Pedro Sánchez ordena a sus ministros reforzar la voz del Gobierno en Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
AGENDA FRENTE A LA CONFRONTACIÓN

Pedro Sánchez ordena a sus ministros reforzar la voz del Gobierno en Andalucía

La consolidación del Gobierno de Juan Manuel Moreno enciende las alarmas en un granero de votos clásico para los socialistas y en plena disputa por el control del PSOE andaluz

placeholder Foto: Susana Díaz y Pedro Sánchez. (Reuters)
Susana Díaz y Pedro Sánchez. (Reuters)

El pasado jueves tres ministros coincidieron en Sevilla. La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero; el de Agricultura y Pesca, Luis Planas; y el de Justicia, Juan Carlos Campo, desplegaban su actividad en la capital de Andalucía. Montero acudió a un acto del sindicato CCOO, Planas reforzaba su comunicación con las organizaciones agrarias en mitad de la negociación de la PAC y Campo se reunía con el Colegio de Abogados de Sevilla.

Podría ser casualidad pero no lo es. Fuentes del Gobierno admiten que hay una orden expresa desde la Moncloa para que los ministros refuercen su actividad en Andalucía y defiendan la voz del Gobierno. Ocurre además en plena ofensiva por el control del PSOE andaluz y cuando los críticos de Susana Díaz urgen a adelantar las primarias para elegir candidato y adelantar el calendario orgánico en esta comunidad ante la debilidad del partido.

Esta semana coincidieron tres ministros andaluces, Montero, Planas y Campo, que junto con la vicepresidenta Carmen Calvo conforman la cuota andaluza del Gobierno, la más numerosa pero que ha tenido una escasa actividad en la comunidad. Desde el Ejecutivo niegan que su presencia en la comunidad más poblada de España se haya descuidado y achacan la escasa agenda durante meses a la pandemia, que ha restringido todos los movimientos del Consejo de Ministros.

Arranca el proceso orgánico

La orden de reforzar la agenda andaluza coincide con la activación del calendario orgánico y con el relevo en la Delegación del Gobierno, que tuvo lugar la pasada Semana Santa. El Consejo de Ministros cesó a Sandra García, la anterior delegada, afín a Susana Díaz y fruto de un pacto de la andaluza con Pedro Sánchez, para nombrar a Pedro Fernández, que también forma parte de la ejecutiva del PSOE andaluz pero que desde Ferraz aseguran que ahora es 'sanchista' convencido y que está dispuesto a trabajar por la renovación del partido.

Desde el PSOE señalan que hace ya varios meses que Pedro Sánchez decidió intervenir de forma directa para tener un diagnóstico propio de la situación del partido en Andalucía, con rondas semanales y conversaciones abiertas a varias bandas con personalidades socialistas andaluzas de muy diversos ámbitos para trazar una hoja de ruta que conduzca al partido a una renovación que consideran urgente.

Foto: La presidenta del PSOE-A, Susana Díaz. (EFE)

El plan ya está trazado. El 'sí quiero' del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, a aspirar a las primarias en las que se decidirá el futuro de la secretaría general, despejó la equis más complicada: quién sería el candidato de Ferraz frente a Susana Díaz. Ahora todo es cuestión de calendario. Espadas se resiste a precipitar los tiempos para blindar al máximo la situación en el ayuntamiento hispalense, donde la sucesión es complicada y hay tirones entre distintos candidatos. Sin embargo, ya está asumido que tras las elecciones de Madrid se moverá ficha de forma oficial. De momento, el alcalde sevillano ya se pasea por otros rincones de Andalucía en una gira que le ha llevado a visitas institucionales a Málaga, en Semana Santa, o a Jerez, esta misma semana. Una agenda con la que se trata de contraprogramar la intensa actividad de Susana Díaz, que está recorriendo pueblos de las ocho provincias andaluzas, contactando con alcaldes, portavoces municipales y reabriendo las casas del pueblo del PSOE.

Alarma en un granero clásico

Andalucía ha sido tradicionalmente un granero de votos para el PSOE, su tierra talismán. La comunidad aporta 61 diputados al Congreso, un porcentaje clave para alcanzar la Moncloa, y hace ya meses que se encendieron las señales de alarma en el cuartel general de Ferraz por el retroceso electoral en esta tierra. Los críticos de Susana Díaz han clamado durante mucho tiempo sin que nadie atendiera sus advertencias, pidiendo que se activara la maquinaria para la renovación del partido en Andalucía y advirtiendo de que nadie estaba amplificando la voz del Gobierno de la Nación en la comunidad. Desde la actual dirección regional del partido defienden que han tenido una actividad intensa para frenar "a las tres derechas" de la mano en la Junta y niegan que haya existido un vacío en la labor de oposición.

El PSOE andaluz ha tenido que aprender a estar en la oposición tras 37 años ininterrumpidos en el poder. La transición fue complicada. Susana Díaz renovó parte de su equipo y eso ahondó la brecha en un partido en el que desde el primer momento se oyeron voces pidiéndole que se retirara. La pandemia, poco más de un año después de que PP y Cs se hicieran con el Gobierno andaluz, paralizó toda actividad, dificultando también lógicamente el papel de oposición. El PSOE andaluz de Susana Díaz se ha puesto en marcha de nuevo, abriendo contactos con organizaciones y colectivos sociales en primer lugar y lanzándose después a una gira que muchos en su partido entienden que es más una campaña personal a favor de su propia marca y para preparar sus primarias que en defensa de la acción del Gobierno de Pedro Sánchez.

Viento favorable para el PP

Mientras, el Gobierno andaluz de Juan Manuel Moreno, según señalan las encuestas, se ha afianzado y avanza cada vez con más énfasis en su estrategia de confrontación frente al Gobierno de la Nación. El presidente se reserva el papel más institucional y es su número dos, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, quien atiza con puño de hierro cada martes desde la tribuna de prensa después del Consejo de Gobierno al Ejecutivo de la nación. Una política de confrontación que no es nueva en Andalucía y que manejaron con rédito los gobiernos socialistas frente a José María Aznar o Mariano Rajoy. Ocupan el discurso desde el reparto de vacunas al papel de Pedro Sánchez en la gestión de la pandemia, el estado de alarma o el reparto igualmente de fondos económicos para la recuperación o el empleo.

Foto: La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz. (EFE)
Susana Díaz se estanca: MJ Montero y Juan Espadas tienen mejor valoración
Isabel Morillo Itziar Reyero Gráficos: Marta Ley

Si Moreno fue un presidente que llegó a San Telmo con la peor marca del PP en unas autonómicas, 26 diputados, los sondeos señalan, en mayor o menor medida, que ha recuperado mucho terreno electoral y ha afianzado su liderazgo desde la presidencia del Gobierno. Lo que más preocupa al PSOE, según admiten fuentes del partido, es que Moreno es un líder popular que está consolidando una imagen de político moderado de centro que no genera rechazo en el electorado de centro e incluso de izquierda. Eso, recuerdan, a pesar de que gobierna gracias al apoyo de Vox y en un clima de polarización política absoluta en España que en Andalucía se tamiza.

La estrategia de Pedro Sánchez no pasa por situarse al lado de Juan Espadas; aunque ya hay gestos de sobra para que la militancia entienda que es su candidato, consideran que eso podría desvirtuar las primarias e incluso perjudicar sus opciones, porque hasta ahora los procesos orgánicos los han ganado quienes no eran el ‘dedazo’ del aparato. De eso Sánchez, que ganó a una Susana Díaz que contó con el apoyo de todos los referentes del partido, sabe bastante. Lo que sí está previsto, indican fuentes del Gobierno, es que una vez pasadas las elecciones de Madrid, que consumen su agenda y en las que ya se conoce que tendrá una implicación directa, intensifique también su presencia en Andalucía.

Pedro Sánchez PSOE Susana Díaz Pandemia Moncloa Carmen Calvo María Jesús Montero Luis Planas Juan Carlos Campo
El redactor recomienda