Es noticia
Menú
Huelva se planta: "Somos la España vaciada, despreciada y olvidada"
  1. España
  2. Andalucía
EXIGEN MÁS INVERSIONES

Huelva se planta: "Somos la España vaciada, despreciada y olvidada"

La gran manifestación de este viernes confía en marcar un punto de inflexión en el trato a una provincia que denuncia un déficit de inversiones de 2.000 millones en los últimos 25 años

Foto: La línea ferroviaria entre Sevilla y Huelva a su paso por esta última provincia. (EFE/Julián Pérez)
La línea ferroviaria entre Sevilla y Huelva a su paso por esta última provincia. (EFE/Julián Pérez)

Un 3 de marzo de 1988 unas 25.000 personas salieron a la calle en una provincia, Huelva, de medio millón de habitantes. "Las promesas no nos valen. Queremos tres facultades", decía la pancarta que encabezó aquella protesta histórica en favor de la universidad. Un día después, 34 años más tarde, más de veinte asociaciones y entidades onubenses, reunidas en la plataforma Y Huelva, ¿cuándo?, quieren repetir aquel logro de la sociedad civil y dar un aldabonazo al Gobierno y la Junta.

Entonces se consiguieron las tres facultades. Ahora unos 11.000 estudiantes estudian en esa universidad, pero más de la mitad tiene que irse fuera porque no se les brindan oportunidades. Los expertos aseguran que Huelva se ha convertido en una ratonera. Incomunicada, sin alta velocidad, sin aeropuerto, con un déficit de infraestructuras hídricas alarmante, unas deficiencias en la red eléctrica impropias del siglo XXI y vacíos totales en la banda ancha de internet para muchas zonas de la sierra.

"Esta vez hay algo diferente, no podemos seguir así", asegura José Antonio Cabrera, presidente de la Plataforma en Defensa de las Infraestructuras de Huelva. "Esto es la España vaciada, pero le digo más, es la España vaciada, despreciada y olvidada", asegura convencido de que la sociedad, poco a poco, se da cuenta de la situación límite y se va movilizando. Sindicatos y patronal, asociaciones vecinales, la Universidad, sus antiguos alumnos, las cámaras de comercio, los colegios profesionales, los agricultores... conforman una plataforma que nació el pasado noviembre con un gesto simbólico: la quema de los Presupuestos Generales del Estado.

"Nuestros impuestos, se van"

El portavoz de la plataforma convocante de la manifestación celebrada este viernes es el catedrático de Economía de la Universidad de Huelva Juan José García del Hoyo. Sus estudios sobre el retroceso del PIB y la riqueza en la provincia onubense son pormenorizados. El cálculo de un déficit de 2.000 millones de euros en infraestructuras corresponde a una de sus investigaciones. "El dinero que pagamos con nuestros impuestos lleva décadas yéndose a otros territorios", asegura, "la renta familiar ha caído 25 puntos respecto a la media española en las últimas tres décadas".

Foto: José Luis García-Palacios, presidente de la patronal de Huelva. (Cedida)

Para García del Hoyo la situación es "demencial" y el déficit inversor lleva aparejada una caída del PIB que empieza a ser, a su juicio, alarmante y una condena para el futuro inmediato de Huelva, que ve crecer la brecha con otros rincones de Andalucía a pesar de que hace tres décadas era una de las provincias con mayor dinamismo económico gracias al Polo Químico, la agricultura intensiva, con los frutos rojos como bandera, y un sector pesquero potente. Después miró al turismo, pero esta apuesta también languidece.

El proyecto para la llegada de la Alta Velocidad a Huelva se dio a conocer en 2002. Aún no se ha presupuestado nada. El informe de impacto ambiental caducó con las obras sin comenzar. Se encargó otro que duerme en un cajón desde hace tres años, critican desde la plataforma onubense. Pero no solo es que no haya AVE. Las conexiones ferroviarias son obsoletas y la frecuencia de trenes muy baja en relación con otros puntos de España. Si Tarragona tiene diez trenes diarios a Madrid para un viaje de 148 minutos, la conexión de Huelva con la capital de España se reduce a un tren diario que tarda 226 minutos. Con Sevilla ocurre algo parecido. Hay dos trenes al día y el viaje se demora 88 minutos. Desde la capital de Andalucía hay 25 trenes a Málaga en un viaje de 42 minutos y 11 trenes a Cádiz con 92 minutos de trayecto.

La falta de comunicaciones repercute directamente en la planta hotelera. La costa onubense vio el desembarco de importantes cadenas hoteleras, pero la apuesta va decayendo. En la mayoría de los casos los alojamientos ya solo abren en temporada alta, de junio a septiembre, y no hay turismo fuera del verano. La oferta de camas ha caído un tercio en los últimos 12 o 13 años, advierte García del Hoyo.

