Es noticia
Menú
¿Habrá trabajadores en Aragón para tanto empleo?
  1. España
  2. Aragón
Aterrizan varias grandes empresas

¿Habrá trabajadores en Aragón para tanto empleo?

El Ejecutivo aragonés ha anunciado en mayo la llegada de 4 empresas con la previsión de crear 3.290 empleos y los sectores temen que la cualificación no vaya al ritmo necesario

Foto: El presidente de Aragón, Javier Lambán. (EFE/Toni Galán)
El presidente de Aragón, Javier Lambán. (EFE/Toni Galán)

Solo en el mes de mayo, el Gobierno de Aragón ha presentado públicamente cuatro proyectos empresariales que, según sus estimaciones, crearán 3.280 empleos, una cifra que supone más de la mitad de la plantilla actual de Stellantis, la antigua General Motors, motor durante años de la economía aragonesa. Aun cuando el crecimiento no llegara a tanto, traduce el buen momento de Aragón como polo de atracción empresarial. Ahora, la pregunta que flota en el aire es si Aragón va a disponer de mano de obra suficiente.

La consejera de Economía, Marta Gastón, la respondía esta semana con un "bendita preocupación", mientras ofrecía los datos de la evolución del paro en Aragón, que lleva varios meses con mejores registros que la media de España. La Comunidad tiene 58.928 parados, el número más bajo desde 2008 y con un descenso del 3,89% respecto al mes anterior, y 591.330 personas ocupadas: una cifra de máximos. Ese 2008, antes de las sucesivas crisis, Aragón tenía una población de 1.325.000 personas; hoy, hay 1.313.465 aragoneses, 12.000 menos. Con esa evolución, y ante fenómenos paralelos como la dificultad para cubrir los puestos fuera de la capital y la renuncia en algunos sectores como la hostelería, la cuestión está encima de la mesa.

Foto: El presidente de Aragón, Javier Lambán. (EFE/Toni Galán)

La propia consejera esgrime que, con 58.000 parados, el reto es adecuar oferta y demanda. "Tenemos que cualificar a mucha gente y en ello estamos, con los nuevos planes de Formación Profesional en áreas como logística y digitalización, y con formación a la carta para las empresas que se instalan en Aragón y necesitan perfiles específicos. Nos hemos posicionado como un lugar atractivo para invertir y podemos asegurar que habrá mano de obra preparada. Los promotores tendrán respuesta a sus necesidades".

En Formación Profesional, el próximo curso se abrirán 19 ciclos nuevos, con especial atención a digitalización, logística y renovables. A la vez, el gobierno aragonés ha lanzado un plan para recualificar a 200.000 aragoneses y digitalizar el sistema productivo.

En cuatro proyectos, 3.290 empleos

Y es que, solo con los proyectos anunciados en mayo, son más que necesarios. El 5 de mayo, el Gobierno de Aragón anunciaba la instalación en Muel (Zaragoza) de Besins Healtcare, una empresa francesa del sector farmacéutico que tiene previsto invertir 25 millones de euros y crear 150 puestos de trabajo. Besins Healtcare fabricará en su planta aragonesa cápsulas blandas y geles y quiere estar operativa en el primer trimestre de 2023, en una nave industrial preexistente, actualizada para la nueva actividad. Los promotores, una empresa familiar, valoraron la buena situación geográfica, la existencia de una ciudad universitaria y la "excelente acogida" de las instituciones.

Pocos días después, el 11 de mayo, en vísperas de la demolición de las torres de refrigeración de la central de Andorra (Teruel), el ejecutivo aragonés conjuraba la lentitud en la llegada de las compensaciones por el cierre de la térmica con el anuncio de la instalación de una fábrica de Oxaquim, con 380 empleos. La empresa química tarraconense prevé invertir 370 millones hasta 2028, en 10 unidades productivas, la primera unidad de las cuales quieren tener activa entre 2023 y 2024. Oxaquim fabrica ácido oxálico, un material destinado a las baterías del coche eléctrico; es líder en Europa en su materia y ya tiene una planta en Alcañiz. Como atractivo para ampliar su presencia en Aragón con la fábrica de Andorra, sus propietarios destacaron la calidad de su capital humano.

Foto: Voladura controlada en las torres de refrigeración de la central de Andorra. (EFE/Javier Cebollada)

Doblada la mitad de mayo, el día 18, se anunciaba la venta de las 38 hectáreas de la antigua Universidad Laboral de Zaragoza y su entorno, propiedad de la DGA y el SEPES. Compraba Montepino, una promotora aragonesa que proyecta invertir 150 millones de euros en dos grandes naves que estarán disponibles en 2024, para acoger dos grandes compañías del sector logístico. Estiman que generarán 2.500 empleos, son unas naves de 177.000 m² y 220 muelles de carga y descarga, y en una operación en la que las instituciones han estado especialmente ágiles.

