Ignacio Zoido insisten en destacar la buena relación y el fluido intercambio de información que existe entre los Mossos d'Esquadra y las fuerzas de seguridad del estado. Así lo hacen tanto en la esfera pública como en las reuniones privadas que mantienen los altos mandos del Ministerio con miembros destacados de la Policía y la Guardia Civil.

En este contexto tuvo lugar el encuentro que convocó ayer el director general de la Policía Nacional, Germán López Iglesias, con los sindicatos de la corporación en el complejo policial de Canillas a primera hora de la tarde. El máximo responsable del instituto armado trató de calmar los ánimos de las organizaciones y destacó reiteradamente que a nivel institucional las relaciones entre los Mossos y el cuerpo son muy buenas. La afirmación, sin embargo, no fue recibida con agrado por el resto de presentes en el encuentro.

Así lo explican desde la Unión Federal de Policía (UFP), uno de los sindicatos que transmitió su desacuerdo con la visión ofrecida por López Iglesias. El portavoz de UFP explicó al director general que las Unidades de Intervención Policial (antidisturbios) pidieron a los Mossos la foto de Younes Abouyaaqoub, el miembro de la célula terrorista que ejecutó los atropellos de Las Ramblas, con el fin de colaborar en la búsqueda durante las horas posteriores a la masacre. La respuesta de la policía autonómica, sin embargo, siempre según la versión sindical, fue negativa. Los Mosos contestaron que los reclamantes tendrían las imágenes "a la vez que los medios de comunicación".

La UFP también contó a López Iglesias que el Centro de Coordinación contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) permitió la entrada a los Mossos 20 días antes de los atentados, pero que desde entonces los miembros de la policía autonómica no han introducido ningún dato en las bases de datos del organismo dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad. Desde el Gobierno, sin embargo, sí ha habido buena praxis hacia el cuerpo policial regional, según aseguró el portavoz de UFP presente en la reunión, quien destacó que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) sí ha estado ofreciendo "asiduamente" información antiterrorista a los responsables de los Mossos, a los que también se les ha permitido estar en organismos europeos en los que no tienen competencias.

Desde la UFP explicaron asimismo a López Iglesias que el comportamiento de los policías autonómicos tampoco ha sido el adecuado, a su juicio, en la denominada Sala de Cooperación Interpolicial de Barcelona, que -según el portavoz sindical- no recibió ni un solo aviso durante el día del atentado, lo que impidió que la Policía Nacional y la Guardia Civil tuvieran conocimiento del incidente a través de esta sala. Según la UFP, los 3.300 policías nacionales que trabajan habitualmente en Cataluña se sienten "despreciados" por los Mossos "de forma continua".

El resto de sindicatos, en la misma línea, incidieron en este mismo sentido ante el director general y destacaron el malestar que existe en el cuerpo desde los mandos hasta los agentes de base. Desde el Sindicato Profesional de Policía (SPP), centrado en altos cargos de la corporación, insistieron en denunciar tanto el "ninguneo" por parte de los Mossos como la "dejadez de funciones" de los responsables políticos, que a su juicio tenían la responsabilidad de exigir que hubiera un continuo flujo de información.

El portavoz del SPP subrayó que no era lógico que la policía autonómica no contara desde el principio con las fuerzas de seguridad estatales a pesar de que éstas habían mostrado su disposición a la colaboración. También trasladó al director general que este ninguneo por parte de las instituciones catalanas a la Policía y la Guardia Civil ha generado un posterior "clima de incomodidad" y una "falta de confianza" de los funcionarios hacia los representantes del Ministerio del Interior. "Nosotros somos meros transmisores de las sensaciones de nuestros compañeros", indicó el portavoz de SPP a López Iglesias después de calificar como "malestar importante" lo que siente la generalidad de la corporación.

Al encuentro asistieron también la Confederación Española de Policía y la Agrupación Sindical de Policías. Faltó el Sindicato Unificado de Policía, que valoró el encuentro como "de confraternización" y no quiso participar, a pesar de haber protagonizado días antes una nota conjunta con la Asociación Unificada de Guardias Civiles en la que ambas agrupaciones criticaban la "marginación" a la que habían sido sometidos ambos cuerpos estatales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios