Vox da un paso al frente y exigirá entrar en todos los gobiernos autonómicos del PP
  1. España
  2. Andalucía
LA LARGA BATALLA POR ANDALUCÍA

Vox da un paso al frente y exigirá entrar en todos los gobiernos autonómicos del PP

El partido de Abascal confía en poder estrenarse en un Ejecutivo en Andalucía. Desde la formación, señalan que ha llegado el momento de "tomar decisiones" desde el poder

Foto: La portavoz de Vox en el Congreso, Macarena Olona. (EFE)
La portavoz de Vox en el Congreso, Macarena Olona. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"No es un cambio de estrategia sino una evolución". Vox confirma que quiere pasar de pantalla y condiciona su apoyo al PP a formar futuros gobiernos de coalición. Lo afirmó Macarena Olona, portavoz de Vox en el Congreso, la pasada semana en Sevilla, y es fruto de "una reflexión sosegada de meses atrás" y del convencimiento, señalan fuentes de la dirección nacional del partido, de que tienen ya equipos "maduros" para dar ese paso. Están a punto de cumplir tres años de su entrada por primera vez en un Parlamento, tras las elecciones de diciembre de 2018 en Andalucía. Y avisan de que condicionarán su apoyo a futuros gobiernos del PP en todo el mapa a estar ellos dentro.

El PP está convencido de que es un farol y no da ningún crédito a ese aviso de Olona en el mitin en Sevilla: "El Gobierno será con Vox o no será", dijo. En las filas populares en la comunidad, se muestran totalmente convencidos de que ocurrirá como en Madrid, es decir, que finalmente el partido de Santiago Abascal no condicionará su apoyo a la investidura de un presidente del PP a obtener sillones de consejerías. Creen que para Vox, "un partido populista", es mucho más rentable llegar a la campaña de las generales sin hipotecas en gobiernos autonómicos y sin asumir la responsabilidad de gestionar. Los de Abascal piden el desmantelamiento del Estado de las autonomías y tienen como pieza mayor el Gobierno de la nación, por lo que no tendría sentido, insisten en el PP, pedir entrar en ejecutivos regionales.

Foto: Santiago Abascal. (EFE) Opinión

Sin embargo, desde Vox dejan claro que su aviso va en serio. Advierten del inicio de una nueva etapa política en España. Señalan fuentes de la dirección nacional a El Confidencial que ya en Madrid sopesaron pedir la entrada en el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso tras las últimas autonómicas de mayo, pero que la aritmética no les permitió jugar esa carta. La presidenta madrileña tenía dos diputados más que la suma de todas las izquierdas, por lo que Vox solo podía optar por dar un paso a un lado o aliarse con toda la izquierda, lo que en ningún caso harían, explican fuentes del partido. La situación en Andalucía, según las encuestas publicadas, sería muy diferente y de ahí que quieran estrenar en esta comunidad su estrategia.

Los sondeos publicados para el Gobierno andaluz señalan que el PP de Juan Manuel Moreno subiría de forma importante, pero seguiría necesitando "entre 10 y 15 diputados de Vox" para poder formar Gobierno. Moreno tendría que duplicar en las urnas sus últimos resultados para estar en la misma situación de desahogo que Ayuso (tiene 26 diputados y la mayoría absoluta de la Cámara está en 55). Esos son los cálculos que manejan en el puente de mando del partido de Santiago Abascal.

En Andalucía, han llegado además a la conclusión de que el pacto de investidura les ha restado posibilidades: "En ocasiones, solo nos queda el derecho al pataleo", admiten desde el partido. Creen que parte de ese acuerdo que firmaron con el PP para investir presidente a Moreno ha quedado en papel mojado en asuntos importantes para su electorado y entienden que desde dentro del Gobierno su capacidad de maniobra sería mucho mayor. “Ahora la situación cambia. Si somos imprescindibles, vamos a entrar en los gobiernos”, señalan fuentes de la dirección nacional. En Madrid no pudieron jugar esa carta, y en Murcia el PP cuenta con tránsfugas de Vox que de forma irregular, aseguran en el partido, mantienen el nombre del grupo pero están expulsados.

115 diputados y 491 concejales

La experiencia en las instituciones en los últimos años, con 52 escaños en el Congreso, 63 diputados autonómicos en toda España y 491 concejales, permite a los de Abascal mostrarse totalmente convencidos de que quieren "tomar decisiones y ganar foco" en los gobiernos con Andalucía como primera experiencia. Aquí entraron por primera vez en un Parlamento y aspiran a entrar en un Ejecutivo. El partido de hace tres años no tenía cuadros, admiten en su cúpula, para formar gobiernos con garantías. Ninguno de los diputados que llegaron a la Cámara andaluza tenía experiencia previa en la política. "Ahora la situación es muy distinta", insisten.

Vox lleva ya meses pidiendo a Moreno que adelante las elecciones autonómicas en Andalucía y afinando su estrategia. El presidente se resiste, aunque las encuestas le son favorables, porque tendría que gobernar con los de Abascal y él se define como un político "de centro moderado". El PP está muy incómodo con la presión de Vox y explora fórmulas alternativas como el pacto de Presupuestos con el PSOE. Desde la formación de Santiago Abascal, creen que eso les beneficia electoralmente. El mapa electoral de los gobiernos en España tendría que sufrir un vuelco. El PSOE ha pactado con Unidas Podemos, pero si el PP no quiere sumar con Vox, la única salida sería la fórmula alemana de integración de socialistas y populares, algo impensable en estos momentos a nivel nacional y en Andalucía.

