Sánchez cita al alcalde de Sevilla en Ferraz para tantear su candidatura en Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
MOVIMIENTOS EN FERRAZ Y PSOE-A

Sánchez cita al alcalde de Sevilla en Ferraz para tantear su candidatura en Andalucía

Juan Espadas tiene cada vez más opciones de disputar el liderazgo del PSOE andaluz a Susana Díaz, aunque desde la dirección federal señalan que no hay nada cerrado

placeholder Foto: Pedro Sánchez y María Jesús Montero. (EFE)
Pedro Sánchez y María Jesús Montero. (EFE)

El actual clima de inestabilidad política aprieta y Andalucía no es cualquier cosa para el PSOE. Por eso hay cada vez más urgencia por perfilar quién será el candidato que lanzará Ferraz para disputar el liderazgo del PSOE andaluz a Susana Díaz. El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, es ahora mismo el mejor situado, aunque todo está en el aire.

Según ha podido confimar este periódico, Espadas asistió el pasado viernes 5 de marzo a una reunión en Ferraz, donde se celebró un almuerzo de trabajo con el secretario de Organización, José Luis Ábalos, y su número dos, Santos Cerdán. La sorpresa fue que a los postres se incorporó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que quiso hablar directamente con Espadas para tantearle sobre su disposición a ser candidato en Andalucía y sopesar juntos pros y contras de esa operación.

El alcalde de Sevilla lleva ya casi un año sin descartarse de las quinielas pero dejando todo abierto. Espadas, como ocurre con la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, no quiere afrontar una batalla orgánica en el PSOE andaluz, que ya se sabe será muy dura. Ir a unas primarias a cara de perro frente a Susana Díaz es un desgaste que a nadie le apetece. Sin embargo, eso de llegar bajo palio a los cargos en un PSOE que Sánchez convirtió en el partido de los militantes tampoco es ya una opción. En el caso de Espadas, pesa además que Sevilla es la ciudad más importante que gobiernan los socialistas. Dejar la alcaldía de la capital andaluza para irse a la oposición en Andalucía y con el riesgo de perder las elecciones es otro de los contras que se sopesan internamente.

El alcalde guarda silencio

A su favor, Espadas tiene una larga trayectoria política. Fue viceconsejero de Medio Ambiente hasta que en 2008 saltó a la primera fila como consejero de Vivienda en un Gobierno de Manuel Chaves. Solo dos años más tarde saldría del Gobierno con el encargo de hacerse con la alcaldía de Sevilla. Perdió en el primer intento, en 2011, pero persistió en la oposición y lo logró en 2015. En las últimas municipales repitió con unos sólidos resultados. Es un hombre de perfil moderado que en el PSOE entienden que puede disputar bien el centro político al actual presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno (PP). Cerró su último presupuesto municipal con Ciudadanos.

placeholder El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (EFE)
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (EFE)

A preguntas de este periódico sobre si se adoptó alguna decisión sobre su futuro en ese encuentro al máximo nivel en Ferraz, desde el equipo de Espadas insisten en que "el alcalde rehúye especulaciones sobre asuntos orgánicos". "Lo decidió así hace meses cuando aseguró que estaría en el debate cuando llegara el momento", señalan. Se trata de "frenar la pregunta diaria" sobre su futuro que "despista a la ciudadanía de la acción del Gobierno municipal, que es en lo que está centrado", agregan.

Cada vez queda menos tiempo y hay menos dudas en Ferraz sobre el perfil a elegir. Buscan un nombre propio con la suficiente solidez como para no necesitar un tiempo de aterrizaje. Pocos candidatos hay con ese perfil más que Espadas, de centroizquierda, moderado, capaz de pactar con Unidas Podemos pero también con Cs, y Montero, que emularía a Salvador Illa y saldría directamente del Consejo de Ministros. Ahora mismo, Espadas sería el favorito. Ferraz está convencido de que Díaz se retirará cuando vea que no tiene la mayoría de apoyos en el próximo congreso federal de octubre. De eso convencen al alcalde de Sevilla, de que al final será posible el acuerdo interno y evitar la guerra civil.

