El narco sitúa a España en el puesto 55 del primer Índice Global de Crimen Organizado
  1. España
  2. Andalucía
Estudio internacional

El narco sitúa a España en el puesto 55 del primer Índice Global de Crimen Organizado

El estudio sobre delincuencia realizado entre los 193 miembros de la ONU concluye que el país supera la media total y europea y se aleja de los estados con mejores registros

Foto: Incautación de una tonelada de cocaína en un velero. (EFE)
Incautación de una tonelada de cocaína en un velero. (EFE)

Un 5,78. Esta es la puntuación absoluta que obtiene España en los indicadores de criminalidad que componen el Índice Global de Crimen Organizado. Un estudio realizado por expertos en el que, por primera vez, y con intención de continuidad en el tiempo, se analiza esta tipología delictiva en los 193 estados miembros de la ONU. La nota supera las medias totales y europeas —4,87 y 4.48, respectivamente— y aleja notablemente al país de los que presentan mejores registros, como Finlandia —2,71—, Luxemburgo —2,36— y Liechtenstein —1,88—.

El trabajo, que también profundiza en la "resiliencia" de cada Estado para "resistir y detener" este fenómeno de marcado carácter transnacional, analiza la criminalidad a través de 14 variables, como son el tráfico de personas para la explotación sexual y laboral, la implantación y actividad del narco, los delitos medioambientales o la estructura de los grupos criminales.

Foto: Detención en 2010 de Christopher Kinahan.

El estudio de todas ellas sitúa a España en el puesto 55 del 'ranking' total, casi dos puntos menos que la República Democrática del Congo, Colombia o Myanmar, estados que tienen los peores datos —7,75, 7,66 y 7,59, respectivamente—. Si se analizan las cifras exclusivamente europeas, el país se sitúa en séptima posición, por detrás de Turquía —6,89—, Serbia —6,21—y Ucrania —6,18—, que ocupan el podio de criminalidad en el continente. Italia, con 5,81, domina en el sur.

Como era previsible imaginar, los que presentan mejores guarismos a nivel continental son microestados como Liechtenstein, Luxemburgo —2,36— o Mónaco —2,43—, seguidos de los países nórdicos. Finlandia no entra en el 'top ten' absoluto por dos posiciones; e Islandia, con un índice de delincuencia del 3,39, ostenta el puesto 166. Noruega o Dinamarca, que siempre se ponen como ejemplo, están en el 153 y el 150, respectivamente; mientras que Suecia —4,56— y Holanda —4,69—, que en los últimos años han registrado un notable incremento del crimen organizado, se posicionan el 116 y 107, respectivamente.

Tres islas remotas presentan los mejores datos en la incidencia de crimen organizado

Entre los 193 estados, los menos azotados por este tipo de criminalidad son Tuvalu, una isla de Oceanía cuyo indicador es 1,54; la República de Nauru, ubicada en la Micronesia, con 1,76; y Santo Tomé y Príncipe, que completa este trío insular y presenta un dato de 1,78.

¿Pero por qué España presenta un registro peor que países como Kirguistán, Libia o Tonga, que se sitúa 100 posiciones por debajo? Pues la principal explicación está en que sigue siendo la gran puerta de entrada del hachís y la cocaína a Europa y es una de las principales zonas de influencia del tráfico de personas para la explotación sexual y laboral.

Foto: Momento en el que la Guardia Civil rescató a algunos temporeros. (Guardia Civil)

El informe concede al país un 7 sobre 10 en todos los indicadores relacionados con estas modalidades delictivas, mientras que obtiene los índices más reducidos, 2, 3,5 y 4, en delitos de contaminación, contra la flora y el tráfico de armas, respectivamente. Además, destaca la presencia de redes criminales extranjeras —7,5—.

"La trata sexual constituye la forma más extendida de tráfico de personas en España", según se recoge en el estudio, en el que se destaca la implantación de redes chinas, nigerianas y rumanas que diversifican su actividad y también trasladan mano de obra barata. Son organizaciones con ascendencia en sus países de origen y en territorio español que engañan a las víctimas con "prometedoras oportunidades económicas en sectores como la agricultura, la construcción, el trabajo doméstico y la fabricación de calzado".

placeholder Una agente intenta abrirse paso por una plantación de marihuana incautada. (Guardia Civil)
Una agente intenta abrirse paso por una plantación de marihuana incautada. (Guardia Civil)

El Índice Global de Crimen Organizado sentencia que "el tráfico de cocaína es el mercado de drogas más generalizado" en el país y destaca que "las incautaciones de cannabis son más altas en España que en cualquier otro lugar de Europa Occidental", convirtiendo este "mercado criminal" en "uno de los más grandes y rentables del continente".

"Barcelona tiene una de las tasas más altas de consumo de cocaína de todo el continente", se pone de relieve, al igual que el hecho de que las organizaciones criminales "han explotado la crisis económica para utilizar los hogares de familias con bajos ingresos o afectados por el desempleo para cultivar cannabis para ellos". "Algunos grupos organizados incluso han traído trabajadores de Vietnam para cultivar marihuana en España".

"Algunos grupos han traído trabajadores de Vietnam para cultivar marihuana en España"

Aunque el tráfico de heroína obtiene un índice ligeramente inferior —6,5—, se pone el foco en la "alta tasa de consumo" en el país y en cómo favorece la acción de las redes turcas y albanas que dominan su flujo. Apunta, además, que clanes dominicanos y paquistaníes han irrumpido en la venta al por menor de esta sustancia.

"España está lejos de ser un productor importante de drogas sintéticas y depende del suministro de los países de origen como Holanda y China", pero se apunta que se han detectado centros de producción de anfetaminas y metanfetaminas en Madrid, Málaga y Alicante, así como en comunidades más próximas al centro y norte de Europa como el País Vasco y Cantabria.

Foto: Un agente de la Policía en la intervención. (EFE)

Esta vinculación con el tráfico de drogas es un evidente atractivo para grupos organizados internacionales —italianos, rusos, nigerianos, albanés, colombianos, georgianos, turcos, armenios, serbios, mexicanos, holandeses, chinos...— que se reparten la 'tarta' de este mercado ilegal. A nivel doméstico, el informe reseña la aparición de nuevos clanes, como Los Castaña, como sustitutos de figuras fundamentales en el narcotráfico nacional: Charlines, Sito Miñanco

Junto a Colombia... y EEUU

La incidencia del mercado negro de estupefacientes convierte a España en uno de los nueve países que presentan altos niveles de criminalidad, pero en los que se realizan más esfuerzos para tratar de atajarla. En una situación similar se encuentran Colombia, Sudáfrica, Nigeria, Estados Unidos, Francia, Italia, Ecuador y Malasia, que comparten realidad pese a las grandes diferencias económicas y sociales que los separan.

Resulta llamativo que España, y las potencias mencionadas, no hayan accedido al grupo de 50 estados que presentan la mejor combinación: escasos niveles de crimen organizado y una alta resiliencia. Sobre todo cuando en este listado conviven países como Canadá, Alemania, Dinamarca, Portugal o Japón, con Botsuana, Cabo Verde, Georgia, Kuwait o Senegal.

En España no existe una corrupción "generalizada y sistematizada" vinculada al crimen organizado

El estudio resalta que, en el caso de España, y a pesar de que en los últimos años han aflorado episodios de funcionarios públicos implicados en blanqueo de capitales y narcotráfico, no existe una situación de corrupción "generalizada y sistematizada".

El país obtiene un índice del 6,63 en los indicadores que miden la respuesta de las autoridades al fenómeno del crimen organizado y los autores del trabajo hacen hincapié en que se cumplen "ampliamente" los "estándares internacionales" en la lucha contra este tipo de delincuencia, aunque recuerdan que "existen lagunas" en temas como la coordinación institucional.

Los autores del trabajo consideran que la ley de protección de testigos es obsoleta

"Los niveles de corrupción en España generalmente se consideran moderados y, si bien el Gobierno podría mejorar su transparencia y su marco legal, en gran medida es capaz de combatir este fenómeno y asegurar condenas".

"El poder judicial español es independiente", aunque "ha habido casos en los que se ha cuestionado", recoge el Índice Global de Crimen Organizado, que alerta de la situación de "superpoblación" de algunas prisiones. Además, considera que la ley de protección de testigos, aprobada en 1994, "está obsoleta" y proporciona "inadecuadas" garantías de seguridad, aunque alaba la atención a las víctimas de la trata de personas.

Crimen organizado Internacional Finlandia Luxemburgo Delincuencia Noruega Libia Islandia Mónaco Alicante Japón Prostitución Crisis Malasia Senegal ONU
El redactor recomienda