El Consell valenciano cuadra con ingresos fantasma unas cuentas expansivas de 29.507M
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
FONDO NUEVO QUE DEPENDE DEL ESTADO

El Consell valenciano cuadra con ingresos fantasma unas cuentas expansivas de 29.507M

El Gobierno del Botànic inventa un fondo covid de 1.000 millones de euros que deja en manos del Estado para encajar un incremento del gasto de 2.550 millones en 2022

Foto: Vicent Soler y Mónica Oltra, en la presentación de Presupuestos de la Generalitat de 2022.
Vicent Soler y Mónica Oltra, en la presentación de Presupuestos de la Generalitat de 2022.

Era una reivindicación de diversas autonomías al Gobierno central y la Generalitat valenciana se ha lanzado a dar el paso de ponerlo negro sobre blanco en sus cuentas de 2022 aun a riesgo de ser acusada de poco rigurosa en materia financiera. El Consell del Botànic que preside el socialista Ximo Puig, en coalición con Compromís y Unidas Podemos, ha incorporado a su proyecto de presupuestos del año que viene una partida de ingresos de mil millones de euros asiganda a un nuevo fondo bautizado como de "transición hacia la nueva normalidad" cuya ejecución no tiene garantizada. Esta cantidad, sumada a los 1.336 millones "reivindicativos" que consigna anualmente por la infrafinanciación, una partida de cerca de 700 millones del Fondo de Garantía Asistencial (FOGA) que tampoco tiene asegurados por el Estado y algo más de 800 millones en fondos europeos del Mecanismo de Recuperación, han permitido al Govern de izquierdas presentar unas cuentas consolidadas de 29.507 millones de euros (27.967 millones sin contar el sector público), un 9,4% por encima de las del año pasado, 2.550 millones de euros más.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, no dudó en admitir que, pese a que el propio Puig ha reivindicado ante el Gobierno la necesidad de que mantenga el flujo extraordinario a las autonomías de fondos destinados a cubrir gastos de la pandemia (16.000 millones en 2020 y 13.000 millones en 2021), la cuantía incorporada al presupuesto de la Generalitat para 2022 no cuenta con el aval del Ministerio de Hacienda. Esto se interpreta como una combinación de rebeldía frente a Moncloa y a la vez una solución para contentar a los socios del gobierno de coalición. Ninguna conselleria ha querido asumir un recorte en su asignación, especialmente las que en los dos últimos años han recibido la mayor aportación extra por el covid, Sanidad y Educación.

Fuentes del área autonómica de Hacienda admiten que entre despedir a los miles de sanitarios y personal docente de refuerzo a un año y medio de elecciones o recortar inversiones y gasto en otras áreas se optó por la vía de inflar ingresos no garantizados con la idea de fiar la cobertura del futuro boquete a una inyección extra del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) por parte del Ministerio de María Jesús Montero, lo que a su vez elevará notablemente el endeudamiento regional, que ya supera los 50.000 millones. "Es un gasto que se ha convertido en estructural y es una forma también de presionar a Madrid", admiten desde el Botànic. De hecho, esta petición se ha trasladado en reuniones del Consejo de Política Fiscal y Financiera, pero ha sido rechaza por el Gobierno.

Todos los departamento de la Generalitat crecen tras un pacto entre los socios del Botànic

"Estamos reivindicando el escudo social de los valencianos. Soy ortodoxo y me preocupa, pero por encima de todo, se ha solucionado un problema en el corto término. A mí no me gustaría que pasara esto, pero me gustaría menos que no tengamos un nivel de servicios públicos. ¿Me gustaría ser más ortodoxo financieramente? Les aseguro que sí", confesó Soler en su comparecencia ante los medios de comunicación para presentar las cuentas. El conseller admitió que hasta el nombre dado al nuevo fondo se había improvisado en las últimas 48 horas tras dos semanas de intensa negociación entre las distintas patas del gobierno valenciano.

placeholder El presidente valenciano, Ximo Puig. (EFE)
El presidente valenciano, Ximo Puig. (EFE)

"La Generalitat ha considerado condición fundamental para mantener una capacidad de gastos acorde con la calidad de los servicios que debe prestar, la creación de un Fondo de Transición hacia la Nueva Normalidad que permita financiar el escudo social que asegure la continuidad en la prestación de los servicios públicos fundamentales, fondo cuya dotación se estima en 1.000 millones de euros", se recoge en el proyecto de ley remitido este miércoles a las Cortes Valencianas para su debate parlamentario.

El Consell del Botànic ha estimado un incremento del PIB regional para 2022 del 6,3%. Pero contempla tambén elevar los ingresos directos por encima del 10,3% y los indirectos en un 11,5%. Ese escenario tan optimista por la parte de los ingresos permite encajar un cuadro de gasto "expansivo" en el que casi todos los departamentos registran un importante crecimiento en sus números. Nadie sale perdiendo. El capítulo de inversiones reales crece un 88,8%, con especial incidencia en proyectos de infraestructuras sanitarias (435 millones), educativas (425 millones) y de vivienda (231 millones).

Foto: Ministerio de Economía.

La Vicepresidencia Segunda y Conselleria de Vivienda de Héctor Illueca (Podemos) es la que más crece porcentualmente, un 72,5%, también en parte por la fuerte inyección de fondos europeos para proyectos de eficiencia energética y habitabilidad. No obstante, en términos absolutos son dos de las conselleries de Compromís, Educación (Vicent Marzà) e Inclusión (la vicepresidencia de Mónica Oltra) las que más aumentan su asignación, 366 millones y 272 millones respectivamente.

Ximo Puig se ha reservado 14 millones para comunicación y promoción, hasta un 94% más

No obstante, fuentes de la pata socialista del Consell admiten que sus consejerías tampoco salen mal paradas del festival de gasto, que Soler asegura que sigue por debajo en términos per cápita de la media autonómica. Por ejemplo, el área de Política Territorial, Obras Públicas, de Arcadi España, sube un 33% hasta los 591 millones, en gran parte gracias al 'bonus' que le ha supuesto la firma del convenio singular con el Gobierno de 300 millones para proyectos de movilidad. Este convenio, del que quedan concretar iniciativas, se ha presupuestado en 129 millones en partidas ya definidas.

Hasta la Conselleria de Participación y Trasparencia, la que cuenta con menor presupuesto y que gestiona Rosa Pérez (Esquerra Unida), se ha apuntado un notable incremento del 68,1% hasta los 96 millones gracias a la mayor asignación de fondos para cooperación al desarrollo y memoria democrática.

El departamento que menos crece es el de Presidencia de Ximo Puig. Pero esto es así por un descenso para las partidas destinadas a los ayuntamientos, que pasan de 69 a 79 millones de euros. Hay otras áreas, como la de Comunicación y Promoción Institucional, que se disparan un 94,8% y un 47% respectivamente. El barón socialista se ha reservado más de 14 millones de euros para la relación con los medios de comunicación en el último ejercicio completo antes del que formalmente será año electoral en 2023, si no es que decide adelantar elecciones.

Mònica Oltra Generalitat Valenciana Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda