Andalucía y Valencia lideran la rebelión contra el Gobierno por quitar fondos covid
  1. España
  2. Andalucía
PRESIONAN A HACIENDA

Andalucía y Valencia lideran la rebelión contra el Gobierno por quitar fondos covid

Pintan partidas fantasma en sus presupuestos, que el Ministerio de Hacienda considera "puramente inventadas" y que irán a engordar el déficit, como arma de presión al Estado

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, del PP, (i), y el de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. (EFE)
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, del PP, (i), y el de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Andalucía y la Comunidad Valenciana presentaron sus presupuestos autonómicos el mismo día, pero no fue la única coincidencia. Ambas comunidades, una gobernada por PP y Cs y la otra por PSOE con Compromís y Unidas Podemos, han consignado en sus cuentas, expansivas y con un importante incremento del gasto, un fondo covid que ‘pinta’ unos ingresos ficticios de 942,8 millones en el caso andaluz y de 1.000 millones en el valenciano. Incluyen estas transferencias fantasma desde el Estado como protesta porque el Ministerio de Hacienda haya retirado, sin compensación, el fondo covid extraordinario que incluyó el actual ejercicio para luchar contra la pandemia. Fondos que pagan los contratos de sanitarios o maestros de refuerzo que ahora son despedidos, con mucho ruido y protestas, en año electoral en ambas comunidades.

Foto: Vicent Soler y Mónica Oltra, en la presentación de Presupuestos de la Generalitat de 2022.

La técnica presupuestaria es idéntica. El Ministerio de Hacienda la consideró “falta de rigor”. “Son partidas puramente inventadas”, advirtieron fuentes del departamento de María Jesús Montero. “Esta falta de rigor presupuestaria habla mal de cualquier presupuesto”, zanjaron desde Madrid. La ministra Montero afeó al PP, en el turno de réplica a Pablo Casado en el Congreso, que Andalucía haya “inflado” su presupuesto con 1.000 millones de euros derivados de “un presupuesto fondo covid que no existe”. Bajan impuestos, denunció la ministra desde el hemiciclo, y después piden más dinero al Estado, se quejó. La respuesta de Andalucía fue rápida: “¿A Montero no le han avisado de que su partido ha hecho lo mismo en la Comunidad Valenciana?”. El PSOE andaluz consideró que "no es serio" incluir esa partida. El PP valenciano tildó las cuentas de la Generalitat de "presupuestos 'fake".

Frente común por la financiación

Las comunidades que presiden Juan Manuel Moreno (PP) y Ximo Puig (PSOE) lideran un frente de presión al Gobierno para que reforme de forma urgente el actual sistema de financiación autonómica. Las dos regiones son, según los análisis de Fedea, junto a Murcia, las más castigadas por el actual modelo de reparto de los ingresos del Estado entre las comunidades, y solicitaron un fondo transitorio que compense a las regiones más castigadas en el actual modelo. Los consejeros de Hacienda de estas comunidades han reivindicado sin éxito en el Consejo de Política Fiscal y Financiera que se prorroguen los fondos covid de forma transitoria para compensar a las regiones peor tratadas. Madrid, en manos del PP, se opuso. Aragón, gobernada por el PSOE, también.

Foto: El presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno. (EFE)

En estas circunstancias, las comunidades “habrá más que se sumen en los próximos días”, según señalan fuentes de Hacienda en Andalucía— actúan por la vía de los hechos y se rebelan. Sin complejos, presupuestan una partida ficticia que acabará directamente engordando el déficit de estas comunidades, que el Gobierno ha bajado al 0,6% tras mantenerlo el pasado año en el 2,2% (asumiendo el Estado un punto de esa desviación). El Estado se reserva un déficit del 5%. "El marco es falso. No hay recortes. Todo lo contrario", insisten fuentes del ministerio en contra del 'castigo' que denuncian las comunidades.

Desde Andalucía, aseguran que el movimiento político contra el Ministerio de Hacienda no ha estado coordinado de forma intencionada con la Comunidad Valenciana. Lo mismo aseguraban desde Valencia. Este periódico supo que sí que hubo conversaciones telefónicas una vez desvelada la ‘coincidencia’. Simplemente, explican desde la Junta, había dos formas de cuadrar las cuentas y evitar más despidos de los refuerzos de sanitarios y maestros contratados por la pandemia. Andalucía contrató 20.000 sanitarios de refuerzo y no ha renovado a 8.000, provocando protestas y airadas críticas del PSOE. O disparaban el déficit, como han hecho Extremadura (1,75%) o Castilla y La Mancha, o asumían de forma indirecta una desviación, achacando un gasto ficticio al Estado que saben que no va a llegar. Todo, además, en año electoral en ambas comunidades.