En Francia, la ultraderechista Marine Le Pen volvió a quedarse el pasado junio a las puertas de un Gobierno regional por el llamado 'frente republicano o cordón sanitario'. Nada que ver con lo ocurrido en Italia, donde la extrema derecha de Matteo Salvini llegó al Gobierno en 2018 y fue desalojada tres años más tarde.

Foto: Grupo de jóvenes en Los Palacios frente a un cartel de Vox.

La caída de Ciudadanos

Desde Vox, aseguran que no van a reeditar la alianza con el PP en Andalucía para sacar adelante las cuentas de 2022 y repasan la lista de acuerdos firmados e incumplidos por parte del Gobierno de Moreno. En contra de lo que piensan en las filas populares, no comparten que su cambio de estrategia vaya a servir para que la izquierda haga su campaña y movilizar a su electorado. Consideran que esa reflexión es fruto de una mentalidad circunscrita al bipartidismo, con el que populares y socialistas se turnaban en el poder según subiera o no la abstención entre el electorado de izquierdas o derechas. Ahora los ejes son totalmente diferentes, avisan.

De hecho, la estrategia electoral de Vox no pasa por robar más electorado al PP, que ya asume que se ha incorporado, sino por llevarse votantes de Cs y de la bolsa de abstencionistas, desencantados de la política, incluso exvotantes socialistas que llevan tiempo sin ir a las urnas. El vicepresidente andaluz, Juan Marín (Cs), sostuvo días atrás que permitir a la extrema derecha entrar en los gobiernos supondría "arrasar el Estado de derecho".

Los afiliados a Vox en Andalucía han crecido un 30% en lo que va de 2021. Sus provincias más fuertes son Almería, Cádiz y Sevilla

Es la transferencia de votos que maneja Vox para consolidarse en Andalucía, donde no se centrarán en seguir creciendo en grandes núcleos urbanos o en lanzar guiños a los votantes tradicionales del PP, sino en trabajar esos otros nichos de votantes. El partido ultra sostiene que, en las últimas generales, el desplome de Cs les benefició de forma importante y creen que en Andalucía podría volver a repetirse. Su campaña, avisan, mira a zonas sacudidas por problemas endémicos donde los partidos tradicionales no han sabido llevar soluciones.

Así, su mensaje podría calar entre la población, sobre todo de barrios obreros, desvelan desde la dirección nacional del partido. El número de afiliados a Vox en Andalucía ha crecido un 30% en lo que va de 2021, pasando de poco más de 10.000 a 13.500, según fuentes oficiales del partido. Sus provincias más fuertes son ahora mismo Almería, Cádiz y Sevilla.

Elegir candidato

La otra gran incógnita que tiene Vox por desvelar en Andalucía es su cartel electoral. En el partido de Abascal, admiten que el debate sigue abierto y hay dos opciones sobre la mesa. Una parte de la dirección nacional, que tomará la decisión, cree que la portavoz en el Congreso, Macarena Olona, sería la mejor apuesta, aunque calibran debilidades como que no es de Andalucía sino diputada por Granada y nacida en Alicante. Además, admiten que abriría un agujero en la representación de Vox en el Congreso, donde Olona ejerce la portavocía con mucho tirón, apuntan.

Olona sería, no obstante, "un cañón electoral" y Vox aspira a que Andalucía confirme la potencia del partido en las últimas generales y no haya un dato a la baja que alimente la teoría de que el suflé de la extrema derecha en España se está desinflando. La otra apuesta sobre la mesa es el gaditano Manuel Gavira, que asumió la portavocía del partido en mayo de 2021 y tiene todo el respaldo de la dirección nacional. “Nos ha sorprendido mucho y para bien”, señalan desde la cúpula de Abascal.

Gavira sustituyó a Alejandro Hernández, que a la vez había tomado el relevo del que fue candidato de Vox en Andalucía, el juez Francisco Serrano, apartado tras denunciarlo la Fiscalía del TSJA por un presunto fraude en una ayuda pública de 2,4 millones de euros que pidió para montar un negocio y que se sigue investigando. Hernández, según avanzaba esta semana 'ABC', ha sido denunciado por un afiliado por agresión en un acto público en Córdoba.

"No es un cambio de estrategia sino una evolución". Vox confirma que quiere pasar de pantalla y condiciona su apoyo al PP a formar futuros gobiernos de coalición. Lo afirmó Macarena Olona, portavoz de Vox en el Congreso, la pasada semana en Sevilla, y es fruto de "una reflexión sosegada de meses atrás" y del convencimiento, señalan fuentes de la dirección nacional del partido, de que tienen ya equipos "maduros" para dar ese paso. Están a punto de cumplir tres años de su entrada por primera vez en un Parlamento, tras las elecciones de diciembre de 2018 en Andalucía. Y avisan de que condicionarán su apoyo a futuros gobiernos del PP en todo el mapa a estar ellos dentro.

Extrema derecha Parlamento de Andalucía Santiago Abascal Vox
El redactor recomienda