Una semana después, el día 24, y mientras el conflicto de la candidatura olímpica iba añadiendo picos, el grupo andaluz Bester anunciaba la inversión de 230 millones en un centro de datos en la Plataforma Logística de Huesca, y la creación de 260 empleos. En este caso, con la previsión de estar operativo en 2024 y vinculado a la instalación de cuatro parques fotovoltaicos en las poblaciones de Perdiguera y Alfajarín. Bester, dedicado a las renovables, ha elegido Aragón por la ubicación, el clima y las infraestructuras; en especial, el paso de una de las troncales de fibra óptica del país.

Favorecer la llegada de compañías… y tener empleados

Esta reciente sucesión de inversiones es fruto de la intensa actividad de las instituciones aragonesas para captar inversiones. Y aun cuando no faltan las disputas partidistas por apuntarse los éxitos, todos coinciden en favorecer la instalación de nuevas compañías. A la buena ubicación y conexiones, y las facilidades institucionales, se ha sumado como nuevo valor el acceso a las energías renovables. Pero, ahora, ante el reto de disponer de mano de obra adecuada en volúmenes importantes, se siente la urgencia de cualificar o recualificar a trabajadores presentes o futuros.

Ángel Gil, gerente del cluster de la logística —que agrupa a más de un centenar de empresas—, explica que, más allá de los anuncios de mayo, "Aragón va a necesitar cubrir unos 13.000 puestos de trabajo directos en poco tiempo. Tenemos que ser capaces de orientar a los alumnos hacia las nuevas demandas ya en la Secundaria".

"Aragón va a necesitar cubrir unos 13.000 puestos de trabajo directos en poco tiempo, hay que orientar las nuevas demandas desde Secundaria"

En la enumeración de grandes proyectos en marcha, Gil destaca los de Amazon, que requiere 2.000 empleados; Bonarea, en Épila (Zaragoza), 4.000; Ponentia Logistics, en Tamarite de Litera (Huesca), 2.000; la cárnica alemana Tönnies, en Calamocha (Teruel), 1.000; y Becton Dickinson e Inditex Plus, en Zaragoza, con 800 y 250 puestos más.

"Todos tienen un componente de logística. Una parte del trabajo no exige preparación especial, pero otra sí. Viene mucho empleo y las medidas anunciadas de FP y capacitaciones a medida son adecuadas, pero no sé si tendremos suficiente. La falta de empleados y el desacoplamiento de parados y oferta laboral se está sufriendo en todas partes. En Aragón tenemos que darnos prisa para no morir de éxito y plantearnos, si hace falta, una campaña de promoción sobre las ventajas de vivir y trabajar aquí, que las tenemos".

Desacoplamiento y renuncia

Desde las organizaciones empresariales piden más celeridad en acortar ese desacoplamiento entre los 58.000 parados y la oferta laboral, y ser más eficaces. "Los cursos se organizan en modo bucle, con dinero público que va a las organizaciones empresariales y vuelve a lo público, con condiciones muy constreñidas para ofrecer la formación. Al final, es difícil aplicar a los que se necesitan. Lo mismo con la formación en la empresa: desde la Administración no se entiende que, formar, cuesta. Las grandes todo lo pueden asumir; las pymes, no. Y estas son más del 97% de nuestro tejido".

La misma carencia de adecuación se observa desde los sindicatos. Carmelo Asensio de CCOO, explica que hacen falta profesionales en logística y TIC, pero también en comercial y automoción. "En el próximo año, Aragón necesita 2.000 personas para esa demanda. Aunque no solo. Lo vemos en el Observatorio de Ocupación del SEPE, donde se reflejan los sectores que buscan trabajadores, una situación generalizada en España en los oficios, la hostelería o el transporte. Faltan chóferes, camareros o carpinteros. Obviamente, faltan también condiciones laborales atractivas. Sin eso, el problema irá a más, porque ya estamos viendo síntomas de renuncia en sectores como la hostelería, donde la gente rechaza trabajar por las condiciones… y ya ni ve el sueldo".

Un problema que se agrava en el ámbito rural, donde ya es especialmente difícil cubrir las plazas públicas y donde el sector servicios está sufriendo una gran carencia de trabajadores. Así lo lamentan especialmente los empresarios dedicados al turismo ante la campaña recién iniciada, a la vez que confían en que se haga realidad la contratación en origen anunciada esta semana por el ministro Escrivá.

Solo en el mes de mayo, el Gobierno de Aragón ha presentado públicamente cuatro proyectos empresariales que, según sus estimaciones, crearán 3.280 empleos, una cifra que supone más de la mitad de la plantilla actual de Stellantis, la antigua General Motors, motor durante años de la economía aragonesa. Aun cuando el crecimiento no llegara a tanto, traduce el buen momento de Aragón como polo de atracción empresarial. Ahora, la pregunta que flota en el aire es si Aragón va a disponer de mano de obra suficiente.

Aragón Digitalización General Motors
El redactor recomienda