Foto: Juan Espadas y De la Torre, en una imagen de archivo. (EFE)

Huelva, de la mano de su potente sector hortofrutícola, es la provincia más exportadora de Andalucía. Sin embargo, la falta de infraestructuras supone un coste adicional para comercializar los productos. El puerto onubense no tiene conexión ferroviaria adaptada a sus necesidades y ese embudo hace que sea menos competitivo. La red ferroviaria con Extremadura tiene aún las traviesas que se pusieron en el siglo XIX, lo que ya es un peligro. Para el ejercicio 2010-2011 la obra de modernización estaba ya definida y el material almacenado en la estación de Gibraleón, pero el cambio de Gobierno llevó a un cambalache de planes y se destinaron esas traviesas a la mejora de una red ferroviaria del Levante español.

La única inversión más o menos importante en este sector se remonta a los años 80 y consistió en la electrificación de la red ferroviaria de Sevilla, que tiene, eso sí, una única vía y numerosos pasos a nivel. Las catenarias se trajeron desechadas de la Comunidad Valenciana, donde ya habían estado en uso, recuerda el catedrático García del Hoyo.

En carreteras, la autovía A-49 espera un tercer carril desde hace diez años y se suelen presupuestar 100.000 euros anuales en los Presupuestos Generales del Estado que nunca se ejecutan. El desdoble de la carretera de la sierra por Extremadura acabó saldado con dos circunvalaciones, señalan desde la plataforma Y Huelva, ¿cuándo?

Foto: Espadas junto a Sánchez el pasado mes de enero. (EFE/Pepe Torres)

El colmo de infraestructuras presupuestadas, licitadas y ejecutadas a medias está en la presa de Alcolea. Esta obra hidráulica, que los agricultores consideran clave para acabar con los pozos ilegales y solucionar el problema del saqueo al acuífero de Doñana, se empezó aunque se paró en 2013 por un desacuerdo entre el Estado y la contrata. Nunca más se retomó. El Ministerio alega ahora que no puede continuarla porque hay indicios de que la calidad del agua de esta presa no sería la adecuada. Están a la espera de un informe medioambiental que no llega. El agua podría ser conducida a través del Canal del Trigueros a Huelva capital, Beas, Trigueros y el Condado Norte, afectado por la polémica iniciativa que se tramita en el Parlamento andaluz para dar carnés de regadíos a los agricultores inhabilitados en el último plan de ordenación del entorno del Parque Natural en 2014.

Huelva tiene también un proyecto privado para la construcción de un aeropuerto que está parado y es la única provincia del litoral turístico sin conexiones aéreas. En materia de infraestructuras sanitarias la principal reclamación es la construcción del Hospital Materno Infantil. Las onubenses paren en el hospital general, lo que no ocurre ya en ninguna otra provincia de Andalucía. Los centros hospitalarios de alta resolución (Chares) de la Sierra y el Condado los paró el anterior Gobierno socialista. El de Lepe está terminado y listo para inaugurar, pero no está construida la carretera de acceso. Son 1,4 kilómetros que se podrían hacer en tres meses, pero que se han presupuestado en cuatro años. "No son políticas mejorables, no, son directamente inmorales", señala García del Hoyo.

Foto: Un lepero en el camino de tierra que lleva al hospital (Á.V)

A los onubenses la clase política de todos los signos, dicen los promotores de la protesta, le ha ido dando largas y la sociedad, aseguran desde estas asociaciones convocantes, ha sido muy complaciente, poco reivindicativa. Avisan de que no quieren que ningún partido trate de "manipular" sus reivindicaciones. Esperan que su grito de 'basta ya' resuene en Sevilla y en Madrid y que Gobierno y Junta tomen nota. En 1988 lo consiguieron. Ahora, avisan, es el momento de volver a gritar "Y Huelva, ¿para cuándo?".

Un 3 de marzo de 1988 unas 25.000 personas salieron a la calle en una provincia, Huelva, de medio millón de habitantes. "Las promesas no nos valen. Queremos tres facultades", decía la pancarta que encabezó aquella protesta histórica en favor de la universidad. Un día después, 34 años más tarde, más de veinte asociaciones y entidades onubenses, reunidas en la plataforma Y Huelva, ¿cuándo?, quieren repetir aquel logro de la sociedad civil y dar un aldabonazo al Gobierno y la Junta.

Huelva PIB Cámara de Comercio Presupuestos Generales del Estado Parlamento de Andalucía Parque de Doñana
El redactor recomienda