Es noticia
Menú
La lentitud de Espadas exaspera a parte del PSOE: alerta por la desmovilización andaluza
  1. España
  2. Andalucía
RELEVO EN EL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA

La lentitud de Espadas exaspera a parte del PSOE: alerta por la desmovilización andaluza

El líder de los socialistas será designado senador por la comunidad en una maniobra que no todo el partido comparte y cuando le reclaman que lance ya su campaña electoral al cien por cien

Foto: El secretario general del PSOE de Andalucía y alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (EFE/Julio Muñoz)
El secretario general del PSOE de Andalucía y alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (EFE/Julio Muñoz)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

“Son los tiempos de Juan [Espadas]”. “Forma parte de su talante”. “Es un hombre sereno”. “Hay que entender sus ritmos”. Son comentarios de colaboradores de Juan Espadas, secretario general del PSOE andaluz y, hasta el próximo 7 de enero, todavía alcalde de Sevilla. Este martes llegó el anuncio de que dejará el ayuntamiento. Eso sí, tras las navidades.

El líder socialista no tiene prisa. Dejará la alcaldía siete meses después de su victoria en las primarias —en que se impuso a Susana Díaz— y dos meses después de que el PSOE andaluz celebrara su congreso regional en Torremolinos (Málaga). En ese momento, Espadas desveló que tenía ya su propia hoja de ruta, que pasaba por anunciar “en una semana” cuándo iba a dedicarse a ser candidato a tiempo completo. Esos siete días se tornaron un mes largo. Y eso que en aquel cónclave ya había inquietud entre las filas del partido, sobre todo en aquellas provincias más allá de Sevilla, y prisas para que dejara el bastón de mando para dedicarse a ser el máximo responsable del PSOE en la comunidad y elevar así su conocimiento entre el electorado.

La gestión de los tiempos de Espadas forma parte de su propia manera de ser y entender la política. Ya ocurrió cuando Ferraz quiso precipitar el anuncio de su candidatura. Él se resistió. También cuando no pisó el acelerador para echar a Susana Díaz de la escena andaluza. Es una persona de ralentí bajo. Sin ansiedad. Una actitud que muchos conocen, pero que aun así genera inquietud en una parte del PSOE, que asiste con cierta perplejidad a la falta de tensión electoral cuando los comicios autonómicos pueden convocarse en cualquier momento.

“Se puede entender como resignación a que no hay partido en estas elecciones. Eso es lo que no podemos consentir”, advierte un dirigente provincial. Hay preocupación por la falta de movilización, mientras que desde la dirección del PSOE andaluz aseguran que se está trabajando con un rumbo perfectamente trazado y con Espadas al frente de su propio proyecto, con la bendición de Ferraz.

Salto al Senado

Antes de dejar la alcaldía, Espadas será designado senador por la comunidad autónoma, donde compartirá espacio con Susana Díaz. No es la primera vez. Ya obtuvo un escaño en la Cámara Alta cuando fue nombrado candidato a la alcaldía y salió del Gobierno regional. Tampoco es una decisión que entienda todo el partido. Quedan pocos meses para las elecciones y hay dirigentes socialistas que consideran que sería más lógico que el PSOE le pusiera un sueldo y pudiera dedicarse en cuerpo y alma a recorrer Andalucía, a lanzar su campaña. Él ha defendido que el Senado le da un abrigo institucional que necesita. Espadas es trabajador de la Junta y ese asiento le permite alargar sin complicaciones su excedencia.

Foto: Juán Espadas. (EFE/Jorge Zapata)

El socialista andaluz entiende que tiene manos libres. No quiere tutelas de dirigentes provinciales, de la ejecutiva regional, ni de la federal. “Lo hará a su manera”, advierten fuentes próximas al líder. Para algunos, esto se puede interpretar como una dificultad para trabajar en equipo. En el entorno del secretario general, advierten de que seguirá los mismos pasos que en su conquista de la alcaldía de Sevilla. Fue designado candidato en las elecciones municipales de 2011. Sufrió una severa derrota con una mayoría absolutísima del cabeza de lista del PP, Juan Ignacio Zoido. Resistió. Hizo oposición a su manera y en 2015, contra todo pronóstico, ganó. “Su proyecto es a cuatro años”, admiten fuentes del PSOE. Eso sí, a Espadas ya le han advertido de que deje de verbalizar eso en público. En la formación hay además dirigentes que subrayan que no es lo mismo el ayuntamiento que la Junta de Andalucía y advierten de que quizás Espadas no tenga en esta ocasión tanto crédito ni tanto tiempo. "El PP habla de él como un candidato de transición y existe el peligro de que cuaje esa imagen", admite un diputado.

