La división entre los barones aleja el objetivo del PSOE de pactar el modelo de financiación
  1. España
40 CONGRESO FEDERAL

La división entre los barones aleja el objetivo del PSOE de pactar el modelo de financiación

El ánimo de "reconciliación" e "integración" del congreso de los socialistas no ha tenido encaje en la política de financiación autonómica, aunque sí en el ambiente del congreso sin luchas orgánicas

Foto: Pedro Sánchez a su llegada al congreso federal de los socialistas. (EFE)
Pedro Sánchez a su llegada al congreso federal de los socialistas. (EFE)

El congreso de la "unidad" con el que Pedro Sánchez bautizaba este viernes el 40º cónclave federal de los socialistas no tendrá correlación a la hora de consensuar en el partido una propuesta común para reformar el modelo de financiación autonómica. Se mantienen los dos grandes bloques que por un lado encabeza el valenciano Ximo Puig y, por otro, el castellanomanchego Emiliano García-Page, junto al aragonés Javier Lambán. Fuentes cercanas tanto a Puig como a García-Page subrayan que no variarán sus posiciones y alejan la posibilidad de un consenso que tildan de "muy complicado", a pesar de que una de las enmiendas de los valencianos reclama "alcanzar a la mayor brevedad posible un acuerdo político".

El alcalde de Sevilla y secretario general del PSOE en Andalucía, Juan Espadas, se ha propuesto mediar desde el Consejo de Política Federal, que presidirá, para desactivar los dos frentes institucionales que puentean con otros presidentes autonómicos populares. García-Page y Lambán con el gallego Núñez Feijóo y el castellanoleonés Fernández Mañueco, en un lado defendiendo criterios de población ajustada en el reparto, y Puig y Francina Armengol con el andaluz Moreno Bonilla por otro, abogando por criterios de población real.

Foto: El alcalde de Sevilla y candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas. (EFE)

El asturiano Adrián Barbón, el extremeño Guillermo Fernández Vara y la riojana Concha Andreu se han descolgado de la cumbre prevista en Galicia el 2 de noviembre para escenificar su frente institucional. Fuentes cercanas al presidente castellanomanchego reivindican que continuarán trabajando en la misma línea y que acudirán a la reunión organizada por Núñez Feijóo. Entienden que si modifican sus posiciones tendrían serios problemas de financiación cuando se acabe el maná de los fondos de recuperación y que el resultado sería que "solo salgan ganando Andalucía, Valencia, Madrid y Cataluña".

El objetivo que se ha marcado Espadas pasa por avanzar hacia una posición común que represente a toda la organización. Esta también es la meta de Ferraz. Un reto por el que se apuesta, a corto plazo, por bajar el debate al terreno más técnico, incluso con equipos de los que no formen parte los barones enfrentados por este asunto. El ánimo de "reconciliación" e "integración" en lo orgánico, unos adjetivos que durante la primera jornada del congreso se repitieron incluso más que el lema del cónclave, "avanzamos", y que se visualizará en la futura ejecutiva tras pactar cuotas territoriales con los barones, no ha tenido encaje en la política de financiación autonómica. Sí en el ambiente del congreso, uno de los más apacibles que recordaban haber vivido los más veteranos por la ausencia de batalla orgánica.

Desde el entorno del alcalde de Sevilla se defiende, en cambio, que "si el PSOE consigue fijar una posición de partido" se podría avanzar hacia un acuerdo en esta legislatura. Sin embargo, las diferencias entre los presidentes autonómicos del PP tampoco son menores. "No hay varitas mágicas" para el desbloqueo, reconocen escépticos algunos barones.

Foto: Pedro Sánchez en un acto en mayo de 2019. (EFE)

En la hoja de ruta de quien dirigirá el Consejo de Política Federal, en sustitución de Fernández Vara que entrará en la 40 ejecutiva que salga del congreso, se incluyen cuestiones relativas a cambios de metodología a través de la "revisión" de las competencias entre el Estado, las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Un "reajuste" de competencias, consignando por ejemplo en la caja de servicios que en la práctica ya prestan los municipios, del que se derivaría un cambio en los cálculos para reequilibrar el modelo. Esta nueva metodología extiende la mirada no solo a lo autonómico, sino también a lo municipal.

