Es noticia
Menú
Espadas advierte al Gobierno sobre la polémica de Doñana: "No admito consignas"
  1. España
  2. Andalucía
PULSO ABIERTO

Espadas advierte al Gobierno sobre la polémica de Doñana: "No admito consignas"

El líder del PSOE confirma que no informó a la vicepresidenta Ribera de la abstención de su grupo. Defiende que hay que dar una salida a los agricultores y evitar el estallido social

Foto: Espadas junto a Sánchez el pasado mes de enero. (EFE/Pepe Torres)
Espadas junto a Sánchez el pasado mes de enero. (EFE/Pepe Torres)

La polémica sobre el regadío en Doñana sigue viva después de que el Parlamento andaluz votara el miércoles, en contra de la Unesco, la Comisión Europea, los ecologistas y parte de los agricultores, una iniciativa de PP, Cs y Vox que autoriza otras 1.500 hectáreas de terrenos agrícolas en la corona norte del Parque Nacional. El PSOE decidió abstenerse ante la controvertida iniciativa de las derechas y en contra de las indicaciones del Gobierno y la advertencia expresa de la vicepresidenta y titular de Transición Ecológica, Teresa Ribera. La ministra fijó su posición en una carta remitida al presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, donde mostraba “su honda preocupación”, advertía sobre la posibilidad de graves multas desde Bruselas y reclamaba desistir de la iniciativa.

Horas después, el secretario general del PSOE-A, Juan Espadas, defendió la autonomía de su partido en Andalucía para tomar decisiones al margen de la posición de Madrid, recordó que la comunidad ya conquistó su autonomía un 28-F de hace 41 años y que los socialistas han sido partido de Gobierno en la región durante más de tres décadas. Por eso, dijo, no admitirán “consignas” de nadie. “Nuestra abstención es una puerta abierta para resolver un problema y, si el Gobierno no ve que existe, yo le explicaré que sí existe”, señaló Espadas en una comparecencia a las puertas del hemiciclo. Los socialistas insisten en que hay que dar salidas a los agricultores y apelan a lo ocurrido en Lorca (Murcia) para avisar del estallido social que se está gestando en una zona que es un polvorín, avisan.

El secretario general de los socialistas andaluces insistió en que con la regulación en 2014 del regadío en Doñana, que tiene su acuífero “sobreexplotado” y amenazado no solo por la sequía, sino por la proliferación de pozos ilegales por el cultivo intensivo de la fresa y otros frutos rojos, se cometieron “injusticias” que hay que resolver. Sobre eso pivotó su discurso, con un fondo muy similar al que viene pronunciando en las últimas semanas el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno (PP). “No se puede proteger Doñana sin la población y la gente del territorio”, defendió también el socialista.

Desencuentro con Ribera

Espadas conocía de primera mano la posición del Gobierno, que pidió expresamente el no del grupo socialista. La ministra de Transición Ecológica se enteró de la abstención del PSOE, según Espadas, “por alguien del grupo parlamentario que la llamó”. Lo hizo por su cuenta, según explicó, porque el líder socialista dejó claro que ellos no tenían por qué informar de cuál iba a ser el sentido de su voto. De hecho, la mayoría de los diputados no sabían qué botón debían pulsar hasta minutos antes de la votación. “No vengo aquí a ser la marca de nadie”, defendió Espadas después de que la oposición le haya acusado de ser el enviado de Pedro Sánchez en Andalucía. “Tengo la conciencia tranquila”, abundó. “El PSOE de Andalucía toma sus propias decisiones”, señaló.

Foto: Un grupo de agricultores, en la tribuna de invitados del Parlamento andaluz, aplaude tras la votación. (EFE/Julio Muñoz)

En el Gobierno el enfado es notable. Creen que la abstención del PSOE andaluz torpedea el discurso ecologista de la formación y deja al Ejecutivo a los pies de los caballos ante la Comisión Europea, que advirtió de multas si el Parlamento consumaba su desafío. La iniciativa de Doñana llegó a la Cámara de la mano de la disputa a cara de perro de PP y Vox por los votos de los agricultores del condado de Huelva y ha arrastrado a los socialistas a una abstención que resulta incomprensible para una parte importante del partido.

Espadas no ahorró en descalificativos hacia la proposición de ley que ya se tramita, por la vía de urgencia, en el Parlamento. Calificó de “actitud irresponsable” la del presidente andaluz y las derechas, consideró que la proposición es “un engaño masivo” a los agricultores y criticó “la temeridad y la tozudez” del PP por abanderar una iniciativa que cree que no llegará a ninguna parte porque será frenada por la UE. Entonces, ¿por qué la abstención? “El PSOE andaluz se abstuvo para defender a ese territorio”, dijo Espadas, insistiendo en que ahora puede acudir a cualquiera de los pueblos onubenses beneficiados por esta amnistía al regadío y sentarse a tomar un café con los agricultores. La abstención de los socialistas era “irrelevante”, dijo, porque la iniciativa contaba con los votos de las derechas.

Foto: Cultivo de la fresa en Doñana. (Jose Luis Gallego) Opinión

El dirigente socialista elevó la voz para pedir al Gobierno que acelere las infraestructuras hidráulicas para llevar agua a Huelva, recordando el trasvase del Tinto-Odiel-Piedras y la presa de Alcolea. “Decirle al territorio, a los agricultores, a nuestros alcaldes y a la gente de Doñana que el PSOE de Andalucía, y yo personalmente con los compañeros del partido, vamos a estar con ellos en la solución del problema, que nosotros no le damos la espalda al territorio como quiere hacer ver la derecha o la extrema derecha, sino que nosotros somos capaces de sentarnos, como tantas veces en esta historia, para arreglar lo que no acabó de arreglar el plan de 2014, para hacer frente a los problemas”, concluyó Espadas, que admitió haber recibido la llamada de muchos alcaldes socialistas respirando aliviados.

La polémica sobre el regadío en Doñana sigue viva después de que el Parlamento andaluz votara el miércoles, en contra de la Unesco, la Comisión Europea, los ecologistas y parte de los agricultores, una iniciativa de PP, Cs y Vox que autoriza otras 1.500 hectáreas de terrenos agrícolas en la corona norte del Parque Nacional. El PSOE decidió abstenerse ante la controvertida iniciativa de las derechas y en contra de las indicaciones del Gobierno y la advertencia expresa de la vicepresidenta y titular de Transición Ecológica, Teresa Ribera. La ministra fijó su posición en una carta remitida al presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, donde mostraba “su honda preocupación”, advertía sobre la posibilidad de graves multas desde Bruselas y reclamaba desistir de la iniciativa.

Parque de Doñana Comisión Europea Parlamento de Andalucía PSOE
El redactor recomienda