Díaz sigue en su carrera

Frente a esas cábalas de la dirección federal, Susana Díaz tiene claro que volverá al Palacio de San Telmo, la sede de la presidencia del Gobierno andaluz, y que no se retirará en ningún caso y llegará al final a las primarias, aunque los movimientos internos sean cada vez más fuertes. Los críticos, que son ya legión en toda Andalucía, le piden renovación y Díaz solo piensa en emular el efecto Guillermo Fernández Vara, esto es, recuperar el trono perdido, como lo que ocurrió en Extremadura tras cuatro años de poder del PP (Monago).

En todas las provincias hay contestación creciente a su liderazgo en Andalucía. No solo por un permanente aliento y estímulo de Ferraz y Moncloa, sino, según sus críticos, por propia convicción de agrupaciones socialistas, de militantes de base, que saben que Pedro Sánchez es la única solución. Nada que ver con lo que traslada el equipo de Díaz, que lleva ya semanas recorriendo Andalucía pueblo a pueblo y reuniéndose con asociaciones, colectivos y militantes en una precampaña parecida a la que hizo Pedro Sánchez en las primarias que le ganó.

Foto: Foto: Cristina Quicler.
"En la cultura del PSOE, nadie se mete ni va contra otros compañeros"
Isabel Morillo. Sevilla Fotografías: Cristina Quicler

Sánchez y José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, llevan meses tomándose en serio y asumiendo en primera persona ronda de contactos y encuentros para decidir quién puede relevar a Susana Díaz con garantías. El presidente del Gobierno mantiene rondas semanales con dirigentes andaluces para pulsar a la federación socialista más importante de España.

La opción de Juan Espadas es la que podría reunir más opciones, por su moderación y capacidad para acaparar votos procedentes del centroizquierda. La diputada de Jaén, Ángeles Férriz, figura también entre las posibles candidatas; como Felipe Sicilia, a quien muchos han visto como una liebre de Ferraz y otros como un valiente que ha hablado no de presentarse él a la secretaría general del partido sino de hablar a las claras de una necesidad de renovación ("el proyecto de Susana Díaz está agotado", dijo a El Confidencial).

placeholder La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en el Senado. (EFE)
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en el Senado. (EFE)

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aparece desde el principio en la lista de este debate interno del PSOE-A. Cada vez se visualiza como una opción a tener muy en cuenta. El jueves, en TVE, dijo que a pesar de que el presidente del Gobierno no le había pedido ser la candidata andaluza estaba "a disposición del partido". Un gesto que no había expresado antes y que en clave interna no ha pasado desapercibido.

Aunque Sánchez le ha dejado claro a esta política sevillana que la descartaba en principio "para bajar al sur", la inestabilidad política nacional con la moción de censura en Murcia y las elecciones anticipadas en Madrid podrían hacer recapacitar a Sánchez en el caso de que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, se decida también por un adelanto.

Montero está muy a gusto en Madrid, no tiene ningún interés en enfrentarse en unas primarias a Díaz y no sabe de la vida interna del PSOE-A

Tanto Moreno como el vicepresidente de su Ejecutivo y líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, han visualizado esta semana que su acuerdo de legislatura es sólido y que "la isla" (Marín 'dixit') andaluza no se verá afectada por lo que pase más allá de Despeñaperros. Eso sí, Moreno tiene en su poder la posibilidad de adelantar elecciones y en su equipo ya nadie cree que podría agotar el mandato, que caduca en diciembre de 2022. Todos los escenarios ahora plantean unos comicios andaluces durante el primer semestre del próximo año, lo que supondría un adelanto de seis meses.

La ventaja para el PP de la presentación de Montero es que la ministra se encuentra muy a gusto en Madrid, no tiene ningún interés en enfrentarse en unas primarias a Díaz y ni quiere saber (ni sabe) de la vida interna del PSOE-A. Mientras tanto, la expresidenta andaluza gana terreno y mantiene una activa agenda política en las provincias. Este viernes se reunió en Málaga con el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez. Pérez ha intentado cortejar al grupo municipal de Ciudadanos para que exista una moción de censura contra Francisco de la Torre aprovechando el nuevo contexto político. Cs se niega y asegura que su acuerdo con el PP es sólido.

placeholder Susana Díaz y José Luis Ábalos, el pasado mes de enero en Sevilla. (EFE)
Susana Díaz y José Luis Ábalos, el pasado mes de enero en Sevilla. (EFE)

Los críticos quieren una figura de consenso que aglutine a las distintas familias del partido. No quieren el desgarro que supondría un congreso regional, aunque también confían en una retirada a tiempo de Díaz. "Cuando ella se dé cuenta de que ha perdido los principales apoyos y puede ser derrotada, entonces seguro que no seguirá adelante. Por el bien del partido esperemos que lo vea lo más pronto posible. No hay más tiempo que perder", señala a El Confidencial un alto dirigente del PSOE.

En el socialismo andaluz cunde la necesidad de "pasar una página, reconocer el trabajo que se ha hecho y mirar al futuro". Se trata, argumentan, de darle la palabra a la militancia, a la que "no se le escucha desde que dejamos de gobernar en Andalucía". Algunos ya veían insostenible que Díaz siguiera liderando la oposición y observan la diferencia en la acción y en las formas con Felipe González, que tras perder el poder en 1996 tras 14 años en la Moncloa estuvo solo 18 meses más al frente del partido para finalmente dar un paso atrás. "Es muy difícil mantenerte así", aseguran fuentes socialistas. Fernández Vara en Extremadura lo logró. Esa es la fijación de Díaz.

"Es todavía joven"

Ministra de Defensa, presidenta del Senado o parlamentaria en las listas europeas, Díaz ha tenido ofertas. "Eran muy buenas salidas. Se le plantearon alternativas y no quiso. Y el problema al que se puede enfrentar es que no se presente o, mucho peor, que compita en las primarias, pierda y no pueda tener una salida digna a un buen puesto. Podría haberse ido de otra manera. No sé si tendrá margen para reaccionar, pero Susana es todavía joven…".

placeholder Susana Díaz y Pedro Sánchez, en 2019, en Antequera. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez, en 2019, en Antequera. (EFE)

En estos tiempos precongresuales se ha intensificado el diálogo entre exdirigentes, destacados representantes institucionales y relevantes socialistas andaluces que hacen política en Madrid. "Hay que abrir ya el melón. No se puede posponer ni esperar al congreso. Si Susana Díaz finalmente decide presentarse, ten por seguro que será difícil su victoria. Tiene una parte importante de la responsabilidad de lo que pasó. Y además no se puede olvidar que intentó irse a Madrid y perdió con Pedro".

Continúa este socialista ‘pata negra’. "¿Sabes lo que nos falta? Un rostro. Cuando lo tengamos, la situación será otra porque tiene que saber que una parte de la militancia nunca ha estado con ella y ahora que no estamos gobernando pues menos respaldo tiene, claro".

Otro dirigente socialista muy próximo a Pedro Sánchez augura movimientos en los próximos días con una premisa evidente: Susana Díaz "no es la mejor persona", insisten, para liderar ya el PSOE de Andalucía. "Antes pensábamos que el Gobierno andaluz llegaría hasta el final, pero ya tenemos claro que no va a durar la legislatura completa".

"Moncloa no se puede permitir perder otra vez el Gobierno de Andalucía y lo que eso significa es que Ferraz entra a tope en un cambio"

El proceso interno no se entiende a estas alturas entre susanistas o pedristas. Esta catalogación ha quedado obsoleta. "Ahora todos somos pedristas", dice un pedrista "del Antiguo Testamento", bromeando, "sin falta a la verdad". Y para ello expone la fecha de su vinculación con Sánchez: 2017. "Moncloa no se puede permitir perder otra vez el Gobierno de Andalucía y lo que eso significa es que Ferraz entra a tope en un nuevo rumbo".

"Díaz se la juega todo a una carta; es el todo o nada y cuando es todo o nada… La secretaria general representa el mismo PSOE heredado desde hace 40 años y por alguna razón las encuestas dan bien al PP en Andalucía. Si le fuera bien seguro que no se planteaba un cambio". "Susana debería tener claro que todos tenemos nuestro tiempo y cuando nos han desbancado es difícil volver. Las encuestas con Díaz como candidata no son favorables. Pensaba que seguiría controlando Andalucía y fíjate cómo está el patio...", añade otro dirigente socialista.

El actual clima de inestabilidad política aprieta y Andalucía no es cualquier cosa para el PSOE. Por eso hay cada vez más urgencia por perfilar quién será el candidato que lanzará Ferraz para disputar el liderazgo del PSOE andaluz a Susana Díaz. El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, es ahora mismo el mejor situado, aunque todo está en el aire.

Susana Díaz PSOE Pedro Sánchez Sevilla José Luis Ábalos
El redactor recomienda