Abolición de la prostitución o república, otros debates

El PSOE se declarará a favor de abolir la prostitución y discutirá este sábado los términos de su posicionamiento. La ponencia marco del 40 Congreso ya contempla el "compromiso abolicionista" del partido en el apartado de feminismo, coordinado por la consejera de Igualdad de Extremadura, Isabel Gil. "El PSOE se declara como un partido abolicionista de la prostitución. Anhelamos una sociedad donde las mujeres y las niñas no sean prostituidas, queremos construir una sociedad donde los cuerpos de las mujeres y niñas no sean objetos de consumo. Nuestro modelo de sociedad es uno donde hombres y mujeres son iguales y libres y esa idea es incompatible con la prostitución y la trata de seres humanos", recoge el texto.

Una declaración de intenciones que, sin embargo, se pretende profundizar y eso es lo que está provocando un intenso debate interno. Varias de las enmiendas presentadas que se discutirán se dirigen en este sentido. La federación valenciana que dirige Ximo Puig está siendo la más combativa y apuesta por la aprobación de una ley propia y urgente. "Una ley que ha de proteger y atender a las víctimas, sancionar a los prostituidores y proxenetas, así como castigar todo tipo de proxenetismo", señala la enmienda que se está intentando transaccionar. Uno de los puntos centrales de esta legislación sería "sancionar a los prostituidores y proxenetas, así como castigar todo tipo de proxenetismo".

La dirección federal está a favor de esa ley y destaca que es una apuesta del sanchismo recogida en varios programas electorales. La vicesecretaria general, Adriana Lastra, defendió esa propuesta propia explicando que no bastaría con incorporar "un artículo en una ley", en referencia a la norma del solo sí es sí del Ministerio de Igualdad que ya avanza en la lucha contra la explotación sexual.

Foto: Carmen Calvo en el Congreso Federal del PSOE. (EFE)

En la misma línea que Lastra se posicionó la exvicepresidenta primera, Carmen Calvo, que es quien más claro habló en este sentido en la primera jornada del Congreso socialista. Antes de salir del Gobierno llegó a anunciar su propia ley para abolir la prostitución. "No es que los socialistas tengamos que ser feministas, es que no se puede ser demócrata sin ser feminista", defendió. "Este partido se la juega con el feminismo y lo tenemos que entender con total claridad", añadió una de las figuras más representativas del movimiento feminista en el PSOE.

La autodeterminación de género es otro de los puntos de fricción en la comisión de feminismos. "El anteproyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros es programa político de Podemos, con el que como feministas no estamos de acuerdo y debe darse en el seno del Partido Socialista un periodo de debate y reflexión al respecto", indica una de las enmiendas más recurrentes, con el respaldo de una quincena de comisiones provinciales, el PSC y la corriente Izquierda Socialista.

Foto: Sánchez hace una foto junto a invitados del 40º Congreso del PSOE. (EFE) Opinión
La última apoteosis de Pedro Sánchez
José Antonio Zarzalejos

Otro debate que no está cerrado, aunque sí avanzado, es el relativo al republicanismo, que fue una de las grandes discusiones del 39 Congreso. La dirección federal no espera grandes problemas esta vez para poder sacar adelante un acuerdo en defensa de la Constitución y el régimen del 78, según reconoció la propia Lastra. El debate lo volverán a librar, un cónclave más, las Juventudes Socialistas. Ferraz está negociando con la organización dirigida por Omar Anguita una referencia más amable y que no genere problemas al Gobierno de Pedro Sánchez, inmerso además en la polémica que podría generar el posible regreso el Rey emérito. El presidente pidió este jueves a don Juan Carlos dar explicaciones a los españoles. Lo que se está debatiendo es introducir referencias a la posibilidad de avanzar en mecanismos de transparencia en la Jefatura del Estado.

La dirección federal espera debate, no muy intenso tampoco, con la revisión de los pactos con la Santa Sede y avances en la laicidad del Estado. En la ponencia marco se recoge que "es el momento de actualizar unos acuerdos que son de hace más de 40 años, algunos previos a la Constitución". Plantea una negociación con la Iglesia para firmar unos "nuevos acuerdos con El Vaticano propios de nuestro tiempo, en el marco de los valores y principios de la democracia constitucional y desde el respeto mutuo y adecuada distinción entre el Estado y la Iglesia, beneficiosa para ambos".

Financiación autonómica Pedro Sánchez
El redactor recomienda