Un gasto extra que se consolida

La Junta andaluza defiende que siguen existiendo gastos covid y recuerda que la AIReF estima que alrededor del 40% del extraordinario en servicios públicos se va a consolidar. Andalucía recibió en fondos covid este año 2.537 millones de euros. Esa partida presupuestaria fantasma se sumará finalmente a los 1.049,5 millones previstos de déficit, lo que elevaría el dato al 1% del PIB, admiten fuentes de la consejería andaluza que dirige Juan Bravo (PP).

Foto: Ximo Puig y Pere Aragonès, en el Palau de la Generalitat. (EFE)

La posibilidad de tener que recortar el gasto extra facilitado por los fondos no reembolsables para las autonomías repartidos por el Ministerio de Hacienda durante los ejercicios de 2020 y 2021 explica la rebelión autonómica. Fuentes del Consell del Botànic admiten que la perspectiva de tener que despedir a miles de sanitarios y docentes contratados durante la pandemia no era admisible. Consideran que ese gasto ha pasado a formar parte ya de partidas estructurales en la práctica, al tratarse de una autonomía que venía sufriendo problemas de infrafinanciación que los fondos covid extraordinarios han venido a paliar parcialmente. La llegada de los fondos europeos no sirve para compensar porque se trata de partidas finalistas, dirigidas a proyectos de vivienda, digitalización o iniciativas de modernización educativa, pero no para gasto corriente, que es adonde han ido a parar casi todos los recursos extraordinarios facilitados en los dos años anteriores de la pandemia.

"Estamos reivindicando el escudo social de los valencianos. Soy ortodoxo y me preocupa, pero por encima de todo, se ha solucionado un problema en el corto término. A mí no me gustaría que pasara esto, pero me gustaría menos que no tengamos un nivel de servicios públicos. ¿Me gustaría ser más ortodoxo financieramente? Les aseguro que sí", confesó el 'conseller' de Hacienda, Vicent Soler, al ser preguntado ayer de forma reiterada sobre el “fondo de transición hacia la nueva normalidad”, como lo han bautizado en Valencia.

Se sumarán más CCAA

Fuentes del área económica del Gobierno valenciano trasladaban que el malestar por la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de cortar de raíz los fondos covid para las autonomías es extensible en otras CCAA. Ha habido conversaciones entre consejerías de Aragón, Murcia o Baleares. El Gobierno aragonés, curiosamente, era reacio a consolidar el fondo covid como un mecanismo transitorio para compensar a territorios infrafinanciados. Pero ahora ha visto cómo también se ha quedado sin el dinero que este 2021 destinaba a reforzar sus áreas sociales. “El problema es que ni siquiera sabemos si vendrá una nueva ola este invierno. A ver cómo explicamos el despido de médicos o que tenemos que volver a ampliar las ratios en las aulas de primaria”, explicaban gráficamente desde la Conselleria de Hacienda. La Generalitat ya tuvo que soportar importantes críticas de la oposición cuando el pasado verano dejó sin renovar a 3.000 de los 9.000 sanitarios contratados en 2020 tras descender los contagios por covid.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

El Gobierno valenciano tiene su presupuesto de 2022 garantizado y cuenta con apoyos políticos suficientes. El andaluz, no. Es más, si hubiera que guiarse por las señales, todo indica con firmeza que las cuentas que salieron del Gobierno andaluz camino del Parlamento no tendrán apoyos suficientes para salir adelante. Vox y Unidas Podemos han anunciado una enmienda a la totalidad. Pedirán su devolución. El PSOE no ha dicho aún públicamente qué hará, pero ha recibido el proyecto de ley con escepticismo, incredulidad, críticas y una acusación grave lanzada desde la tribuna del Congreso por la ministra Montero por esa ‘partida fantasma’ de casi 1.000 millones de euros que no existen. “¿No habrá visto las cuentas de Valencia?”, replicaron con ironía desde el Gobierno andaluz.

Andalucía y la Comunidad Valenciana presentaron sus presupuestos autonómicos el mismo día, pero no fue la única coincidencia. Ambas comunidades, una gobernada por PP y Cs y la otra por PSOE con Compromís y Unidas Podemos, han consignado en sus cuentas, expansivas y con un importante incremento del gasto, un fondo covid que ‘pinta’ unos ingresos ficticios de 942,8 millones en el caso andaluz y de 1.000 millones en el valenciano. Incluyen estas transferencias fantasma desde el Estado como protesta porque el Ministerio de Hacienda haya retirado, sin compensación, el fondo covid extraordinario que incluyó el actual ejercicio para luchar contra la pandemia. Fondos que pagan los contratos de sanitarios o maestros de refuerzo que ahora son despedidos, con mucho ruido y protestas, en año electoral en ambas comunidades.

Valencia Ministerio de Hacienda María Jesús Montero Comunidad Valenciana Financiación autonómica Parlamento de Andalucía Ximo Puig Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda