Sánchez y Casado trasladan su pugna política a Andalucía y activan la maquinaria electoral
  1. España
  2. Andalucía
INICIO DEL CURSO POLÍTICO

Sánchez y Casado trasladan su pugna política a Andalucía y activan la maquinaria electoral

El líder del PSOE se lanza a una campaña prematura en la comunidad andaluza y acusa al PP de no tener "orgullo" de España mientras que Casado le recrimina su "triunfalismo"

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado. (EFE)

El año va a hacerse muy largo. El inicio del curso político ha estado marcado por un adelanto electoral en Andalucía que quien tiene potestad de convocarlo, niega. Pese a que el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno (PP), insiste en que las elecciones serán en año y medio, recordando que tocan a finales, en noviembre, de 2022, y que su vicepresidente, Juan Marín (Cs), asegura que serían "idiotas" si abren ahora las urnas, los partidos han activado sin disimulo sus maquinarias electorales en Andalucía. Ningún partido, salvo Vox, quiere hablar del tema, pero todos se preparan para que no haya sorpresas.

Pedro Sánchez adelantó la campaña este sábado en un acto en Jaén. Un día antes era Pablo Casado quien se volcaba en Málaga con los dirigentes andaluces del PP en un acto popular que puso a la plana mayor del partido a freír y comer huevos con patatas. Aunque desde la cúpula andaluza del PP trasladan que cuentan con el aval de Génova para celebrar las andaluzas en el otoño de 2022, no descartan que sean en la próxima primavera, lo que daría a los partidos unos seis meses para darlo todo en Andalucía.

Seis millones de andaluces estarán llamados a las urnas en unas elecciones que marcarán un termómetro muy fiable sobre lo que puede ocurrir en las próximas generales, si lo que ocurrió en Madrid, con el PP al borde de la mayoría absoluta, es extrapolable o por si el contrario el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos tiene posibilidad de seguir en Moncloa. En definitiva, si el cambio de ciclo al que se aferra el PP de Pablo Casado es real o humo.

Sánchez pasa a la acción

El PSOE sabe de la importancia de lo que ocurra en Andalucía. No solo adelantó la renovación del partido para defenestrar a Susana Díaz y encargar la gesta de volver al Gobierno a alguien de la total confianza de Sánchez, Juan Espadas, sino que también intensificará la presencia de ministros y del presidente en la comunidad. El sábado en Jaén, la provincia que porcentualmente dio más votos al PSOE en las últimas generales, Sánchez cargó contra el presidente andaluz, acusándolo de haber ejecutado solo 50 de los 1.000 millones de euros transferidos para salvar empresas en el paquete de recuperación por la pandemia.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

En Jaén, motor del cambio interno para el partido, se habían encendido las alarmas para el PSOE después de que se encadenaran varias protestas que sacaron a la calle a los jiennenses para denunciar el "ninguneo" de las administraciones. La adjudicación del centro logístico del Ejército de Tierra a Córdoba desde el Gobierno de la nación defraudó las expectativas de una provincia castigada por el paro y el éxodo de su población, que confió en acaparar ese proyecto. Ahora, el Gobierno de Sánchez promete convertir Jaén en un centro logístico crucial en España, acelerando el corredor ferroviario Algeciras-Bobadilla e inaugurando un Centro de Competencia Digital de Renfe, que el presidente del Gobierno prometió que comenzará a contratar jóvenes este mes de septiembre. La reforma de la Política Agraria Común, con consecuencias para el olivar jiennense y contestación entre los agricultores andaluces, es otro de los asuntos que el Gobierno promete 'mimar' para no generar descontento. La presencia del ministro de Agricultura, Luis Planas, en el mitin del sábado y las alusiones de Sánchez desde el atril lo dejó claro.

Montero invitó a Moreno Bonilla a "ir preparando las maletas" para irse de San Telmo

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, fue la más explícita al advertir al presidente andaluz de que debía ir "preparando las maletas" porque el PSOE va a volcarse para volver al Gobierno de Andalucía, que ocupó sin interrupción durante 37 años hasta el pasado enero de 2019, cuando Moreno, en coalición de Cs con los votos de Vox, logró la alternancia que el PP llevaba ansiando tres décadas.

Las prisas de Génova

En la cúpula de Génova dejan claro que no van a marcar el calendario ni a interferir en la fecha de las elecciones andaluzas, que son una potestad exclusiva del presidente de la Junta. "Sin ansiedad", trasladan, dejan entrever que habría que aprovechar el buen momento que para el PP arrojan las encuestas. Tras Madrid, aspiran a lanzar el liderazgo de Casado con victorias electorales en territorios clave. Los sondeos señalan que la candidatura del socialista Juan Espadas, aún por aquilatarse, no ha supuesto de momento un revulsivo en las encuestas, que siguen pronosticando que el PP de Moreno mejorará de forma notable sus resultados y podrá reeditar el Gobierno. Eso sí, necesitará a Cs, que se juega su existencia en las próximas andaluzas y que atraviesa horas muy bajas. Todo apunta a que el PP andaluz dependerá de Vox.

Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

Precisamente la idea de quedar en manos del partido de extrema derecha es lo que menos gusta al actual presidente andaluz del escenario que anticipan los sondeos. El PP está cómodo gobernando con Cs en Andalucía y prefiere esta alianza que pactar con el partido de Santiago Abascal, el único que sigue apretando para pedir abiertamente que se convoquen elecciones cuanto antes. También Vox ha empezado su campaña en Andalucía y tras un acto el viernes, el portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, repitió presencia el sábado en Ronda, donde prestó su apoyo al mundo de la tauromaquia. El presidente de la Junta modificó su agenda el viernes a última hora para incluir al día siguiente su presencia en la Goyesca de Ronda, dejando claro su apoyo a los toros.

Del "orgullo" al "triunfalismo"

Sánchez, acompañado de uno de sus principales barones, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, atacó al PP por no sentir "orgullo" de España. "Los mismos que negaron que España avanzaría al 70% de la vacunación, niegan ahora la recuperación", sostuvo desde el mitin socialista.

"Qué les pasa que no pueden celebrar las buenas noticias para España. Triunfalismo cero pero orgullo para España, todo. Es lo que tenemos que demostrar después de 18 meses tan largos de pandemia, orgullo por España", reivindicó el presidente del Gobierno. "No es casual ni azar que con nosotros habrá una recuperación rápida, justa y con mayores oportunidades para la gente joven, y con ellos fue lenta, injusta y con corrupción", atacó al PP sin mencionar las siglas del partido.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Desde un acto en la Plaza de Toros de Valencia, el presidente del PP, Pablo Casado, reivindicó que ese es un espacio "muy especial" donde "se han anticipado las grandes victorias electorales" de su partido. Casado criticó a Pedro Sánchez por sus mensajes "triunfalistas" mientras muchos españoles "a pesar de cosas muy triunfalistas que oyen por los medios de comunicación por parte del Gobierno, lo siguen pasando mal". "Hay millones de españoles que no llegan a fin de mes, millones de jóvenes que no tienen trabajo, pensionistas que temen no tener la pensión garantizada en el futuro y autónomos y comerciantes que no pueden pagar la factura de la luz o familias que no entienden por qué se ve como triunfal las cifras de esta pandemia que nos siguen arrojando, por desgracia, 150 muertos todos los días en esta misma semana", lamentó.

Partido Popular (PP) Pedro Sánchez Pablo Casado PSOE Juanma Moreno
El redactor recomienda