Aragonès se sumará por la puerta de atrás al frente por la financiación de Puig y Moreno
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
CITA CON EL BARÓN SOCIALISTA

Aragonès se sumará por la puerta de atrás al frente por la financiación de Puig y Moreno

El presidente catalán mantendrá un perfil bajo en la negociación si el Gobierno abre el melón del cambio de modelo, pero avalará este miércoles en Valencia la necesidad de redistribuir recursos

Foto: Pere Aragonès y Ximo Puig, en la reunión que mantuvieron en Barcelona en diciembre de 2020. (GenCat)
Pere Aragonès y Ximo Puig, en la reunión que mantuvieron en Barcelona en diciembre de 2020. (GenCat)

La financiación autonómica es este miércoles uno de los asuntos que figuran en la agenda de temas pactada por la Generalitat valenciana y la catalana en el encuentro programado en Valencia entre sus respectivos presidentes, el socialista Ximo Puig y el republicano Pere Aragonès. La cita es la réplica de la primera reunión que ambos mandatarios celebraron en diciembre en Barcelona, cuando el segundo todavía ejercía de presidente interino y el primero visitaba la ciudad invitado por el Cercle d'Economia y con la que quisieron lanzar un gesto de normalización en la relación institucional entre los dos territorios.

Foto: Pere Aragonès y Ximo Puig, la semana pasada en Barcelona. (EFE)

En aquella ocasión, ninguna de las dos partes hizo mención a la reforma de la financiación en sus comunicaciones posteriores. Así se pactó entre los gabinetes. Entrar a este trapo implicaba para Aragonès aceptar el marco de juego multilateral en la relación con el Gobierno de España a las puertas de la campaña electoral de las elecciones autonómicas en las que su partido, Esquerra Republicana de Catalunya, superó por la mínima a la otra gran fuerza del independentismo, la posconvergente Junts, aunque el PSC fue primera fuerza en votos.

Esta circunstancia ha cambiado en los últimos meses. Aragonès ha dejado atrás la incomunicación de su predecesor, Quim Torra, con el Ejecutivo y ha puesto en marcha un juego de equilibrios en el que combina acuerdos y pulsos con Pedro Sánchez para mantener alimentada el hambre soberanista entre la parroquia secesionista. Sigue alejado de los foros multilaterales (eludió acudir a la reciente Conferencia de Presidentes), pero envió al 'conseller' de Economía, Jaume Giró, a la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), precisamente el órgano en el que se debate la relación financiera entre la Administración central y las autonomías.

placeholder Ximo Puig y Juan Manuel Moreno, en Barcelona. (GVA)
Ximo Puig y Juan Manuel Moreno, en Barcelona. (GVA)

En ese contexto, ha aceptado el dirigente catalán introducir la financiación autonómica en la lista de asuntos compartidos con el Consell valenciano. Puig está tratando de articular un bloque de presión entre los territorios que reivindican una nueva fórmula de distribución de recursos, que coinciden con los que tienen mayor densidad de población y se ubican en la franja periférica del sur y el este de la Península. "Se trata de ir sumando a los que quieren una reforma del reparto. Con Cataluña, Andalucía, Baleares, Murcia o la Comunidad Valenciana estamos hablando de 23 millones de personas que quieren un cambio del sistema", señalan desde el equipo del barón socialista para explicar una agenda de conversaciones y contactos que, por el momento, no se ha traducido en movimiento de fichas por parte del Gobierno de Sánchez.

Puig, que ha respaldado al líder el PSOE en su estrategia de distensión con Cataluña, está dedicando muchos esfuerzos a tejer relaciones con otros dirigentes autonómicos en su segunda legislatura, en una suerte de diplomacia territorial. En julio, protagonizó una minicumbre bilateral con la presidenta de Baleares, la también socialista Francina Armengol, y este lunes se ha conocido que el 21 de septiembre es la fecha en que se desplazará a Sevilla para visitar en el Palacio de San Telmo a Juan Manuel Moreno Bonilla, el presidente de la Junta de Andalucía. El encuentro con el barón del Partido Popular estaba apalabrado desde hace tiempo y se centrará casi en exclusiva en reivindicar al Gobierno que ponga en marcha la reforma del sistema de financiación para mejorar la inyección de recursos de los territorios más perjudicados.

Foto: Ximo Puig y Juan Manuel Moreno, el viernes en Barcelona. (GVA)

En esa suerte de triángulo, o cuadrado si se incorpora la exigencia de Armengol de desarrollar el pendiente Régimen Especial de Baleares (REB), Aragonès tiene previsto mantener un perfil bajo, aparentemente ausente. El Govern de Cataluña quiere la reforma, pero dejará que Puig lidere el frente de la llamada 'España poblada'. Sería imposible una foto a tres o cuatro bandas en la que coincidieran el presidente catalán y el andaluz. El nexo de unión es el mandatario valenciano, que además es miembro del PSOE, el partido que tiene que presentar la propuesta, primero al CPFF y después al Congreso de los Diputados vía modificación de la Ley Orgánica de Financiación de las Autonomías (Lofca).

La posición de ERC y la Lofca

Aunque todos reclaman a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, un nuevo sistema, no necesariamente sus intereses han de coincidir cuando se concrete. Cataluña está ahora mismo en la franja media en percepción de recursos, pero cualquier modelo que pondere mejor el peso poblacional la beneficia. La entrada en el juego de Aragonès por la puerta de atrás implica que ERC podría llegar a plantearse su posición ante una nueva Lofca en el Congreso si es positiva para Cataluña. Eso sí, durante el proceso, si Montero se decide finalmente a abrirlo, adoptará una posición expectante, pues formalmente el soberanismo exige, como mínimo, un concierto fiscal. El presidente andaluz ya ha advertido de que no aceptará soluciones que beneficien en exclusiva a Cataluña. Andalucía no va a ser menos que nadie, es un argumento recurrente. También Puig ha reclamado el concierto fiscal si Sánchez opta por negociarlo con el Govern catalán.

Aunque, de cara a la relación entre las dos comunidades, la financiación autonómica es el asunto troncal del encuentro entre Aragonès y Puig, no será el único. Corredor mediterráneo e infraestructuras compartidas también serán motivo de conversación, además de la gestión de los fondos europeos o relaciones comerciales. Más allá de la vertiente reivindicativa, la reunión, según señalan desde el Palau de la Generalitat de Valencia, busca normalizar las relaciones de vecindad entre dos territorios, Cataluña y Valencia, que tradicionalmente se han dado la espalda institucionalmente.

Ximo Puig Reforma de la financiación autonómica José Manuel Moreno Pere Aragonès
El redactor recomienda