Nadie en San Vicente

No solo el líder del PSOE-A se mantendrá hasta después de navidades en la alcaldía, sino que el secretario de Organización, Noel López, sigue siendo, no por mucho tiempo, avisan, alcalde de Maracena (Granada). El número dos del partido no ejerce a tiempo completo y sigue dedicado al ayuntamiento de un pueblo de 22.000 habitantes pese a que el 'tictac' electoral en Andalucía resuena desde hace semanas. López iba a ser también senador, pero la malagueña Marisa Bustinduy no ha renunciado a su acta, ignorando la petición del líder socialista. Espadas ocupará el escaño de Miguel Ángel Vázquez, que sí aceptó la renuncia.

Desde aquel congreso de Torremolinos, el primer fin de semana de noviembre, el PSOE ha ido celebrando sus cónclaves provinciales, pero sin que haya señales de que la maquinaria electoral esté activa ni el partido tensionado pese a la proximidad de las elecciones autonómicas y todo lo que se juegan los socialistas en uno de sus graneros tradicionales, ahora en manos del Partido Popular y donde los sondeos señalan que Juan Manuel Moreno podría reeditar su Gobierno.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

El PSOE andaluz era un partido desmovilizado desde hace mucho tiempo. Díaz perdió la Junta por la abstención de parte de su electorado. Fueron 400.000 votantes socialistas los que decidieron quedarse en casa. Después de salir del Gobierno, la formación entró en un hoyo. Hasta dos años después, nadie movió ficha. Las primarias anticipadas movieron el patio. Desde el verano, todo ha vuelto de nuevo a desarrollarse a cámara lenta.

Ferraz respalda a Espadas. Fue la apuesta de la dirección federal y nadie ha dejado de apoyar su proyecto. Cada dos semanas, el secretario de Estrategia y Acción Electoral, Javier Izquierdo, visita Andalucía para celebrar reuniones y testar el partido. Otra cosa es que inquiete su calma.

Foto: El secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas. (EFE / Marta Pérez)

Con el PSOE fuera de la Junta, los alcaldes socialistas tendrán que implicarse en las elecciones autonómicas como si fueran las suyas. El mensaje que están recibiendo desde Madrid es claro, nada de brazos caídos, porque inmediatamente después vienen sus propios comicios y el efecto de una caída del partido se notará en cadena. También en las generales, donde la formación sabe que tendrá difícil seguir en Moncloa si el granero andaluz se desmorona.

Espadas postergó su decisión de dejar la alcaldía. La pospuso, explicó, para dejar aprobado el presupuesto municipal, que ha pactado con los partidos a su izquierda. Aseguró que se trataba de marcar la diferencia respecto al presidente de la Junta, que no ha sido capaz de sacar adelante las cuentas autonómicas para 2022. Este aplazamiento dio rienda suelta a las especulaciones sobre que la sucesión de Espadas en el consistorio sevillano, el principal ayuntamiento de España en manos socialistas, no estaba amarrada. El líder del PSOE-A nunca ha ocultado que su favorito era su primer teniente de alcalde, Antonio Muñoz, que será quien finalmente tome el testigo. Un gestor sin apoyos orgánicos ni pedigrí socialista, pero que Espadas siempre ha defendido como su relevo natural. Otra cosa es que sea el próximo candidato, que está por ver.

“Son los tiempos de Juan [Espadas]”. “Forma parte de su talante”. “Es un hombre sereno”. “Hay que entender sus ritmos”. Son comentarios de colaboradores de Juan Espadas, secretario general del PSOE andaluz y, hasta el próximo 7 de enero, todavía alcalde de Sevilla. Este martes llegó el anuncio de que dejará el ayuntamiento. Eso sí, tras las navidades.

Partido Popular (PP) Parlamento de Andalucía Sevilla
El redactor recomienda