Un PSOE que no remonta y una izquierda hecha añicos disparan el PP en Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
ANÁLISIS DEL CIS ANDALUZ

Un PSOE que no remonta y una izquierda hecha añicos disparan el PP en Andalucía

La abstención castigó a la izquierda en la últimas autonómicas y ahora su mal sería la fragmentación. Además, se adivina un cambio sociológico: el 60% elige a las derechas

Foto: El presidente del Gobierno andaluz, Juanma Moreno. (EFE)
El presidente del Gobierno andaluz, Juanma Moreno. (EFE)

La fragmentación de la izquierda en Andalucía dibuja un panorama de ensueño para el PP de Juan Manuel Moreno. El PSOE de Juan Espadas no remonta sus resultados, Unidas Podemos baja y el resto de fuerzas a la izquierda del PSOE, como Adelante Andalucía, de Teresa Rodríguez, o Más País Andalucía, el partido de Íñigo Errejón en la comunidad, ni siquiera obtienen representación, según el último Barómetro Andaluz. El resultado es un PP más fuerte que nunca en un bloque de derechas que asciende mientras que la izquierda se hunde y no suma. Si el enemigo de los partidos progresistas en las últimas elecciones autonómicas fue la abstención, ahora es claramente la división.

La única salvación para la izquierda podría ser la vuelta a una coalición o plataforma electoral de todo lo que se mueve a ese lado del PSOE, para que sumando con este partido el bloque de derechas tuviera alternativa. Esa fórmula es la que está liderando la vicepresidenta Yolanda Díaz en el ámbito nacional, pero en Andalucía ni está ni se le espera. La vicepresidenta ni siquiera ha mirado todavía al sur. Se lo recordaba la líder de Más País en la comunidad, Esperanza Gómez, que le ha dejado muy clarito que para ser la ministra de Trabajo ha visitado poco la comunidad con más paro. Mira la vicepresidenta Díaz a Valencia, a Mónica Oltra y Compromís, y a Cataluña, con Ada Colau, pero poco o nada a las fuerzas andaluzas. De hecho, Unidas Podemos no quiere ni oír hablar de esa suma, pese a que no tiene candidato aún y su líder, Martina Velarde, es una desconocida para el 90% de encuestados. En la izquierda se da por hecho que Díaz ni lo intentará en Andalucía porque precisamente será la derrota del sector en estas autonómicas lo que le podría dar la fuerza definitiva para impulsar su alianza nacional.

Un Barómetro "cocinado"

La foto fija es la que arroja el Barómetro Andaluz del Centro de Estudios Andaluces, dependiente de la Consejería de Presidencia que está en manos de Elías Bendodo. Por eso muchos no dan credibilidad a un sondeo que consta de 3.600 entrevistas y tiene un margen de error del +-1,63%. Más allá de si los datos de la estimación de voto están o no cocinados a favor del PP y para echarle una mano a Cs, como creen algunos, incluso dentro de los partidos aludidos, la tendencia viene manteniéndose en el último año de encuestas.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE) Opinión

Según el último Barómetro de septiembre, el PP estaría en un momento inmejorable. La estimación de voto que arroja ese sondeo apunta a que Moreno doblaría el número de escaños obtenido en las últimas elecciones de diciembre de 2018. Pasaría de un 20,7% al 38,3% de los sufragios, de los 26 diputados actuales a entre 47 y 51 escaños de los 109 que tiene la Cámara regional. Por el contrario, el PSOE caería de 33 diputados a entre 24 y 27, pasando del 27,9% al 23,1% de los votos.

La cuenta es complicada para la izquierda. No solo se dispara el PP, sino que Vox sigue subiendo de forma moderada, según el ‘CIS andaluz’, y ganaría entre uno y tres diputados (de 12 pasaría a tener entre 13 y 15). Los de Abascal, por supuesto, no se lo creen y aseguran que está “cocinado y tramado al más puro estilo Tezanos y la Moncloa”.

Foto: Juanma Moreno (PP), presidente de la Junta de Andalucía. (EFE)

Ciudadanos, en contra de lo que dice el resto de encuestas, sobreviviría en Andalucía. Caería de 21 diputados a 7, pero seguiría teniendo posibilidad de formar gobierno con el PP. Es complicado casar una subida tan importante del PP con un Cs que sobrevive y un Vox que sigue creciendo, pero eso dice el Centra.

Con estos datos, el 60% del electorado andaluz votaría a un partido de derechas. Una mutación llamativa en una comunidad que tradicionalmente ha sido de centro izquierda, según la ubicación en el espectro ideológico. En las últimas elecciones, el dato sería el 49%. Un cambio que tendría consecuencias definitivas para Pedro Sánchez si se consolida la tendencia en unas generales.

Un divorcio con consecuencias

Más allá de los números de la estimación de votos, la tendencia es que la derecha cada vez afronta un momento mejor mientras que la izquierda está tocada. No sólo el PSOE de Juan Espadas no lograría remontar los resultados de las últimas elecciones y seguiría cayendo, sino que la fragmentación de los partidos que se sitúan a la izquierda de los socialistas en tres papeletas hunde sus perspectivas electorales. Se necesita un 5% de representación para tener escaño y la división dificulta ese objetivo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado. (EFE)

Unidas Podemos por Andalucía se llevaría el 11% de los votos, entre 12 y 14 escaños. En las últimas elecciones regionales, Podemos concurrió con IU y otras fuerzas en una coalición electoral llamada Adelante Andalucía. Esa suma obtuvo 17 asientos. Ahora perderían hasta cinco diputados. La alianza a futuro parece imposible. A las urnas concurrirán junto a los morados, que integra IU, otras tres fuerzas que se sitúan a la izquierda del PSOE. Ninguna obtendría representación. El partido de Teresa Rodríguez, que se ha quedado el nombre de aquella coalición electoral, se quedaría fuera. El de Íñigo Errejón, también.

Precisamente, la líder de Más País en Andalucía, Esperanza Gómez, anunció este lunes la alianza del partido con otras dos fuerzas, Andalucía Por Sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz. Un espacio que también se define andalucista, como el de Teresa Rodríguez, pero con el que ven “complicada” la confluencia. Aspiran a sumar a otras plataformas, como Jaén Merece Más, y a Equo. La mitosis de la izquierda sigue avanzando pese a los avisos de los sondeos.

Foto: Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía. (EFE)

Elecciones "a mucho tiempo"

El presidente de la Junta descartó que las encuestas le animen a convocar elecciones. Moreno consideró el sondeo “una foto fija” y “un acicate” pero insistió en que queda “mucho”, enfatizando el adverbio, para los comicios. Este martes se reúne de nuevo la Consejería de Hacienda con los partidos políticos. El PSOE tiene en su mano alcanzar un pacto para aprobar el próximo Presupuesto andaluz de 2022. Con este sondeo del Centra en la mano sería lo más sensato. El líder socialista, Juan Espadas, necesitaría ganar tiempo aunque lo cierto es que, por mucho que remonte, precisará una red a la izquierda en la que apoyarse y ese espacio está tan roto desde el divorcio cruel de Teresa Rodríguez y Podemos que no es ni imaginable.

El 54% cree que Moreno es el mejor presidente para la comunidad, el 51% considera buena su gestión y el 56% no cree que Espadas lo hiciera mejor. Metan todos estos datos, creíbles o no en sus porcentajes, pero indicativos, en una coctelera y hagan cábalas. El PP se frota las manos. El cambio de ciclo del que presume Pablo Casado podría consolidarse en Andalucía.

Adelante Andalucía Teresa Rodríguez Más País Yolanda Díaz Íñigo Errejón Pablo Casado Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda